Qué es la fisioterapia vestibular, para que sirve y como funciona

Publicidad
No hay votos
222
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Para ayudar a los pacientes que sufren de inestabilidad y vértigo, la Fisioterapia Vestibular es la adecuada, esta especialidad terapéutica se enfoca en el funcionamiento y el tratamiento del vestíbulo (órgano pequeño del oído interno), todos los sensores y las vías nerviosas involucradas en el equilibrio y la coordinación. Conoce los aspectos más relevantes de la Fisioterapia Vestibular en el siguiente artículo:

Historia de la Fisioterapia Vestibular

Las primeras observaciones que sirvieron de base para la formación de la Fisioterapia Vestibular, se hicieron en los Estados Unidos en 1940 y fueron realizadas por Terence Cawthorne y FS Cooksey. Propusieron a los pacientes con discapacidades por trastornos neurosensoriales (politraumatismo, post-ictus...) ejercicios dirigidos a movilizar su cabeza. Se dieron cuenta de que al estimular a estos pacientes, se recuperaban mejor.
Pero el verdadero nacimiento de la Fisioterapia Vestibular se remonta a 1960 con el trabajo del cirujano francés Jean-Marc Sterkers y el fisioterapeuta Alain Semont. Jean-Marc Sterkers comenzó a partir de la observación de bailarines y patinadores que, durante sus piruetas, mantenían milagrosamente su equilibrio y lograban detenerse en el lugar correcto. El secreto de estos artistas: se centran permanentemente en un punto fijo. Sterkers comprendió que esta fijación visual era un elemento esencial para mantener el equilibrio. A partir de ahí, en 1980 Alain Semont contribuye a la Fisioterapia Vestibular describiendo una maniobra de liberación (Maniobra de Semont) además también desarrolla ejercicios de rotación con la en ese tiempo famosa silla rotativa.
En ese mismo año, aparecieron los ejercicios con estimulación optocinética en el campo visual total. En la práctica, el paciente está en la oscuridad, los puntos de luz pasan frente a él y debe permanecer estable. También actúa sobre la propiocepción, es decir, la capacidad del cuerpo, y especialmente de los pies, para percibir su posición en el espacio, enseñando al paciente a mantener su equilibrio en plataformas móviles.
Una nueva herramienta emergente en el siglo XXI es la realidad virtual inmersiva, que permite practicar muchas pruebas que previamente requerían oscuridad total o recrear situaciones conflictivas que no se han experimentado bien (mareo por movimiento, síndrome de desplazamiento, vértigo de alturas...). Actualmente la práctica de la Fisioterapia Vestibular ha evolucionado mucho, pasando de ser un poco agresiva a ser más suave, más progresiva y con mayores beneficios. 

Cómo se trabaja con la Fisioterapia Vestibular

Primero, el fisioterapeuta toma una historia médica completa y procede a realizar una serie de preguntas específicas que dan una primera impresión de qué tipo de afección podría ser. Posterior a la anamnesis, el paciente es examinado con una serie de pruebas especiales en las que se debe excluir un vértigo de origen central. 
Después de excluir el vértigo central, se examina el sistema vestibular periférico (el órgano del equilibrio). Se hace una distinción entre vértigo, hipofunción vestibular (vestibulopatía), hipersensibilidad vestibular (migraña vestibular) y mareo funcional (psicosomático o somatopsíquico). En base a las afecciones identificadas se pueden prescribir tres tipos de ejercicios: 

  • Habituación: se aplica en pacientes que sufran mareos cuando están en movimiento, con la repetición constante de las posiciones que generen vértigo se disminuye esas sensaciones anómalas progresivamente.
  • Estabilización de la mirada: se busca disminuir el equilibrio del oído, la cabeza y los ojos, promoviendo la estabilización de la mirada mediante ejercicios oculares o ejercicios de la cabeza. Lo que implica fijarse en un objeto mientras se realiza movimientos de cabeza hacia adelante y hacia atrás o hacia arriba y hacia abajo durante un par de minutos.
  • Entrenamiento del equilibrio: se busca inhibir la compensación con otros sistemas mediante el trabajo en donde se encuentra la deficiencia, mediante el uso de señales visuales y/o somatosensoriales, con la ejecución de posiciones estáticas con movimientos dinámicos, movimientos coordinados de diversas articulaciones y la ejecución de actividades mientras se mantiene el equilibrio.

El período de tiempo y la intensidad con que deben realizarse los ejercicios depende de las circunstancias individuales de la persona afectada y del tipo de enfermedad. En caso de vértigo, de origen mecánico, el tratamiento requiere una maniobra de liberación que permite movilizar los canalículos fuera de los canales con el fin de que dejen de causar síntomas, estas maniobras pueden ser realizadas por el fisioterapeuta, las más conocidas son:

  • Maniobra Epley.
  • Maniobra de Semont.

Cómo funciona y cuáles son los efectos de la Fisioterapia Vestibular

El órgano del equilibrio es entrenable como cualquier otro órgano y, en la misma medida, el entrenamiento vestibular provoca una supercompensación. Como resultado, la hipofunción vestibular se reduce a largo plazo y los síntomas, como mareos y náuseas, no ocurren en absoluto o con menos frecuencia. Simplificado, el equilibrio está regulado por tres sistemas: el órgano del equilibrio, el sistema visual y el sistema somatosensorial (especialmente las extremidades inferiores). Los pacientes con un órgano de equilibrio en disfunción intentan compensar el déficit con otros sistemas, pero especialmente con el componente visual.
El entrenamiento sensoriomotor tiene una influencia positiva en la estabilidad postural y en la competencia diaria de las personas con afecciones vestibulares. Debido a las siguientes capacidades del cuerpo:

  • La plasticidad: la adaptabilidad con la que cuenta el sistema nervioso a lo largo de la vida, favorece las capacidades de compensación promovidas con el entrenamiento específico.
  • Formación de modelos internos: se genera la creación de movimientos anticipados con la formación de procesos a nivel cerebral, mediante la repetición movimientos.
  • Aprendiendo límites: en base a los movimiento que empeoran los síntomas, se establece los movimiento a ejecutar, aprendiendo que se puedo hacer y qué no. 
  • Rebalanceo sensorial: con la implementación de ejercicios de estimulación del sistema vestibular y el sistema somatosensorial se puede beneficiar un sistema sobre otro según las necesidades del paciente, ya que un desbalance de estos sistemas distorsiona la posición del real del cuerpo.

Indicaciones y Patologías tratadas con la Fisioterapia Vestibular

La fisioterapia vestibular requiere un conocimiento suficiente de los fundamentos neurofisiológicos del órgano vestibular y sus interacciones con las estructuras del sistema nervioso central y su plasticidad. 

  • Vértigo posicional paroxístico benigno: con la aplicación de maniobras de liberación (maniobra de Epley y la maniobra de Semont), los residuos (canalíticos) de cristal de calcio que causan el vértigo se salen del conducto semicircular y pasan a una zona del oído interno donde ya no producen síntomas. 
  • Neuropatía vestibular: exponiendo a la persona afectada a situaciones inseguras de forma controlada, el proceso compensatorio se mejora con ejercicios regulares y versátiles. 
  • Mareos postraumáticos (post conmoción cerebral o un latigazo cervical): se favorece las capacidades de compensación alteradas por el impacto.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar