El Atlas y su corrección osteopática

Publicidad
El Atlas y su corrección osteopática
Promedio: 2.7 (32 votos)
43261
400
12
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La manipulación de la columna cervical es un procedimiento osteopático de gran precisión y poco conocido. Esta manipulación corrige la posición de las vértebras de la parte superior de la columna vertebral que incluye las dos primeras vértebras, el Atlas (o primera vértebra cervical C1) el Axis ( segunda vértebra cervical C2) y el occipital.

Mediante la corrección de la inclinación, el desplazamiento o la rotación de estas vértebras, el cuerpo se vuelve capaz de hacer frente de una manera mejor, a problemas o a eliminar completamente las numerosas condiciones patológicas inherentes al mal posicionamiento de estos dos segmentos vertebrales.

El atlas es una vértebra de la forma particular respecto a todas las demás, con un peso de alrededor de 55 gr. Decenas de miles de millones de fibras nerviosas, viajan desde el tronco encefálico a través de la pequeña abertura en el Atlas y fluyen hacia abajo en la columna vertebral.

Debido al tamaño reducido del foramen del Atlas en estrecha proximidad con el tronco encefálico, si el Atlas se mueve desde su posición incluso si solo la fracción de un grado, como consecuencia, pueden resultar dos cosas muy graves:

Desequilibrio del cuerpo

Cuando el Atlas, respecto al Occipital, está fuera de su posición anatómica, la cabeza se mueve hacia fuera del centro del cuerpo. Esto crea un desequilibrio corpóreo de la cabeza hasta la punta de los dedos de los pies... La mayor parte del peso se transfiere en un lado del cuerpo más que el otro. Si estas vértebras son también rotadas, desde su posición pueden rotar toda estructura vertebral, incluyendo también la pelvis, de modo que una pierna será más corta respecto a la otra.

Seguir manteniendo el Atlas en una posición incorrecta es una situación peligrosa por todo el organismo, no solo a nivel ósteo-articular, sino también para todos aquellos aspectos neurológicos y de funcionalidad visceral, porque todos los volúmenes internos (micro y macro) son todos alterados a causa del desequilibrio del cuerpo mantenido en el tiempo.

Cuando las vértebras, cuyo conjunto forma la columna vertebral, están en la posición correcta, los pesos se distribuyen de una manera equilibrada entre los diferentes elementos esqueléticos.

Cuando el Atlas no está en su posición natural apropiada y esto es siempre demostrable, tenemos una diferencia en la distribución de los pesos entre las diferentes partes simétricas del esqueleto que causa un desplazamiento del eje vertical del cuerpo respecto a lo impuesto por la fuerza de la gravedad.

En un intento de mantener el equilibrio, desarrollamos tensiones musculares permanentes que absorben una considerable cantidad de energía, con la consiguiente aparición de síntomas de diferentes tipos. Con los años, los síntomas se hacen más evidentes.

Restricción o distorsión del mensaje del celebro a las diferentes partes del cuerpo

El segundo grave resultado de un Atlas bloqueado (1) respecto al occipital, es la restricción o distorsión de los masajes críticos del cerebro a todas las partes del cuerpo. Cada célula, órgano, tejido que no recibe una adecuada energía nerviosa y comunicación desde el cerebro sufrirá y degenerará.

Un Atlas que ha perdido su posición anatómica puede forzar o torcer los correctos mensajes del celebro hacia los órganos y los miembros a través de todo el cuerpo.

Usted puede tener dolor en los pies o sufrir dolor de riñones, y las causas del problema pueden no encontrarse en esas dos áreas, pero en cambio, si usted tiene el atlas subluxado, esto puede ser la causa. Si el Atlas queda subluxado por años puede llevar a la degeneración de los órganos, músculos y células tisulares. Con el tiempo, esto puede llegar a ser muy grave, todas esas sintomatologías mínimas que durante los años había subestimado, estaban indicando que había un problema.

La única solución es “ La reducción de la subluxación del atlas y del eje respecto al occipital"

La restauración de la posición anatómica del Atlas se lleva a cabo a través de una maniobra de Osteopatia precisa y delicada que sólo manos expertas pueden hacer….

A través de los años, varios métodos se han utilizado para tratar de reducir la subluxación del Atlas y Axis con respecto al occipital, hay más de 15, pero ninguno de estos consiguió dar resultados en todos los pacientes . Por suerte ahora hay una nueva metodología que está poco extendida, pero que ofrece la posibilidad de encontrar un alivio total a su problemática.

Los mensajes del cerebro dirigen todas las funciones del cuerpo

Como resultado de la restauración del equilibrio del cuerpo y de la apropiada comunicación entre las diferentes partes del cuerpo y del tronco encefálico, la corrección de la columna cervical superior ha sido a menudo eficaz en mejorar de algún modo y tal vez eliminar numerosas molestias. El desequilibrio del cuerpo y la consiguiente incorrecta comunicación entre el cerebro y el cuerpo pueden causar o complicar muchos tipos de patologías y molestias. Las siguientes patologías son enumeradas no porque este procedimiento pueda tratarlas a todas, sino porque demuestra que el cuerpo puede curarse a sí mismo de maneras tan diferentes si se le da lo que necesita para sanar.

Las patologías (2) que figuran a continuación han demostrado una mejora o se han eliminado, cuando los diferentes pacientes se han sometido a una corrección del Atlas. Esto no significa que estas condiciones se eliminarán en todas las personas que tienen la columna cervical superior realineada. Esto significa que se las condición ha sido causada o complicada por el Atlas fuera de su posición, probablemente la condición mejorará y podrá también ser eliminada una vez que las vértebras se re-posicionan.

Las vértebras debajo del Atlas asumen a su vez una colocación incorrecta. En algunas personas hay una rotación de toda la columna vertebral. Alrededor de la medula ósea, encerrado por una membrana, fluye el líquido cefalorraquídeo, con la función nutricional y de almohadilla para la misma médula. El líquido cefalorraquídeo también nutre los discos intervertebrales. Su libertad de movimiento se ve comprometida por la posición incorrecta del Atlas con las predecibles consecuencias.

Para beneficiarse realmente del tratamiento manipulativo osteopático de la reducción del Atlas respecto al occipital o aun mejor, tener una remisión total, las molestias tienen que ser causadas o complicadas por una distorsión o bloqueo de la comunicación cerebro-cuerpo o por un desequilibrio postural. Si tales patologías son causadas por otra cosa (problemas genéticos, infecciones, u otro…) pueden beneficiarse sólo en parte del tratamiento mencionado. Además, también puede tener el Atlas subluxado y no notar ningún síntoma; esto no significa, en este caso, que la reducción de la subluxación no aporte beneficios a todo el organismo.

Cuando se realiza una corrección de la columna cervical superior, el equilibrio del cuerpo se restaura.

Aunque el trastorno o la patología de la que usted sufre no se enumeran a continuación, es imperativo que usted se haga examinar y valorar su Atlas. Su papel sobre toda la salud es tan importante que siempre es bueno, sin embargo, independientemente de su propio sufrimiento, corregirlo en caso de necesidad.

Enfermedad Patología relacionada Evidente Ligera Ninguna Empeora Artritis89,2%73,3%16,8%9,4%0,5%Problemas espalda98,2%81,75%17,3%0,95%0%Dolor de cabeza (no migrañas)98,7%83,2%11,1%5,1%0,6%Hernia de disco intervertebral87,3%88,8%7,9%3,5%0,4%Presión arterial alta88,6%73%19,3%6,4%1,3%Trastornos mestruales96,7%72%8%4,2%5%Ciática97,2%85%9,4%5,1%0,5%

Osteopata por la Michigan State University en el College of Osteopathic Medicine, inscrita en la (AACOM)

Referencias Bibliográficas

  1. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S174438811100020X?via%3Dihub
  2. https://www.bodyworkmovementtherapies.com/article/S1360-8592(15)00168-0/fulltext
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 2.7 (32 votos)

comentarios (12)

Comentario

Avatar

Me sometí a este “tratamiento” en Enero 2018 con la esperanza de que se me quitara un dolor crónico en la zona lumbar, es la mayor estupidez que he en mi vida. Vivo en la ciudad de Monterrey, México. Busque por internet quién estaba certificado para hacer el tratamiento que me quedará más cerca, fue un dr con especialidad en ozonoterapia. Su diagnóstico consiste en pararte recargada en la pared y decir que tienes un hombro más caído por lo que con eso basta para que seas candidato al procedimiento de enderezar el atlas y se te quiten todos los dolores de la columna. Llevaba mi última resonancia y un resumen de todo lo que me han hecho pero la verdad, te das cuenta que eso no le importa.. Te sienta en un banco con la cabeza agachaday el se pone en la parte de enfrente, te abraza el cuello con su brazo izquierdo y su asistente te detiene los brazos por la parte de atrás. Imposible soltarte. Y empieza la tortura de la inquisicion. El aparato que utiliza no es otra cosa que un rotomartillo con una punta de goma dura. Se apalanca con toda su fuerza y empiezan los martillazos, sientes muchísimo dolor y el cerebro te rebota en en cráneo. Grite y lloré y le dije que me dejara pero lo único que decía era “ya voy a terminar” luego dijo que se oyó un tronido (yo no lo oí con mis gritos) y que de ese lado ya había movido el atlas. Me levante y me quería ir pero me dijo que me iba a ir peor porque ya había movido el hueso de ese lado y que se tenía que nivelar del otro lado. Con ese argumento me volví a someter a la otra parte de la tortura. Todavía tuvo el cinismo de decirme que no aguantaba nada. Es fecha que sigo adolorida en la base del cráneo. Ya me sacaron radiografías y me dicen que tengo una rectificación de la curvatura de las cervicales. Tengo que estar tomando analgésicos continuamente porque el dolor persiste tanto en el cuello como en la cabeza. No lo puedo demandar porque sólo tengo una factura en donde dice “tratamiento médico” no especifica nada de lo que me hizo. Les platico todo esto para que no les crean lo que dicen. Toman un curso rápido de esa tontería y se creen los expertos. No caigan como yo con la esperanza de que te van a quitar los dolores, te agregan más a los que ya padeces.. Se imaginan que hubiera tenido osteoporosis.......me pulveriza el atlas. O si padeciera de aneurisma......me provoca un derrame cerebral.

Comentario

Imagen de Brenda Salinas
Brenda Salinas

Hola. Disculpa dónde te has hecho esta intervención que te salió tan mal??

En espera de tu respuesta!! 

Comentario

Avatar

La peor desicion que pude tomar luego de someterme a este procedimiento a los 4 días me aparecieron unos acufenos en ambos oídos , no lo recomiendo

Comentario

Avatar

Lo que pasa que las cosas hay que leerlas, te he puesto toda la información sobre manipulaciones y sus efectos y por supuesto sobre la manipulación del atlas....es igual piensa lo que quieras....

Comentario

Avatar

Buenas tardes. No acabo de entender la respuesta. El 99% de lo que referencias no tiene que ver con el tema, es por guardar las apariencias? Por favor si tienes algún artículo acerca de la manipulación del atlas y su corrección por imagen publicalo. Si quieres referencio otros 100 articulos y creamos aqui una biblioteca. Un saludo!

Comentario

Avatar

En una cosa estamos de acuerdo y es en mi nulo conocimiento sobre la osteopatía. Soy fisioterapeuta y no soy especialista en nada, sin embargo, procuro dedicar todo el tiempo que puedo al área de la terapia manual, siempre basada en la evidencia. Lamento su respuesta cuanto menos infantil, del debate aprendemos todos y si he de rectificar en algo no dude que lo haré. El principal problema que veo en este artículo es la falta de referencias, que siempre deben estar presentes para dar una base de evidencia a lo que se escribe sumado a que en la actualidad las correcciones posicionales ya han quedado desmitificadas y no están apoyadas por el conocimiento científico. No dudo que la terapia tenga efectos beneficiosos pero si dudo que sean por su teoría.

Comentario

Avatar

1. Lavigne GJ, Khoury S, Abe S, Yamaguchi T, Raphael K. Bruxism
physiology and pathology: an overview for clinicians. J Oral Rehabil.
2008;35:476-94.
2. Lavigne G, Manzini C, Kato T. Sleep bruxism, principies and
practice of sleep medicine. Philadelphia: Elsevier Saunders;
2005. p. 946-59.
3. De Meyer MD, De Boever JA. The role of bruxism in the appearance
of temporomandibular joint disorders. Rev Belge Med
Dent. 1997;52:124-38.
4. Kevilj R, Mehulic K, Dundjer A. Temporomandibular disorders
and bruxism. Part I. Minerva Stomatol. 2007;56:393-7.
5. Okeson JP. Management of temporomandibular disorders and
occlusion. 4th ed. St. Louis: Mosby; 1998.
6. Greene CS, Laskin DM. Temporomandibular disorders: moving
from a dentally based to a medically based model. J Dent Res.
2000;79:1736-9.
7. Lobbezoo F, Naeije M. Dental implications of some common
movement disorders: a concise review. Arch Oral Biol. 2007;52:
395-8.
8. Lobbezoo F, Van der Zaag J, Van Selms MK, Hamburger HL, Naeije
M. Principles for the management of bruxism. J Oral Rehabil.
2008;35:509-23.
9. Huynh N, Kato T, Rompre PH, Okura K, Saber M, Lanfranchi PA,
et al. Sleep bruxism is associated to micro-arousals and an increase
in cardiac sympathetic activity. J Sleep Res. 2006;15:
339-46.
10. Lavigne GJ, Huynh N, Kato T, Okura K, Adachi K, Yao D, et al.
Genesis of sleep bruxism: motor and autonomic-cardiac interactions.
Arch Oral Biol. 2007;52:381-4.
11. Lavigne GJ, Kato T, Kolta A, Sessle BJ. Neurobiological mechanisms
involved in sleep bruxism. Crit rev Oral Biol Med.
2003;14:30-46.
12. Kato T, Montplaisir JY, Guitard F, Sessle BJ, Lund JP, Lavigne GJ.
Evidence that experimentally induced sleep bruxism is a consequence
of transient arousal. J Dent Res. 2003;82:284-8.
13. Kato T, Rompre P, Montplaisir JY, Sessle BJ, Lavigne GJ. Sleep
bruxism: an oromotor activity secondary to micro-arousal. J
Dent Res. 2001;80:1940-4.
14. Kato T, Thie NM, Montplaisir JY,Llavigne GJ. Bruxism and orofacial
movements during sleep. Dent Clin North Am. 2001;45:
657-84.
15. Isong U, Gansky SA, Plesh O. Temporomandibular joint and
muscle disorder-type pain in u.s. adults: the national health
interview survey. J Orofac Pain. 2008;22:317-22.
16. Janal MN, Raphael KG, Klausner J, Teaford M. The role of
tooth-grinding in the maintenance of myofascial face pain: a
test of alternate models. Pain Med. 2007;8:486-96.
17. Simons DG, Travell JG, Simons LS. Músculo masetero. Dolor y
disfunción miofascial. 2.ª ed. Madrid: Ed. Médica Panamericana;
2007. p. 413-36.
18. Vanderweeen L, Oostendorp RA, Vaes P, Duquet W. Pressure algometry
in manual therapy. Man Ther. 1996;1:258-65.
19. Liebenson G. Técnicas de resistencia manual y autoestiramientos.
Manual de rehabilitación de la columna vertebral. 1.ª ed.
Barcelona: Ed. Paidotribo. 315-63.
20. Ricard F. Tratado de la osteopatía craneal análisis ortodóntico
diagnostico y tratamiento manual de los síndromes craneomandubulares.
Madrid: Ed. Médica Panamericana; 2002.
21. Herrera ALA. Repercusión del anclaje miofascial en el trígono
lumbar sobre la fl exión de tronco. Tesis doctoral. Madrid; 2005.
22. Cejo P. Efectos de las técnicas de anclaje miofascial y energía
muscular en pacientes con bruxismo. Tesis doctoral. Buenos
aires; 2011.
23. Antonaci F, Sand T, Lucas GA. Pressure algometry in healthy
subjects: inter-examiner variability. Scand J Rehabil Med.
1998;30:3-8.
24. Bonci A. Algometry validates chiropractic. Dynamic Chiropreatic.
1994;12:64-78.
25. Bonci A. Stadistical algometry: trigger points with measurable
certainty. Dynamic Chiropreatic. 1995;13:121-32.
26. Cathcart S, Pritchard D. Reliability of pain threshold measurement
in young adults. J Headache Pain. 2006;7:21-6.
27. Chesterton LS, Sim J, Wright CC, Foster NE. Interrater reliability
of algometry in measuring pressure pain thresholds in healthy
humans, using multiple raters. Clin J Pain. 2007;23: 760-6.
28. Dworkin SF, Sherman J, Mancl L, Ohrbach R, Leresche L, Truelove
E. Reliability, validity, and clinical utility of the research
52 P.E. Cejo, L. Legal
diagnostic criteria for temporomandibular disorders axis ii
scales: depression, non-specifi c physical symptoms, and graded
chronic pain. J Orofac Pain. 2002;16:207-20.
29. Fischer AA. Pressure threshold meter: its use for quantifi cation
of tender spots. Arch Phys Med Rehabil. 1986;67:836-8.
30. Fischer Aa. Pressure algometry over normal muscles. Standard
values, validity and reproducibility of pressure threshold. Pain.
1987;30:115-26.
31. Gerwin RD, Shannon S, Hong CZ, Hubbard D, Gevirtz R. Interrater
reliability in myofascial trigger point examination. Pain.
1997;69:65-73.
32. Maquet D, Croisier JL, Demoulin C, Crielaard JM. Pressure pain
thresholds of tender point sites in patients with fi bromyalgia
and in healthy controls. Eur J Pain. 2004;8:111-7.
33. Piovesan EJ, Tatsui CE, Kowacs PA, Lange MC, Pacheco C, Werneck
LC. Using algometry of pressure measuring the threshold
of trigeminal pain perception in normal volunteers: a new protocol
of studies. Arq Neuropsiquiatr. 2001;59:92-6.
34. Yarnitsky D, Sprecger E, Zaslansky R, et al. Multiple session experimental
pain measurments. Pain. 1996;67:327-33.
35. Lobbezoo f, Naeije M. Evidence-based management of temporomandibular
dysfunction. Think before you begin! Ned Tijdschr
Tandheelkd. 2006;113:14-7.
36. Mansilla Ferragud P. Efecto de la manipulacion de la charnela
occipito-atlo-axoidea en la apertura de la boca. Tesis doctoral.
Madrid; 2007.
37. Otaño LA. Modifi caciones radiológicas del espacio entre occipucio
y cuerpo del atlas tras una manipulaciòn global de Fryette.
Ttesis doctoral. Buenos Aires; 2010.
38. Lobbezoo F, Van der Zaag J, Naeije M. Bruxism: its multiple
causes and its effects on dental implants - an updated review. J
Oral Rehabil. 2006;33:293-300.
39. Ibanez-garcia j, alburquerque-sendin f, rodriguez-blanco c, girao
d, atienza-meseguer a, planella-abella s, et al. Changes in
masseter muscle trigger points following strain-counterstrain
or neuro-muscular technique. J bodyw mov ther. 2009 jan;
13(1):2-10.
40. Ibáñez García J. Análisis comparativo entre la aplicacion de la
técnica de jones y la técnica neuromuscular en los puntos
gatillo latentes miofasciales de los maseteros. Tesis doctoral.
Madrid; 2007.
41. Lavigne G, Kato T. Usual and unusual orofacial motor activities
associated with tooth wear. Int J Prosthodont. 2005;18:291-2.
42. Rodríguez Blanco C, Fernández de las Peñas C, Hernández
Xumet JE, Peña Algaba C, Fernández Rabadán M, Lillo de la
Quintana MC. Changes in active mouth opening following a single
treatment of latent myofascial trigger points in the masseter
muscle involving post-isometric relaxation or strain/counterstrain.
Bodywork and Movement Therapies. 2006;10:197-205.
43. Rodríguez Blanco C, Lillo de la Quintana MC. Procedimientos de
energía muscular y de tensión-contratensión sobre la articulación
temporomandibular. Estudio comparativo. Osteopatía
Científi ca. 2006;1:69-76.
44. Oliveira Campelo NM. Efeitos da manipulação da charneira occipito-atlo-axoideia
e da inibição dos músculos suboccipitais na
musculatura da articulação temporomandibular – estudo comparativo.
Tesis doctoral. Madrid; 2008.
45. Oliveira-Campelo NM, Rubens-Rebelatto J, Martí NVFJ, Alburquerque-Sendi
NF, Fernández-de-las-Penas C. The immediate
effects of atlanto-occipital joint manipulation and suboccipital
muscle inhibition technique on active mouth opening and pressure
pain sensitivity over latent myofascial trigger points in the
masticatory muscles. J Orthop Sports Phys Ther. ;40:310-7.
46. Garcia León R. Papel de los maseteros en la limitacion de la
apertura de la ATM. Ttesis doctoral. Madrid; 2003.
47. Fernández-de-las-Peñas C, Alonso-Blanco JC, Cuadrado ML, Miangolarra
JC, Barriga FJ, Pareja JA. Manual therapies in the management
of tension-type headache. Headache. 2005;45:169-71.
48. Camarasa Sentamans J. Repercuciones de la aplicación de la
técnica neuromuscular sobre el musculo esternocleido-occipitomastoide
en el movimiento mandibular. Tesis doctoral. Madrid;
2007.
49. Bretischwerdt C. Efectos inmediato del estiramiento de los
musculos isquiosurales en el sistema estomatognático en la cervicalgia
mecánica. Osteopatia cientifi ca 2009.
50. Mcneely ML, Armijo Olivo S, Magee DJ. A systematic review of
the effectiveness of physical therapy interventions for temporomandibular
disorders. Phys Ther. 2006;86:710-25.
51. Bablis P, Pollard H, Bonello R. Neuro emotional technique for
the treatment of trigger point sensitivity in chronic neck pain
sufferers: a controlled clinical trial. Chiropr Osteopat. 2008;
16:4.

Comentario

Avatar

1 Mimura M, Moriya H, Watanabe T, Takahashi K,
Yamagata M, Tamaki T. Three-dimensional motion
analysis of the cervical spine with special reference to
the axial rotation. Spine (Phila Pa 1976). 1989
Nov;14(11):1135-9.
2 Mata-Guerrero A, Punzano-Rodríguez R. Técnica
semidirecta de thrust para una disfunción somática no
neutra en ERS izquierda de la tercera vértebra cervical.
Osteopatía científica 2011;6(1):30-34.
3 Manchikanti L, Singh V, Datta S, Cohen SP, Hirsch
JA; American Society of Interventional Pain Physicians.
Comprehensive review of epidemiology, scope and
impact of spinal pain. Pain Phys 2009 JulAug;12(4):E35-70.
4 Rezai M, Côté P, Cassidy JD, Carroll L. The
association between prevalent neck pain and ealthrelated
quality of life: a cross-sectional analysis. Eur
Spine J (2009) Mar;18(3):371-381.
5 Haldeman S, Carey P, Townsend M, Papadopoulos
C. Arterial dissections following cervical manipulation:
the chiropractic experience. CMAJ. 2001 Oct
2;165(7):905-6.
6 Di Fabio RP. Manipulation of the cervical spine: risks
and benefits. Phys Ther. 1999 Jan; 79(1):50-65.
Review.
7 Mann T, Refshauge KM. Causes of complications
from cervical spine manipulation. Aust J Physiother.
2001;47(4):255-66.
8 Kuether TA, Nesbit GM, Clark WM, Barnwell SL.
Rotational vertebral artery occlusion: a mechanism of
vertebrobasilar insufficiency. Neurosurgery. 1997
Aug;41(2):427-32; discussion 432-3. Review.
9 Ricard F. Tratado de osteopatía. 3ed. Madrid:
Panamericana; 2003.
10 Korr I. Bases fisiológicas de la osteopatía. 1ed.
Madrid: Mandala; 2003.
11 Fielding JW, Cochran GB, Lawsing JF 3rd, Hohl M.
Tears of the transverse ligament of the atlas. A clinical
and biomechanical study. J Bone Joint Surg Am. 1974
Dec;56(8):1683-91.
12 Dvorak J, Schneider E, Saldinger P, Rahn B.
Biomechanics of the craniocervical region: the alar and
transverse ligaments. . J Orthop Res. 1988;6(3):452-61.
13 Herzog W, Yuan T, Zhang PJ, Conway DC, Greg N,
Kawchuk DC. Cavitation sounds during spinal
manipulative treatments. Journal of manipulative and
physiological therapeutics. 1993;16(8):523.
14 Bogduk N. The neck and headaches. Neurol Clin.
2004 Feb;22(1):151-71, vii. Review.
15 Bogduk N. Cervicogenic headache: anatomic basis
and pathophysiologic mechanisms. Curr Pain
Headache Rep. 2001 Aug;5(4):382-6. Review.
16 Kerr RW. A mechanism to account for frontal
headache in cases of posterior-fossa tumors. J
Neurosurg. 1961 Sep;18:605-9.
17 Reid SA, Rivett DA. Manual therapy treatment of
cervicogenic dizziness: a systematic review. Man Ther.
2005 Feb;10(1):4-13. Review.
18 Boquet J, Moore N, Boismare F. Hemicrania and
lateralized cervicoscapular muscular hypertonicity. Adv
Neurol. 1982;33:401-5.
19 Ricard F. Tratado de radiología osteopática del
raquis. Madrid: Panamericana; 2003.
20 Ricard F. Tratamiento osteopático de las algias de
origen cervical. 1ed. Madrid:Médica Panamericana;
2008.
21 Côté P, Kreitz BG, Cassidy JD, Thiel H. The validity
of the extension-rotation test as a clinical screening
Técnica Semidirecta en Rotación del Atlas
Eur J Ost Rel Clin Res. 2012;7(2):84 – 90
Página90
procedure before neck manipulation: a secondary
analysis. J Manipulative Physiol Ther. 1996 MarApr;19(3):159-64.
22 Magarey ME, Rebbeck T, Coughlan B, Grimmer K,
Rivett DA, Refshauge K. Pre-manipulative testing of the
cervical spine review, revision and new clinical
guidelines. Man Ther. 2004 May;9(2):95-108.
23 Hing WA, Reid DA, Monaghan M. Manipulation of
the cervical spine. Man Ther. 2003 Feb;8(1):2-9.
24 Thiel H, Rix G. Is it time to stop functional premanipulation
testing of the cervical spine? Manual
Therapy. 2005;10(2):145-49.
25 Arnold C, Bourassa R, Langer T, Stoneham G.
Doppler studies evaluating the effect of a physical
therapy screening protocol on vertebral artery blood
flow. Manual Therapy. 2004;9:13-21.
26 Tousignant M, Smeesters C, Breton AM, Corriveau
H. Criterion validity study of the cervical range of motion
device for rotacional range of motion on healthy adults.
J Orthop Sports Phys Ther. 2006 Apr;36(4):242-8.
27 Tousignant M, Boucher N, Bourbonnais J, Gravelle
T, Quesnel M, Brosseau L. Intratester and intertester
reliability of the Cibex electronic digital inclinometer
(EDI-320) for measurement of active neck flexion and
extension in healthy subjects. Man Ther. 2001
Nov;6(4):235-41.
28 Rudolfsson T, Björklund M, Djupsjöbacka M. Range
of motion in the upper and lower cervical spine in
people with chronic neck pain. Man Ther. 2012
Feb;17(1):53-9.
29 Audette I, Dumas JP, Côté JN, De Serres SJ.
Validity and between-day reliability of the cervical range
of motion (crom) device. J Orthop Sports Phys Ther.
2010 May;40(5):318-23.
30 Koerhuis CL, Winters JC, van der Helm FC, Hof AL.
Neck mobility measurement by means of the 'Flock of
Birds' electromagnetic tracking system. Clin Biomech
(Bristol, Avon). 2003 Jan;18(1):14-8.
31 Wolfenberger VA, Bui Q, Batenchuk GB. A
comparison of methods of evaluating cervical range of
motion. J Manipulative Physiol Ther. 2002 MarApr;25(3):154-60.
32 Hall TM, Robinson KW, Fujinawa O, Akasaka K,
Pyne EA. Intertester reliability and diagnostic validity of
the cervical flexion-rotation test. J Manipulative Physiol
Ther. 2008 May;31(4):293-300.
33 Ogince M, Hall T, Robinson K, Blackmore AM. The
diagnostic validity of the cervical flexion-rotation test in
C1/2-related cervicogenic headache. Man Ther. 2007
Aug;12(3):256-62.
34 Takasaki H, Hall T, Oshiro S, Kaneko S, Ikemoto Y,
Jull G. Normal kinematics of the upper cervical spine
during the Flexion-Rotation Test- In vivo measurements
using magnetic resonance imaging. Man Ther. 2011
Apr;16(2):167-71.
35 Mansilla-Ferragud P. Efecto de la manipulación de
la charnela occipito-atlo-axoidea en la apertura de la
boca. Revista Osteopatía Científica. 2008;3(2):45-51.
36 Wright A. Hypoalgesia post-manipulative therapy: a
review of a potential neurophysiological mechanism.
Manual Therapy 1995;1:16.
37 Conway PJW, Herzog W, Zhang Y, Hasler EM,
Ladly K. Forces required to cause cavitation during
spinal manipulation of the thoracic spine. Clinical
biomechanics 1993;8:210-214.

