¿Cómo se diagnostica la Fibrosis Quística?

¿Cómo se diagnostica la Fibrosis Quística?
No hay votos
91
0
0

Los pulmones son órganos esenciales para la vida del ser humano, ya que son ellos los que permiten un correcto intercambio entre el dióxido de carbono que expulsamos y el oxígeno que requerimos para alimentar a los tejidos del resto del cuerpo. Es por eso que enfermedades como la Fibrosis Quística pueden generar una variedad de síntomas y complicaciones que deben ser conocidas para una vez detectado poder comenzar con el tratamiento más idóneo para la persona.

¿Qué es fibrosis quística?

La fibrosis quística (FQ) es una enfermedad hereditaria que aunque afecta principalmente a los órganos que se encargan de la respiración, también es conocido por alterar la funcionalidad del sistema digestivo, reproductor e incluso afecta al órgano más extenso que constituye la piel, por alteraciones en el equilibrio hidroelectrolítico.

Esta alteración cromosómica ante todo respiratoria, puede acelerar otros procesos patológicos, por lo que los niños con la afección pueden desarrollar enfermedades como la diabetes y la cirrosis hepática, debido a que el páncreas y el hígado son unas de las estructuras que también se ven alteradas por la inflamación que se instaura en los bronquios.

“La fibrosis quística es una enfermedad que ocasiona variedad de síntomas y complicaciones como las infecciones respiratorias repetitivas”

Referente a la fisiopatología de la FQ esta comienza con una alteración congénita en los cromosomas de la persona hasta luego desarrollar los siguientes procesos:

  • Se desencadena la producción de una proteína llamada conductancia transmembranosa.
  • Luego se afecta la conducción del cloruro, sodio y el agua, por lo que es denominada como una alteración iónica.
  • Las estructuras que componen a los pulmones generan defectos en la producción del moco.
  • Las secreciones producen inflamación e infección, lo cual desencadena un ciclo vicioso.
  • Finalmente, el tejido pulmonar queda afectado generando lesión en los pulmones, lo cual se acompaña de incapacidad para expulsar las mucosidades así como aparición de procesos infecciosos recurrentes.

¿Cómo se manifiesta la fibrosis quística?

La fibrosis quística no solo se manifiesta con afectación de los pulmones, sino que además genera una serie de signos clínicos que permiten identificar la inflamación de las vías respiratorias y la dificultad para eliminar los mocos. Entre los cuales destacan los siguientes:

  1. Infecciones de las vías encargadas de la respiración que resultar ser muy recurrentes.
  2. Presencia de sangre cuando se realiza la tos.
  3. Insuficiencia respiratoria.
  4. Incapacidad para eliminar las secreciones.
  5. Problemas en el páncreas, como es la Diabetes.
  6. Enfermedades del hígado, como la cirrosis hepática y la ictericia.
  7. Infertilidad en ambos sexos, pero con mayor predominancia en el hombre.
  8. Alteraciones en el transporte de iones, lo cual altera la cantidad de sodio en el cuerpo y la función de las glándulas sudoríparas.

Órganos afectados por la fibrosis quística

Síntomas de la Fibrosis Quística

La fibrosis quística al ser una enfermedad hereditaria comienza con sus síntomas en los lactantes y niños pequeños, por lo que al principio puede resultar más complicado detectarla. Sin embargo, existen signos que pueden ayudar a identificarla, entre los cuales encontramos:

  • Infecciones respiratorias recurrentes.
  • Obstrucción intestinal.
  • Dificultad para respirar.
  • Presencia de sibilancias en la auscultación.
  • Tos acompañado de sangre.
  • Estreñimiento y problemas digestivos.
  • Irritación de la mucosa.
  • El sudor es salado. Este signo puede ayudar a establecer el diagnóstico médico.
  • Dificultad para la reproducción sexual.

¿Cómo detectar la Fibrosis Quística?

Esta enfermedad puede convertirse en un serio de problema para la vida de las personas que lo padecen, por lo que un correcto diagnóstico puede ayudar a disminuir las complicaciones en la salud general de los individuos.

Entonces, para detectar que una persona tiene o no fibrosis quística es importante que el médico descarte primero otras enfermedades como lo es el asma y el reflujo gastroesofágico. Posterior a descartar esas patologías, el médico debe realizar exámenes de sangre, pruebas genéticas, de la función pulmonar y la de sudor para así corroborar el diagnóstico.

Finalmente, una vez que se ha establecido el diagnóstico, se debe comenzar con los tratamientos así como también se debe informar a la familia con respecto a las posibles complicaciones y como evitarlas.

“Es importante que los familiares aprendan a identificar los síntomas y las infecciones para así evitar el riesgo de otras complicaciones”

Referente a los tratamientos, podemos encontrar el tratamiento médico el cual se basa en la administración de fármacos para disminuir las frecuencias de las infecciones y el tratamiento de fisioterapia que mediante ejercicios y distintas intervenciones puede ayudar a mantener la función pulmonar, controlar la respiración, fortalecer los músculos que se encargan de la respiración y eliminar secreciones.

En resumen, la fibrosis quística es una enfermedad que puede afectar de manera significativa la vida y salud general de las personas, por lo que una vez que se establece el diagnóstico se debe comenzar con el tratamiento tanto médico como de fisioterapia.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar