Huesos del tarso

Definición

El tarso es una zona del pie, que está compuesta por 7 huesos, distribuidos en dos filas de huesos superpuestas. En el caso de la zona que está cercana al metatarso se ubican las 3 cuñas o cuneiformes, el cuboides y el escafoides o también llamado navicular. Y con respecto a la fila que está posterior, se encuentran sólo dos huesos, estos son el calcáneo y el astrágalo.

Al igual que la mano, el miembro inferior distal, es decir, el pie, está conformado por 3 zonas, estas son los huesos del tarso, el metatarso y las falanges. Ahora bien, la zona conocida como metatarso está formada por 5 huesos llamados metatarsianos, y las falanges son en total 14 por cada pie. En cuanto a la zona tarsiano hablaremos sobre su anatomía y lesiones en el siguiente artículo:

En cuanto al tamaño, los dos huesos de la fila posterior son más prominentes en relación a la fila anterior del tarso, y además estos tienen mayor responsabilidad con respecto a los movimientos de la articulación del tobillo y del pie en general. 

“Zona del pie que está conformada por 7 huesos que se distribuyen en dos filas, una delante de la otra”

¿Qué significa tarso?

Según el origen etimológico, el tarso o “tarsus” proveniente del latín, es la denominación que se le da a la zona plantar del pie. Esta zona como ya se mencionó anteriormente, está conformada por el cuboides, el escafoides, el calcáneo, el astrágalo y las 3 cuñas.

¿Dónde se encuentra el tarso?

Está situado en la parte posterior del pie, y es parte de la articulación del tobillo y de las articulaciones tarsometatarsianas.

“Se localiza en la parte posterior del pie, y es parte importante del tobillo”

¿Cómo funciona el tarso?

Esta zona del pie, está diseñado con la finalidad de que todas las cargas del pie se puedan distribuir correctamente, y de que todos los pequeños huesos trabajen en conjunto para mantener el pie en su correcta posición, así como también que la articulación del tobillo pueda realizar sus respectivos movimientos. 

Alteraciones en los huesos del tarso

En general, las fracturas son las que más comúnmente afectan al tarso, y usualmente las personas que más se lesionan estos huesos son los deportistas o aquellas personas que han estado involucradas en accidentes y caídas.

Además de las fracturas, existe una patología llamada síndrome del seno del tarso en la cual se ven perjudicados más que todo el calcáneo y el astrágalo, debido a que es entre ellos que transita el seno del tarso. Este síndrome produce un dolor intenso en la zona del tobillo (maléolo peroneo o externo) e inestabilidad en la articulación del tobillo.

“Las fracturas, el síndrome del seno del tarso y el espolón calcáneo son los principales causantes de dolor en esta zona”

Y finalmente, otra lesión que podemos mencionar es el espolón calcáneo, que aunque no afecta a todos los demás, si perjudica directamente al calcáneo, y además causa daños en las estructuras blandas y en la fascia plantar.

Pulse aquí para mayor información sobre el síndrome del seno del tarso.