Fisioterapia orofacial. Tipos de trastornos orofaciales y tratamiento fisioterapéutico | Fisioterapia Online

Fisioterapia orofacial. Tipos de trastornos orofaciales y tratamiento fisioterapéutico

Fisioterapia orofacial. Tipos de trastornos orofaciales y tratamiento fisioterapéutico
arriba
Me gusta
1092
11
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La fisioterapia orofacial se podría decir que es una nueva especialidad, que consiste en la realización de maniobras terapéuticas junto con la aplicación de agentes físicos, tanto en los músculos orofaciales como en los músculos del cuello, que intervienen tanto en la fonación como en el procesamiento de los alimentos. La finalidad del tratamiento fisioterapéutico en esta área es de prevenir, curar, recuperar, diagnosticar y rehabilitar a las personas afectadas con disfunciones orofaciales. En la mayoría de las ocasiones se asocia la terapia miofuncional orofacial al tratamiento, reeducación y rehabilitación de la deglución, el habla, alteraciones relacionadas con la respiración y la masticación, que pueden tener consecuencias sobre las estructuras dentarias.

Trastornos orofaciales más comunes

El desarrollo de las funciones orales tienen que ver con la técnica de amamantamiento, prácticas hospitalarias y la primera experiencia oral del bebé, además el crecimiento de la estructura facial, están directamente relacionados, por lo que la falta de equilibrio en la evolución de cualquiera de estos factores (funcional o estructural), pueden provocar perturbaciones, trastornos o retrasos de la función oral, llamadas también disfunciones orales, el cual puede tener muy diversos orígenes o causas, y puede requerir diferentes enfoques o tratamientos en función de cada caso. Los trastornos orofaciales más comunes son:

  • Disfagia: es un trastorno que se caracteriza por la dificultad para ingerir alimentos líquidos y/o sólidos, sino se rehabilita la función de deglución normal, la vida del paciente puede verse comprometida

  • Incompetencia velopalatina: es cuando el velo del paladar tiene movimientos anómalos, ocasionando por ejemplo, voz nasal

  • Insuficiencia respiratoria: al no poseer un buen control respiratorio debido a enfermedades, traumatismos, entre otros, puede ocasionar obstrucción de las vías aéreas de forma parcial, dificultando la alimentación y por lógica la respiración del paciente, convierte una vía ineficaz en caso de atragantamiento y para la expulsión de secreciones

  • Protusión lingual: es el adelantamiento más allá de lo normal de la lengua cuando se realiza la acción de hablar

  • Deglución atípica: es otra anomalía que consiste en la posición anómala de la lengua al momento de ingerir el alimento ya sea líquido o sólido. Se caracteriza por movimientos compensatorios de la lengua y no por estancamiento del alimento

  • Hipotonía bucofacial: es cuando los músculos de la boca y de la cara tienen un tono muscular bajo ocasionando dificultades para hablar e incluso masticar el alimento. La debilidad de labios y lengua generan un control insuficiente de las secreciones orales provocando el llamado babeo, si el paciente no logra sellar completamente los labios no hay una buena introducción del bolo alimenticio, al no poder elevar la lengua no puede proteger la laringe, la debilidad del músculo masticatorio no permite convertir el alimento en una sustancia digerible pudiendo bloqueará la faringe al tragarlo sin haberlo procesado, entre otras consecuencias.

  • Respiración oral: ocurre cuando la persona suele mantener la boca abierta mientras duerme o en vigilia, usándola básicamente para respirar

  • Trastornos mandibulares: producidos esencialmente por estrés, posturas incorrectas, fracturas o traumatismos. Dichos trastornos tienen que ver con las contracciones musculares sostenidas, luxaciones, bruxismo, entre otros, provocando dolor en cabeza, oídos o los músculos cervicales.

Causas de los trastornos orofaciales

Las causas son difíciles de señalar de manera concreta, y en la mayoría de los casos no se trata de un sólo hecho, si no de una combinación de factores. Alguno de estos factores, son:

  • Succión digital

  • Dolor orofacial

  • Onicofagia

  • Bruxismo

  • Alteraciones del habla ya sea de origen congénito (fisura labial palatina) o adquirido (traumatismo facial)

  • Agrandamiento de las amígdalas, adenoides y/o alergias, el cual generan la obstrucción total o parcial de las vías respiratorias

  • Las anomalías estructurales o fisiológicas, tales como un frenillo lingual corto o la lengua anormalmente larga.

  • Malformaciones faciales y o craneoencefálicas

  • Lengua anquilosada, macroglosia

  • Factores neurológicos: parálisis cerebral, secuelas de Accidentes Cerebro Vasculares, con implicación de la estructura bucofacial y trastornos degenerativos (Parkinson, parálisis faciales)

  • Post-operatorios: linguales, laríngeos o maxilofaciales

  • Anormalidades en el desarrollo

Tratamiento de fisioterapia Orofacial

Usualmente la fisioterapia orofacial suele enfocarse en el tratamiento de la deglución atípica, sin embargo, existen una gran variedad de trastornos relacionados a las disfunciones orofaciales, es decir, son muchos los campos de intervención, en la que cualquier persona puede beneficiarse, en especial los pacientes con parálisis cerebral, Parkinson, alteraciones relacionadas con la ortodoncia, malformaciones o traumatismos faciales y craneofaciales, discapacidades cognitivas como el Síndrome de Down (macroglosia), tartamudeo, accidentes cerebro-vasculares (ACV), trastornos degenerativos relacionadas con la respiración y masticación. La intervención fisioterapéutica en este campo tiene como objetivos:

  • Devolver el equilibrio muscular orofacial

  • Relajar la musculatura orofacial

  • Modificar el patrón de deglución y masticación incorrecto

  • Promover el mantenimiento y mejora del control postural, las posiciones anómalas de cabeza y cuello

  • Reeducar la respiración (patrón ventilatorio)

  • Mejorar la sensibilidad, reducir las respuestas aversivas a los alimentos en cuanto a su textura, temperatura y sabor.

  • Mejorar la motricidad de la lengua, labios y articulaciones

  • Reeducar el cierre y apertura de los labios

  • Promover todos los movimientos del maxilar inferior

  • Suprimir los hábitos de succión y babeo

Para realizar la fisioterapia orofacial a pacientes con parálisis cerebral tiene que tomar en cuenta que ellos sufren tanto de hipotonía como hipertonía muscular, a veces poseen tono fluctuante, dificultad para la deglución, babeo, entre otros. Los pacientes con Parkinson es característico los temblores, la hipertonía muscular, así como la hipofonía y el babeo. Las personas con tartamudez no es que tengan un tono muscular orofacial en constante hipertonía sino que esta se suele presentar justo en el momento de hablar. En el caso del dolor orofacial, se sabe que la cara y la boca tienen una grandiosa inervación periférica (V par craneal o trigémino, VII o facial, IX o glosofaríngeo y X o vago) y una representación en la corteza cerebral en el área cortical primaria muy extensa que la hace tener una sensibilidad muy marcada. Técnicas de relajación, masoterapia, inhibición de puntos gatillo, cinesiterapia, termoterapia, crioterapia e incluso la electroterapia han dado resultados grandiosos en el alivio del dolor y mejoras de las disfunciones antes mencionadas.

Ejercicios para disfunciones orofaciales

En adición, podemos destacar los siguientes ejercicios:

  • El control motor oral se puede lograr realizando movilizaciones laterales con la lengua durante la masticación, deslizando la punta de la lengua por los bordes de los dientes de un lado a otro, tocar el paladar duro con la punta de la lengua, promover la movilización de los labios con un lápiz, primero sosteniendo el lápiz dentro de la boca, apretar los labios hacia adentro, y segundo sostener el lápiz en el borde superior del labio tratando de llevarlo a la nariz sin que se caiga.

   

 

  • Inhibir los Reflejos Patológicos (búsqueda, vómito y mordida)
  • Controlar y modificar la comida dentro en la boca, se debe comenzar con los líquidos e ir aumentando progresivamente hacia los sólidos. Se le pide al paciente que haga movimientos alrededor del bolo alimenticio lo más que pueda como intentando modificar su forma. Para mejorar este ejercicio, antes se debe realizar movilizaciones pasivas de la mandíbula, mover pasivamente la lengua, utilizar alimentos pastosos para que el paciente mejore la motricidad de la lengua
  • Ejercicios de resistencia: empujar el dedo del fisioterapeuta hacia adelante, arriba y abajo para aumentar la fuerza y extensión del movimiento de la lengua y labios. También el fisioterapeuta puede colocar su dedo índice dentro de las mejillas internas empujando hacia afuera separándolas de los dientes, se le pide al paciente que resista el movimiento como intentando dar un beso al aire. El fisioterapeuta coloca la mano debajo del mentón procurando resistir el movimiento al pedirle al paciente que abra la boca. Los dedos del fisioterapeuta deben estar enchanchados a los dientes resistiendo el movimiento de cierre de la boca. Resistir las lateralizaciones de la mandíbula colocando la mano en el lado a movilizar.
  • Facilitación neuromuscular propioceptiva: este método se utiliza como la palabra lo indica, para facilitar los movimientos orales por medio de la estimulación de los músculos de la zona afectada
  • Estimular el reflejo de la deglución con un espejo laríngeo u objeto alargado, esteril y sin filo como una paleta de helados, que permita al fisioterapeuta manipularlo dentro de la boca del paciente y tocar sus pilares para desencadenar el reflejo de la deglución
  • Mejorar la percepción gustativa del bolo alimenticio, por medio de alimentos de distinto sabor, olores, texturas y temperatura.
  • Mejorar la sensibilidad estimulando la pared posterior de la faringe, la base de la lengua, las mejillas internas por medio de estímulos térmicos y táctiles.
  • Mejorar las posturas funcionales básicas para la función motriz-oral por medio del control postural antigravitatorio. La mejor postura para comer es teniendo el cuello en posición neutra; hombros descendidos y simétricos; tronco simétrico; posición simétrica y estable de la pelvis; pies con ligera flexión dorsal; respetando la línea media.
  • Cinesiterapia implicando flexión anterior del cuello, rotación de la cabeza hacia el lado dañado, deglución en decúbito lateral para evitar que la comida vaya directamente a la faringe,
  • Mejorar la movilidad y el tono de los músculos realizando masoterapia y estiramientos de cada uno de los músculos faciales y orales.
  • Mejorar el habla (voz) por medio de la reeducación respiratoria, patrón ventilatorio
  • Estimu lación orofacial e intraoral mediante el tanto, vibración y presión en la musculatura faciales

Auto - masaje de la garganta y zona anterior del cuello

En el siguiente vídeo puede observar la forma de realizar un automasaje de la garganta y zona anterior del cuello.

Conclusión

Las disfunciones orofaciales conllevan a la necesidad de un equipo multidisciplinario que permita una grandiosa evolución en pro del paciente. Cabe destacar que el tratamiento fisioterapéutico se ha de realizar de forma individualizada según la característica del paciente, es especial cuandro se trata con niños es muy importante que los padres tomen a pie de la letra las pautas del respectivo tratamiento. Recuerde que la prevención y rehabilitación de las disfunciones orofaciales involucran el dolor orofacial, trastornos de la masticación y/o de la deglución, de la respiración y de la fonación.

Añadir nuevo comentario