Comentario

Avatar

Elleuch MH, Ghroubi S. (2008)Vertebral manipulation in chronic low back pain: a prospective randomized study of 85 cases. Revue de Médecine Manuelle Ostéopathie; 23 pp 16-21.

Cecchi F, Molino R, Chiti M, Pasquini G, Paperini A, Conti AA, Macchi C (2010)Spinal manipulation compared with back school and with individually delivered physiotherapy for the treatment of chronic low pain: a randomized trial with one-year follow-up. Clinical Rehabilitation; 24 pp 26-36.

Comentario

Avatar

Buenos días. Creo que a estas altura hablar de corrección de estructuras mediante manipulaciones es querer volar muy alto. Pensar que se puede modificar la posición de un segmento vertebral estructurado a expensas de sus sistema capsulo ligamentoso y muscular estabilizador es no conocer la anatomía. Un saludo.

Comentario

Avatar

Hola agradezco su comentario, no sé cuál es su especialidad, la desconozco, pero una cosa me queda clara a estas alturas y es su evidente desconocimiento de lo que es la Osteopatia , y del profundo y preciso conocimiento que tiene que tener un osteopata sobre la anatomía humana para serlo y por ello no voy a entrar en ningún debate. Un saludo

Comentario

Avatar

Hola. Tengo dolores de cabeza continuos desde hace 8 años, he visitado numeroso profrsiinales y me alivian pero temporalmente. Me gustaria q me recomendases un expecialista en la zona de castellon o valencia. Pq vosotros no teneis consulta no?. Gracias

Añadir nuevo comentario

Log in or register to post comments