Reflejo tónico del cuello

Definición

El reflejo tónico del cuello es un movimiento involuntario que se presenta en los bebés durante los primeros meses de nacido, cuando se realiza estimulación del sistema vestibular, es decir se produce con un cambio postural de la cabeza del bebé.

Los reflejos innatos son una serie de movimientos automáticos que se reproducen como respuesta ante la estimulación táctil, vestibular o por reacciones a los cambios en la postura. En el caso de los vestibulares, podemos destacar los reflejos tónicos del cuello, tónico laberíntico y el de moro.

"Es un reflejo en cual se cambia la posición de la cabeza y se manifiesta con flexión del brazo del lado del cuello y extensión del brazo contrario"

También es conocido como reflejo tónico cervical asimétrico o RTCA.

¿Cómo se estimula el reflejo tónico del cuello?

Al igual que todos los demás reflejos cervicales, este se estimula cuando se procede a mover la cabeza del bebé hacia un lado, con lo cual se produce extensión del brazo que se localiza del lado de la cara, y en cambio el miembro superior contrario se flexiona.

¿Cuándo aparece el reflejo tónico del cuello?

Es un reflejo que aparece en el niño desde que es recién nacido y se mantiene con mayor prevalencia durante los primeros dos meses, posterior a este tiempo y durante los dos meses siguientes aparece pero no tan predominante como al principio.

¿Cuándo desaparece el reflejo tónico del cuello?

En el bebé este reflejo de estimulación vestibular va desapareciendo de los 2 a los 3 meses, hasta que el niño llega a los 4 meses y ya no se produce la respuesta cuando se cambia la posición de la cabeza.

"En los niños es importante que aparezcan los reflejos primitivos durante el primer año de vida"

¿Para qué sirve el reflejo tónico del cuello?

Además de que es un movimiento que sirve para preparar a los bebés para futuras habilidades, como es el caso del rolado, también es un reflejo que nos indica que se está llevando a cabo el desarrollo de manera adecuada y acorde con su edad.

Otros reflejos que también son importantes para evaluar el desarrollo de los niños, son el de prensión de la mano y del pie, Galant, succión, búsqueda y el de escalón.