Anatomía del músculo tensor y fascia lata. Conoce su origen, función y biomecánica, puntos gatillo y patrones de dolor.

Publicidad
No hay votos
3477
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

En algún momento habrás escuchado sobre el tensor de la fascia lata, debido a la alta tasa de aparición de la tendinitis de corredor. Aquí queremos explicarte de manera breve y concisa los aspectos más relevantes de ésta estructura anatómica, con nosotros aprenderás cuál es su anatomía, sus funciones y otras características de alta importancia:

Anatomía y funciones

El músculo tensor de la fascia lata dispone sus fibras al lateral de cada cadera desde la cresta iliaca y la espina ilíaca antero superior haciendo su recorrido lateral con la banda iliotibial por el muslo hasta insertarse en la tuberosidad lateral de la tibia en su tubérculo de Gerdy. Su disposición anatómica permite los movimientos de abducción del fémur y contribuye a la flexión y rotación interna de la cadera, no influye directa en los movimientos realizados por la tibia.

Importancia de este Músculo

Por su ubicación anatómica se encuentra muy implicado en la apertura iliaca, actúa sobre las fuerzas ejercidas externamente sobre la rodilla por lo cual esta estructura anatómica está predispuesta a padecer de:

  • Tendinitis del corredor
  • Adherencias con el vasto externo
  • Expansiones rotulianas

Puntos gatillo

El tensor de la fascia lata es un músculo importante en el área de la cadera, si está tenso o tiene puntos gatillo, puede causar dolor en la parte externa de la cadera, muslo y rodilla. El dolor por puntos de gatillo activos puede presentarse al realizar acciones como:

  • Dolor lateral de la cadera, muslo o rodilla al correr.
  • Dolor lateral de la cadera, muslo o rodilla al caminar.
  • Dolor lateral de la cadera, muslo o rodilla al subir y bajar escaleras.

Estiramientos de la Fascia Lata

 

  1. Estiramiento de pie: desde una posición bípeda se coloca lateral a una pared mientras que la pierna que se encuentra en el lado de la pared se lleva de manera extendida por detrás de la pierna contralateral mientras se desciende la cadera sin perder la postura adoptada, generando tracción al lateral de la cadera.
  2. Estiramiento tumbado: Desde una postura decúbito supino se lleva la pierna a estirar sobre la pierna contralateral tratando de llevar la rodilla hacia la otra cadera, mientras que las manos se ejerce presión en el lateral de la rodilla acercando de esta manera más el lado interno de la pierna hacia el abdomen.

 

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar