Vías sensitivas o haces ascendentes

Definición

Las vías sensitivas o también llamadas ascendentes son canales que comunican diferentes partes del organismo con la médula espinal, con la idea de llevar la información sensitiva a su lugar de destino en la corteza cerebral.

El sistema nervioso central para poder cumplir con sus funciones de recibir y transmitir señales eléctricas, necesita de la médula espinal y de neuronas especializadas que se encarguen de ejecutar correctamente la tarea. Esas neuronas se agrupan en dos vías principales, las cuales son conocidas como vías motoras y sensitivas.

"Son vías que se encargan de recolectar la información sensitiva en todo el organismo"

¿Dónde se originan y terminan las vías sensitivas?

Las vías ascendentes llevan información sensitiva desde músculos, piel y diversos órganos hasta pasar por la médula espinal donde se dirigen a su lugar de destino en los centros superiores. Por eso, dependiendo de la vía y de la función que tiene cada una, vamos a encontrar un recorrido diferente.

A continuación, una breve reseña del trayecto que recorre cada una de las vías sensitivas:

  1. Tracto espinotalámico, recoge la sensibilidad dolorosa, los cambios en la temperatura, la presión y la información táctil no discriminativa, luego sube por la primera neurona hasta llegar a la médula espinal, después se decusa y se une al lemnisco medial para llegar al tálamo y posteriormente a su lugar en la corteza sensitiva.
  2. Tracto espinorreticular, recolecta la información de dolor que se localiza en las vísceras y en los diversos tejidos, y la transmite al tálamo, hipotálamo y al sistema límbico.
  3. Tracto espinocerebeloso, esta vía a diferencia de las otras envía aquellas informaciones que son inconscientes por lo tanto no pasan por el tálamo, sino que llegan directamente al cerebelo.
  4. Tracto espinotectal, recoge los estímulos visuales y espaciales de ojos, cabeza y tronco para llevarlo al colículo superior del mesencéfalo.
  5. Tracto espino-olivar, recolecta lo relacionado con el movimiento y lo lleva hasta la oliva inferior.

¿Qué función tienen las vías sensitivas?

Las vías sensitivas para poder enviar la información somatosensorial necesitan de dos tractos especializados, los cuales son la vía lemniscal medial que corresponde al cordón medular posterior, y la vía espinotalámica que se refiere al cordón medular ventro-lateral. Entonces, esas vías son las encargadas de transmitir las siguientes funciones:

  • Sensibilidad dolorosa.
  • Tacto no discriminativo.
  • Dolor sordo y lento.
  • Temperatura.
  • Presión.
  • Propiocepción.
  • Estímulos que desencadenan reflejos visuales, espaciales y arcos reflejos.
  • Sensibilidad inconsciente que proviene de los tejidos musculoesqueléticos.

¿Qué lesiones afectan a las vías sensitivas?

Como estas vías son derivaciones y forman parte de la estructura de la médula espinal, cuando alguna porción del recorrido se ve alterada por lesiones internas o externas, podemos encontrar afectación tanto de las vías motoras como de las vías sensitivas, ya que ambas trabajan juntas para poder transmitir los estímulos a todas las partes del organismo.

"Cuando se afecta la médula espinal, se alteran las vías motoras y las sensitivas por debajo del nivel de la lesión"

Esas lesiones pueden ser traumáticas producto de accidentes de tráfico, caídas o heridas penetrantes; o también pueden ser por factores internos como ocurre con los tumores y en la estenosis del canal medular.

En cualquiera de los casos, vamos a encontrar que la persona presenta alteraciones motoras y sensitivas, por debajo del nivel de la lesión medular, los cuales pueden ser con características completas o incompletas.