Qué son los ultrasonidos, para que sirve y como funciona

Publicidad
No hay votos
278
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

En este artículo te vamos a hablar sobre el Ultrasonido en la Fisioterapia, el cual es un equipo terapéutico frecuentemente utilizado en el área de rehabilitación por sus efectos inmediatos y porque no crea ninguna incomodidad o molestia durante el tratamiento. El Ultrasonido genera ondas sonoras inaudibles que al ser transferidas sobre la zona afectada tiene efectos térmicos y mecánicos sobre el metabolismo. Continúa leyendo y conoce más acerca de éste dispositivo terapéutico:

Historia del Ultrasonido

Podemos encontrar registros sobre el Ultrasonido a partir de los descubrimientos en el año 1880 de los hermanos franceses Pierre y Jacques Curie, los cuales comprobaron que el cristal de cuarzo al ser sometido a compresiones mecánicas  generaba un campo electromagnético es la superficie del mismo y comprobaron que este efecto es reversible osea, al administrar cargas eléctricas al cuarzo de cristal el mismo vibra transformándola en una vibración mecánica de la misma frecuencia
Para el año de 1927 los americanos R. W. Wood; y A. L. Loomis comienzan investigaciones para determinar los efectos biológicos que generan el uso del Ultrasonido. Pero no fue sino hasta 1939 que se hicieron los primeros intentos y estudios del ultrasonido en medicina con las investigaciones de R. Pohlmann. La neurología austriaca Karl Theodore Dussik en 1947 desarrolla un dispositivo de ultrasonido junto con su hermano y se comienza a usar en medicina el ultrasonido con fines diagnósticos. Con la realización en 1949 del primer Congreso Internacional de Ultrasonidos en Erlangen-Alemania se inician las investigaciones sobre los efectos terapéuticos del ultrasonido en variedad de enfermedades, dando a conocer sus efectos positivos y negativos en el cuerpo humano.

Cómo se trabaja con el Ultrasonido

Cuando se practica la terapia con el Ultrasonido el fisioterapeuta realiza una valoración exhaustiva en donde se delimita la zona a tratar con el equipo de ultrasonido, dependiendo de la lesión a tratar va a variar la intensidad y la frecuencia del equipo, el cual va a ser dosificado por el fisioterapeuta. La terapia de Ultrasonido utiliza tanto el sonido continuo como el pulsátil, esto juega un papel importante en la duración general del tratamiento y la intensidad del ultrasonido que se debe configurar.
Los parámetros a considerar para dosificar el tratamiento son:

  • Tamaño del cabezal va a depender del tamaño de la zona a tratar, garantizando que el área de radiación efectiva (ERA) siempre sea más pequeña que el tamaño del cabezal.
  • La frecuencias entre 1 y 3 MHz que va a depender de la profundidad del tejido a tratar, tendiendo con el 1MHz una profundidad de actuación de 6 cms. y con el de 3MHz 3cms.
  • La intensidad se divide en baja, media y alta siendo < 0,3 W/cm² (intensidad baja) ,3-1,2 W/cm² (intensidad media) 1,2-2 W/cm² (intensidad alta) y variará dependiendo de la enfermedad o lesión a tratar.
  • El modo de actuación entre continuo y pulsátil, la escogencia de entre los dos va a variar dependiendo del efecto que se quiere obtener. Con el Continuo se obtienen efectos térmicos y con el modo Pulsátil se logran efectos mecánicos

Al iniciar la sesión de tratamiento el área a tratar se recubre con un gel de contacto para asegurar una transmisión de la onda de sonido óptima. El transductor lo conduce el fisioterapeuta de manera uniforme y lenta sobre el área delimitada a tratar. La duración del tratamiento de un área es de entre uno y dos minutos. Las enfermedades crónicas se tratan durante un máximo de diez minutos, dependiendo de su gravedad. Debido a la fuerte generación de calor que produce el equipo, áreas como la cara, la columna vertebral y el área genital son excluidas del tratamiento.

Cómo funciona y cuáles son los efectos del Ultrasonido

Durante la aplicación de ultrasonido, la energía que genera el ultrasonido se utiliza para aliviar el dolor y para apoyar o activar los procesos de autocuración propios del cuerpo. Las ondas de sonido se dirigen en forma de energía hacia el cuerpo a través de un transductor especial, ya en el tejido, esta energía se convierte en energía térmica y otras formas de energía como los movimientos moleculares. El calentamiento aumenta la circulación de la sangre y estimula la relajación, siendo el metabolismo impulsado por el movimiento del transductor y la vibración de las ondas de sonido. Además de ello los efectos fisiológicos del ultrasonido pueden ser catalogados como térmicos o mecánicos, siendo así:

  • Los efectos térmicos son el aumento del bombeo de sangre en la zona de aplicación acompañada de la analgesia y relajación muscular que el calentamiento ocasiona.
  • Los efectos mecánicos son las disoluciones de estructuras tisulares inflamadas y contraídas localmente por las burbujas en el tejido creadas por el efecto de cavitación del ultrasonido.

Indicaciones y Patologías tratadas con el Ultrasonido

Dado que la frecuencia, la intensidad y la duración del pulso del dispositivo de Ultrasonido se pueden ajustar libremente, el mismo se puede utilizar de muchas maneras en el campo de medicina tradicional o estética. Debido a que sus efectos térmicos y mecánicos causan una variedad de cambios fisiológicos y estimulan procesos metabólicos y de autocuración que permiten que el ultrasonido sea altamente indicado en caso de:

  • Enfermedades reumatológicas degenerativas de la articulación (reumatismo, artrosis, artritis, espondilitis anquilosante): posee efectos antiálgicos y aumenta el riego sanguíneo lo que contribuye a restablecer la movilidad en las articulaciones afectadas.
  • Esguinces (torceduras de tobillo): ocasiona el aumento de la circulación lo que ocasiona la llegada de agentes reparadores a los ligamentos afectados.
  • Fracturas: el equipo fomenta la consolidación ósea.
  • Dolor muscular crónico (mialgia): produce un efecto de micromasaje que conduce a la relación muscular.
  • Desgarros musculares: ocasiona el aumento de la circulación lo que ocasiona la llegada de agentes reparadores a las fibras musculares afectadas.
  • Bursitis en las articulaciones grandes: fomenta los procesos del sistema circulatorio que disminuyen los procesos inflamatorios en la bursa.
  • Contusiones o Hematomas: fomenta los procesos de drenaje linfático que disminuyen los procesos inflamatorios.
  • Lumbago: produce efectos circulatorios y antiálgicos que influyen en relajación de músculos en estado de contracción que estén generando dolor.
  • Celulitis: cuenta con una acción profunda en el tejido que permite activar procesos de circulación que eliminan la acumulación del tejido adiposo.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar