Fisioterapia para el tratamiento de la dismenorrea

Fisioterapia para el tratamiento de la dismenorrea
Promedio: 3.3 (7 votos)
10430
166
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La presencia de dolor menstrual genera unos condicionantes en la vida diaria de las mujeres jóvenes en edad reproductiva. Durante los días del periodo, las adolescentes pueden presentar una disminución del rendimiento académico con una pérdida de concentración en el 64,6% de los casos, de los cuales el 8,88% cursará con absentismo escolar, descuidando las actividades extra-curriculares y deportivas el 25%. En el ámbito laboral, entre el 7 y 41% de las mujeres refiere que el dolor interfiere en su trabajo llegando el 3,7% al absentismo laboral.

Pese a estos datos, en la mayoría de ocasiones la mujer vive esta situación como inevitable o “normal”, lo que lleva a muchas de ellas a no consultar con ginecólogo, sólo el 9,7% consulta a un médico, el 22,1% al farmacéutico y el 30-70% directamente se automedican. El principal tratamiento utilizado para paliar la dismenorrea es farmacológico. Pero sin duda, el gran inconveniente de éste son los efectos secundarios que pueden conllevar. Sin embargo, la fisioterapia a través de sus distintas intervenciones puede incidir en la clínica de la dismenorrea evitando los efectos adversos de los fármacos.

Objetivo de la fisioterapia en el tratamiento de la dismenorrea

El objetivo de la fisioterapia en el tratamiento de la dismenorrea no es sólo actuar para mejorar el estado de salud durante la menstruación, sino también evitar desencadenar o incrementar la sintomatología de determinados cuadros con sensibilización central, o generar daños a nivel cerebral al aminorar la clínica.

Las intervenciones de fisioterapia destinadas al tratamiento del dolor menstrual van dirigidas principalmente a la mejora de la vascularización uterina, a disminuir la presión endometrial, favorecer el control hormonal, eliminar las sustancias inflamatorias acumuladas en la zona, relajar la musculatura adyacente, desensibilizar la metámera y en definitiva, controlar el dolor y proporcionar una mejor calidad de vida durante la menstruación.

La evidencia científica al respecto nos habla principalmente del uso de:

Ejercicio físico

El ejercicio físico siempre será un aliado a la hora de mantener o mejorar nuestra salud y bienestar corporal. En el caso de la dismenorrea, los ejercicios de estabilización lumbar mejoran el dolor y la discapacidad funcional, así como la laxitud de la articulación sacroilíaca presente en dismenorreas severas. Además propicia el incremento de la irrigación sanguínea uterina y por consiguiente, la presión endometrial disminuye.

Es por esto que para el tratamiento o prevención de las dismenorreas, el ejercicio físico cumple un rol fundamental, aumentando la importancia de mantener un estilo de vida con ejercicio físico constante y evitando en todo momento, el sedentarismo.

Masoterapia en sus distintas modalidades

La masoterapia es una técnica aplicada por la fisioterapia, que brinda una gran variedad de beneficio en distintas afectaciones del cuerpo humano, y la dismenorrea, no es la excepción. La masoterapia con maniobras básicas, tuina o digitopresión son un aliado en el tratamiento de la dismenorrea. Éstas mejoran la vascularización y limpieza de los tejidos, así como la percepción nociceptiva. Destacar el masaje del tejido conjuntivo, por generar una desensibilización de la metámera correspondiente, lo que atenuará los estímulos irritativos en la zona propiciando la disminución de la sintomatología, a la vez que equilibra funcionamiento neurohormonal del ciclo menstrual.

 Kinesiotape

El kinesiotape o vendaje neuromuscular, es una técnica innovadora que brinda infinidad de beneficios en el tratamiento de afectaciones del cuerpo humano y en el caso de dismenorrea, este tipo de vendaje proporciona un efecto analgésico, tanto en la zona suprapúbica como lumbar, reduciendo la inflamación e induciendo a la relajación muscular.

Electroterapia

La electroterapia se caracteriza por ser una herramienta utilizada por la fisioterapia, gracias a la efectividad y beneficios que brinda en el tratamiento de diversas patologías. En el caso de la dismenorrea, su objetivo principal en el tratamiento de esta afectación, es disminuir el dolor y la inflamación.

Las técnicas de fisioterapia pueden potenciarse con la combinación de terapias complementarias, como moxibustión, acupuntura o aromoterapia.

Pese a que la evidencia científica muestra los beneficios de la fisioterapia es necesario proseguir con investigaciones más exhaustivas para obtener resultados significativos.

Efectos, indicaciones y contraindicaciones de la tecarterapia

La tecarterapia es una herramienta de la fisioterapia, que puede contribuir positivamente al tratamiento de la dismenorrea y en este vídeo os hablaremos sobre ello, además de conocer sus efectos y contraindicaciones. 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 3.3 (7 votos)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar