Anatomía de los músculos isquiotibiales. Conoce sus orígenes, funciones y biomecánica, puntos gatillo y patrones de dolor

Publicidad
No hay votos
507
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Descubre los aspectos más relevantes de la anatomía de los músculos isquiotibiales (bíceps femoral, semimembranoso y semitendinoso), los cuales cuentan con unas importantes funciones que contribuyen al movimiento. A continuación, te explicaremos de manera breve y precisa los factores más importantes de los isquiotibiales:

Anatomía y funciones

Los isquiotibiales funcionalmente, doblan la articulación de la rodilla y biomecánicamente, sostienen la articulación de la rodilla al igual que el ligamento cruzado anterior, también cumple un papel importante en la columna lumbar. Debido a que sus fibras musculares parten desde el isquion de la pelvis influyen en el posicionamiento de la columna lumbar. Sus fibras musculares recorren la parte posterior del muslo hasta insertarse en la cabeza del peroné en el caso de los isquiotibiales externos (semimembranoso y semitendinoso) y en la zona interna de la tibia en caso de los isquiotibiales internos (bíceps femoral). Los isquiotibiales cumplen diversas funciones, es principal antagonista del músculo cuádriceps y realiza la flexión de rodilla, extensión de cadera y contribuye a la rotación externa e interna de cadera y rodilla

Importancia de estos Músculos

Los isquiotibiales son un grupo muscular tónico propenso al acortamiento y la hipertonicidad, por lo cual se ve acortada en personas que practican frecuentemente actividades deportivas, lo cual predispone a los músculos isquiotibiales a sufrir de:

  • Distensiones y Roturas de fibras
  • Retracciones y afectación estática en pelvis y columna Lumbar
  • Tendinitis de inserción inferior

Puntos gatillo

Los puntos gatillo originados por la tensión o el acortamiento ubicados en los músculos isquiotibiales pueden causar dolor en el muslo, la rodilla y la pantorrilla. Otras zonas que provocan dolor los puntos de gatillo en los isquiotibiales son:

  • Dolor en el pliegue glúteo.
  • Dolor en la fosa poplítea.
  • Dolor de espalda baja.
  • Dolor en el interior de la rodilla.
  • Dolor en el interior de la pantorrilla.
  • Dolor en la parte posterior del muslo.

Estiramientos de Isquiotibiales

  1. Unilateral en pie o tumbado: desde una postura bípeda se procede a extender la pierna por delante, desde esa postura se lleva la punta del pie hacia arriba hasta dejar al tobillo en una flexión dorsal mayor de noventa grados, mientras se eleva los glúteos haciendo un movimiento anteversión de cadera. La postura se mantiene para fomentar la flexibilidad de la zona posterior del muslo.
  2. Bilateral en pie, sentado o tumbado: desde una postura bípeda se procede a mantener la columna lumbar recta mientras se realizar un movimiento de anteversión de cadera (elevando pompis), desde esta posición se procede a tocar la punta de los dedos de los pies con la punta de los dedos de las manos.
  3. Combinado con Psoas y recto anterior: desde una posición decúbito supino se posiciona a ambas rodillas al borde una cama o camilla y se procede a llevar una de las piernas en extensión y con el tobillo en flexión dorsal hacia el pecho, mientras se mantiene pegada la otra pierna a la camilla con una flexión de rodilla. Con ésta posición se fomenta no sólo la flexibilidad de los isquiotibiales sino también la del cuádriceps y psoas de la pierna pegada a la camilla.
  4. De isquiotibiales internos o externos: desde la misma postura adoptada para el estiramiento unilateral de isquiotibiales y se cambia la dirección de la punta del pie.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar