Cuidados posturales sentado-de pie para pacientes con ACV

No hay votos
813
0
0

Atlas de Fisioterapia Integrativa - Libro Fiit concept

Existen dos tipos de accidente cerebrovascular (ACV): El isquémico y el hemorrágico, aunque los dos se producen por la reducción del flujo de sangre al cerebro, sus causas son diferentes; En el caso del ACV isquémico ocurre cuando un vaso sanguíneo resulta obstruido, más frecuentemente por un coágulo de sangre y el ACV hemorrágico ocurre cuando un vaso sanguíneo se debilita y se rompe.

Los pacientes con ACV, comprenden de varias fases durante su recuperación, tumbado, sentado, de pie, en marcha. Para esta fase de la recuperación el paciente se encuentra capacitado para empezar a pasarlo a la silla ya sea de ruedas, un mueble o cualquier lugar a donde necesites movilizarlo.

¿Cómo debes colocar al paciente?

Al momento de sentarse en la cama lo más probable es que este sin equilibrio, un poco inclinado hacia el lado afecto, con el pie en punta y las rodillas hacia dentro. Lo primero que debes hacer es alinear al paciente, manteniendo una buena postura todo el tiempo, pídele que se mantenga recto, si es necesario colócate del lado afecto y ayúdale. Asimismo, evita que la rodilla afecta rote, mantén las piernas con una apertura del ancho de la cadera y que el pie este completamente en contacto con el suelo, luego colócate frente a él, coloca su rodilla afectada entre tus piernas y de esta manera lo ayudarás a mantener la estabilidad en el miembro inferior al levantarse.

¿Cómo levantar al paciente?

Ayuda al paciente tomándolo de la cadera, de esta manera tendrás un mejor agarre para realizar fuerza al momento de levantarlo. Cuando este de pie coloca tus manos en su espalda al nivel de las escápulas, pasándolas por debajo de las axilas, ya que en esta posición tendrás más control y darás más seguridad al paciente.

¿Cómo girar al paciente?

La mejor manera es tener debajo un disco rotatorio, pero si no lo tienes, rota tu cuerpo junto con el paciente, pídele que gire la pierna afecta, al mismo tiempo que tú, así evitas que las piernas del paciente se entrelacen. Ya estando en el lugar donde lo quieras sentar, ve bajando hasta sentarlo, siempre manteniendo las manos sobre su espalda.

Con estos consejos el peso y talla del paciente serán prácticamente irrelevantes para su movilización, ya que trabajaras con ventaja mecánica.

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar