Artritis infantil

Definición

La artritis infantil o artritis idiopática juvenil se refiere a la inflamación de las articulaciones debido a una enfermedad reumatoide, la cual ocurre en los niños antes de los 16 años de edad.

Las articulaciones al igual que el resto de estructuras que conforman el sistema musculoesquelético son propensas a sufrir de alguna enfermedad o lesión. En ocasiones el sistema inmunológico ataca el propio organismo (las articulaciones) y  genera una enfermedad en ellas denominada artritis reumatoide, la cual puede afectar el estado de salud tanto de personas adultas, jóvenes como niños.

"Se refiere a la inflamación de las articulaciones debido a una enfermedad reumatoide, la cual ocurre en los niños antes de los 16 años de edad."

¿Por qué se produce la artritis infantil?

La etiología de la artritis infantil o juvenil es idiopática, algunas investigaciones han indicado que puede deberse a un factor genético que predispone el organismo del niño a sufrir de esta enfermedad. 

En esta enfermedad el sistema inmunitario del niño ataca las células sanas del propio organismo, como si fueran nocivas para la salud, esto genera dolor y la inflamación de las articulaciones.

¿Cuáles son los síntomas y signos de la artritis infantil?

Los síntomas y signos presentes en la artritis idiopática juvenil son el dolor e inflamación articular, fiebre, erupciones cutáneas, así como la rigidez articular e inflamación de los ganglios linfáticos. 

La artritis idiopática juvenil o infantil puede afectar una articulación o varias articulaciones en el niño.

"Puede afectar una articulación o varias articulaciones en el niño."

¿Cuál es el tratamiento de la artritis infantil?

Los niños que sufren de artritis infantil suelen tomar algún tipo de tratamiento farmacológico, como lo son los medicamentos analgésicos y antiinflamatorios para disminuir el dolor y la inflamación de la articulación o articulaciones que genera esta enfermedad.

Así mismo se recomienda el tratamiento fisioterapéutico para la artritis infantil, con el objetivo de mantener la movilidad articular y la fuerza muscular, además de disminuir el dolor en la articulación afectada. 

Para ello se utilizan diversas técnicas de tratamiento como la termoterapia, movilizaciones activas y pasivas, ejercicios isométricos, hidroterapia, masaje infantil o terapéutico entre otros métodos que ayudan a mejorar los síntomas presentes en los niños que sufren de artritis.