Articulación de Lisfranc

Definición

La articulación de Lisfranc, también llamada tarsometatarsiana es una unión que se forma entre la segunda fila de los huesos del tarso y la base de los metatarsianos. Por lo tanto, es una parte funcional del miembro inferior.

En la zona de los pies para poder mantener los huesos unidos, se necesita de diversas articulaciones. Entre las cuales podemos destacar, la articulación de Chopart, Lisfranc, intermetatarsianas, las interfalángicas, entre otras más.

"Es la conexión anatómica que se forma entre cada metatarsiano con los huesos de la segunda hilera del tarso"

¿Qué huesos forman la articulación de Lisfranc?

La zona de Lisfranc está formada por las superficies articulares de los siguientes huesos del pie:

  • Zona anterior de la primera cuña.
  • Caras del segundo y tercer cuneiforme.
  • Parte anterior del cuboides.
  • Áreas posteriores de los 5 huesos metatarsianos.

Por lo tanto, la zona de Lisfranc está formada por las diversas superficies articulares de los huesos cuboides, las tres cuñas y los 5 metatarsianos.

¿Qué tipo de articulación es la de Lisfranc?

De acuerdo a cada una de las fusiones entre las superficies articulares de esta región, estas se encuentran clasificadas de acuerdo a la biomecánica, en diartrosis, específicamente en artrodias, lo cual le confiere movimientos en un solo plano anatómico.

Más información sobre las articulaciones tipo artrodias, aquí.

¿Qué movimientos realiza la articulación de Lisfranc?

Todas estas uniones entre los huesos aunque poseen líquido sinovial y son consideradas móviles, es decir tipo diartrosis, no realizan muchos movimientos. Es decir, la unión que se establece con el 2do metatarsiano prácticamente no realiza movimientos, la que se forma con el metatarsiano que le sigue solo se desliza levemente, y finalmente las otras tres si intervienen un poco en la extensión y flexión.

Ahora bien, aunque sabemos que no son articulaciones del pie que intervienen en muchos movimientos, si pueden resultar alteradas cuando se producen lesiones a nivel de la interlínea de Lisfranc.

Esas lesiones suelen ser producto de caídas y traumatismos directos, los cuales terminan en un diagnóstico de fractura, luxación o esguince dependiendo de las estructuras lesionadas.

"Entre las lesiones que pueden afectar el pie podemos destacar la fractura, luxación y esguince. En cualquiera de los casos se requiere de tratamiento"

Este tipo de lesión en el pie, produce dolor y se manifiesta con incapacidad para mover la zona. Lo cual de acuerdo al grado de la lesión y afectación podrá ser necesario la realización de una cirugía para reparar los tejidos involucrados.

Después de realizado el diagnóstico médico y en algunos casos la cirugía, será necesario un tratamiento de rehabilitación, para poder disminuir el dolor y ayudar a la recuperación funcional.