Cómo afrontamos el dolor sin lesión.

Publicidad
Cómo afrontamos el dolor sin lesión.
Promedio: 3 (11 votos)
6821
253
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Llevo tiempo pensando e intentando saber como nos afrontamos emocionalmente al dolor, que es lo que provoca el dolor cuando no hay una lesión previa, si es por recordar una experiencia, por causas ambientales como el círculo familiar o causas circunstanciales como las condiciones en que se experimenta el dolor. Y todo eso como afecta emocionalmente a la persona que lo padece, lo que hace que el dolor se agrave

Lo que si está claro es que es una alarma, que nos afecta al sistema nervioso periférico y central, al sistema nervioso vegetativo y al sistema endocrino.

¡El dolor!

Es esa alarma hace que prestemos más atención a la auto valoración del dolor y los estados emocionales que se sufren al activarse la alarma, como son el temor y la ansiedad. Suele haber una respuesta adaptativa ante la experiencia dolorosa como es el miedo, la ansiedad y la frustración, todo esto muchas veces acaba causando depresión, insomnio y estrés, incluso hay personas que llegan a plantearse que sentido tiene su vida. En España algo más de diez millones de personas sufren dolor crónico, lo que supone más de un 22% de la población y el 29% de estas personas padecen, además depresión. Teniendo en cuenta que la depresión es un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana. Cuando no se sabe el porque del padecer dolor, a que es debido, que lo provoca ya que no se sufre ninguna lesión física, la persona entra en ese bucle de pensar que esta incapacitada porque el dolor no se lo permite, por lo que se siente infeliz y abatido, además de sentir miedo a poder agravar el dolor se aumenta la sensación de ansiedad y estrés

Cuando se llega a ese estado de espiral que impide poder salir el sufrir dolor por lo que te incapacita el hacer cosas que te hacen sentir bien, feliz y realizado, es decir que al sufrir ese dolor que viene sin ninguna lesión te sientes infeliz, no realizado, abatido, incapaz, triste,... puede ser devastador para la persona. Así lo explica David B. Morrisen en su libro “La Cultura del Dolor”“”el dolor no solo interrumpe nuestra sensación normal de salud. Abre una enorme falla o fisura en nuestro mundo. Necesitamos respuestas. Queremos saber qué significa este tormento, este desorden de nuestro cosmos personal”.

¿Qué quiere decir esta alarma?

Al saltar la “alarma” hay que entender que el dolor no es exclusivamente una estimulación de los nociceptores sino también implica la existencia de un factor emocional y la importancia que tienen las consecuencias de la vivencia del dolor, que es un síntoma con componentes sensoriales, cognoscitivos, afectivos y motivacionales. Para poder entrar en el proceso de auto valoración de dolor, asimilar las consecuencias emocionales hay que entender de donde viene el dolor, a que puede ser debido. Buda dijo: “el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”. De esta manera entrando en el proceso de auto valoración del dolor se puede evitar entrar en la espiral de hundimiento, depresión, tristeza, incapacitación,...y tener el poder de elegir si sufrir o no, así poder ir directamente a la raíz del problema, el dolor.

Tal y como comento en otro articulo (QUE ME QUIERE DECIR MI CUERPO CUANDO ME PROVOCA DOLOR) el dolor puede ser que me lo provoque para poder defenderme de una situación dolorosa, desagradable, de algo que no quiero hacer por lo que sacas un beneficio de padecer dolor. La manera de poder intentar dejar de sufrir el dolor sin lesión es escuchar al cuerpo, analizarse, ver que sentimientos tienes al sufrir el dolor, que beneficios sacas,... por lo que entrar en el proceso de auto valoración del dolor ayuda a no entrar en el bucle y agravar el dolor añadiendo el sufrimiento y la depresión

Es un proceso largo y difícil, necesita un trabajo de conocimiento y aceptación de uno mismo muy importantes, sin miedos a aceptar los sentimientos que te provocan el dolor. Es la única manera de poder intentar solucionar el problema de sentir dolor sin lesión

Por lo que hay que intentar evitar la estrategia de enmascarar el dolor con sufrimiento, tristeza, depresión, miedo, ansiedad,...e intentar no entrar esa espiral de hundimiento y saltar directamente al proceso de auto valoración y aceptación de las emociones que hay en ese dolor que se padece.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 3 (11 votos)

comentarios (1)

Comentario

Imagen de jhoan2549
jhoan2549

Muy sabias palabras a todos nos es dificil afrontar el dolor en lugar de enfrascarnos en ello debemos buscar el porque del dolor muchas gracias por compartir

Añadir nuevo comentario

Log in or register to post comments