Me han diagnósticado neuropatía diabética: ¿Debo hacer ejercicio o es un riesgo?

Me han diagnósticado neuropatía diabética: ¿Debo hacer ejercicio o  es un riesgo?
No hay votos
18084
122
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Las neuropatías diabéticas son un conjunto de trastornos cuya causa es la diabetes; y afecta a los nervios de todo el cuerpo. En este artículo te explicamos las complicaciones a las que pueden derivar las neuropatías periféricas y en qué medida puede el ejercicio ayudar en ésta enfermedad.

Diabetes: una enfermedad que nos acecha

Tenemos distintos órganos en nuestro cuerpo que cumplen distintas funciones: está el corazón que bombea sangre a nuestros tejidos para que éstos extraigan el oxígeno de la sangre y puedan usarlo como combustible para funcionar, está el estómago que degrada todos aquellos alimentos que ingresamos a nuestro organismo para que luego puedan ser procesados, está el hígado que funciona como un filtro de tóxicos y otras sustancias, están los pulmones en donde funciona un intercambio de dióxido de carbono y oxígeno con la sangre, en fin… Muchos órganos que cumplen distintas funciones. Pero para éste artículo es relevante hablar del páncreas, un órgano glandular ubicado en el abdomen, justo detrás del estómago. Observa la siguiente imagen:

Páncreas y su funcionamiento

El páncreas se encarga de producir una hormona que se llama insulina. La insulina se libera apenas introducimos un alimento con alto contenido de azúcar, ya que el azúcar de los alimentos pasa a la sangre y es necesario que de allí sea almacenado en alguna parte, función que ejecuta la insulina.

Si nuestro cuerpo no es capaz de regular la cantidad de azúcar que se encuentra en nuestra sangre entonces se originará un desequilibrio que nos afectará negativamente. Este desequilibrio es a lo que llamamos diabetes mellitus o sencillamente diabetes.

¿Qué causa la diabetes? 

Hay 3 razones por las que se produce la diabetes:

  1. El páncreas no es capaz de producir suficiente insulina que maneje las cantidades de azúcar que ingresamos a nuestro organismo.
  2. Las células no responden normalmente a la insulina.
  3. Una mezcla de ambas razones anteriores

¿Qué tipos de diabetes existen? 

 Existen varios tipos de diabetes, entre ellas los 2 tipos más conocidos son:

Diabetes tipo I 

En este tipo de diabetes el páncreas produce poca insulina o absolutamente nada de insulina, debido a que las células del páncreas sencillamente dejan de funcionar. Se manifiesta a cualquier edad, pero es más común que se produzca en niños y adolescentes más que en los adultos.

Diabetes tipo II 

Este es el tipo de diabetes más común, y cada año que pasa es más alto el índice de personas con éste tipo de diabetes. Aquí el problema es que la insulina no funciona con la eficacia con la que debe de funcionar. Es más común que se manifieste en adultos, pero cada vez se diagnostica con más frecuencia en niños y adolescentes con obesidad.

Síntomas de la diabetes

Cuando los niveles de azúcar en el organismo son altos se pueden presentar diversos síntomas, tales como:

  • Excesiva sed
  • Cansancio o fatiga
  • Hambre
  • Frecuentes idas al baño a orinar

El problema es que muchas personas que presentan niveles altos de azúcar no manifiestan ningún síntoma, por lo que la diabetes se desarrolla lenta y silenciosamente.

Complicaciones de la diabetes 

Una diabetes mantenida en el tiempo genera consecuencias muy graves para el organismo:

Angiopatías

Observa la siguiente imagen:

Efecto de la diabetes sobre la circulacion y los capilares

La imagen de la izquierda representa un capilar sanguíneo normal, con todas sus capas de células. La diabetes hace que se acumulen glicoproteínas en la capa íntima del capilar y que las células del endotelio proliferen. Esto altera el flujo sanguíneo, reduciéndolo hasta el punto en el que puede generarse gangrena (muerte de las células) por la falta de sangre o un infarto o ACV.

Retinopatía diabética

En el ojo, los altos niveles de azúcar deterioran los vasos sanguíneos, haciéndolos propensos a romperse. Si los vasos sanguíneos del ojo se rompen, las células inmediatamente buscan reparar el tejido. El problema es que el tejido que se usa para repararlos no tiene las mismas características del tejido que se dañó, sino que es más fibroso y duro, y la persona comienza a tener una visión borrosa.

Diabetes y retinipatia diabética

Hígado graso

Las grandes cantidades de azúcar en la sangre hacen que se acumulen triglicéridos en el hígado, por lo que este órgano se torna blando y si se observa al microscopio se podrán observar células de grasa entre las células del hígado.

diabetes e hígado graso

Problemas de cicatrización

En las personas diabéticas la reacción inflamatoria es más lenta. Además, la angiopatía diabética descrita arriba hace que el transporte de las células y sustancias necesarias para la cicatrización y el combate de los agentes patógenos que puedan ingresar al organismo desde el exterior se vean reducidos. Las personas con diabetes son propensas a infecciones de las heridas.

Neuropatía diabética

Quizás una de las complicaciones más peligrosas y la que más nos interesa en éste artículo. Los nervios funcionan correctamente gracias a la irrigación de sus vasos sanguíneos. Debido a la alteración de la circulación que describimos arriba, los nervios dejan de funcionar como deberían de hacerlo.

La neuropatía diabética puede afectar a cualquier nervio del organismo, no es exclusiva de los nervios que recogen la sensibilidad o de los nervios que inervan los músculos, o de los nervios que inervan a nuestros órganos, por lo que los trastornos pueden variar de persona a persona.

De todos los nervios que pueden verse afectados, los que más comúnmente se afectan son los de la periferia, es decir, los de las extremidades. Se ha determinado que al menos la mitad de las personas que sufren de diabetes tienen neuropatía diabética periférica. La neuropatía diabética aumenta el riesgo de lesiones en los pies, conocida como ‘pie diabético’, en donde la disfunción del nervio para transmitir la sensibilidad falla y se desarrollan ulceraciones e infecciones por el roce de la piel de los pies con el calzado.

¿El ejercicio en personas con neuropatía diabética es un riesgo?

Los efectos del ejercicio en la persona diabética se han descrito ampliamente:

  • El ejercicio aumenta la demanda de energía por parte del músculo, por lo que el músculo utiliza el azúcar en sangre y disminuyen los niveles. Esto disminuye la cantidad de fármacos necesarios para disminuir el azúcar en sangre (doble beneficio, como matar 2 pájaros de un tiro).
  • El ejercicio mejora la circulación de la sangre en el organismo.
  • El ejercicio disminuye la tensión arterial.
  • El ejercicio disminuye los niveles de colesterol (los niveles de grasa presentes en la sangre).
  • El ejercicio ayuda a controlar el peso (muchas de las personas con diabetes tienen obesidad, por lo que el ejercicio los hace más activos y saludables).
  • El ejercicio disminuye los niveles de estrés, ansiedad y depresión de la persona (al liberar endorfinas aumenta la sensación de bienestar).

En las personas en las que la diabetes ha avanzado y han sido diagnosticados con neuropatía diabética, el ejercicio representaba un problema: no habían estudios de los efectos del ejercicio en estas personas, y se pensaba que debido a la disminución de la sensibilidad en los pies la realización de ejercicio podía favorecer la aparición de lesiones en los pies, derivando en infecciones y amputaciones.

Pie diabetico

En la actualidad éste mito fue desmentido: la realización de ejercicio en personas con neuropatía diabética pueden realizar ejercicio, y el ejercicio no aumentan la aparición de úlceras en los pies.

La realidad entonces es que el ejercicio es completamente beneficioso en las personas con diabetes y sus respectivas complicaciones. Pero ¿qué tipo de ejercicio pueden realizar?

Ejercicio para personas diabéticas

Los ejercicios fundamentales para las personas con diabetes son:

Ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico se define como aquel ejercicio en donde es indispensable la respiración, debido a que con el ejercicio quemamos distintas sustancias en nuestro cuerpo, y para ello necesitamos del oxígeno que inspiramos del ambiente. ¿Cuáles son estos ejercicios? Pues te dejamos algunos ejemplos:

  • Caminar
  • Trotar
  • Andar en bicicleta
  • Bailar
  • Nadar
  • Entre otras.

El ejercicio aeróbico mejora la resistencia, fortalece los huesos, mejora la circulación y es el ejercicio ideal para reducir la cantidad de azúcar en la sangre. Es importante que la cantidad de ejercicio que realices en caso de que seas una persona con diabetes sea prescrita por tu médico y tu fisioterapeuta, ya que ellos escogerán la mejor y la más adecuada actividad para ti, además de la cantidad de la misma para que poco a poco tus niveles de azúcar bajen.

Ejercicio anaeróbico

El ejercicio anaeróbico es aquel que no necesita de la respiración para ser realizado, es decir, no necesita de oxígeno para realizase. El ejercicio anaeróbico mejora esencialmente la fuerza.

El ejercicio anaeróbico es breve, de mayor intensidad. Para las personas con diabetes el mejor ejercicio para realizar es el levantamiento de pesas. A igual que en el ejercicio anaeróbico, el levantamiento de pesas (la cantidad de veces o el peso a levantar) debe de ser prescrito por un médico o fisioterapeuta).

El ejercicio anaeróbico no solo aumenta la fuerza, sino que además aumenta la masa muscular y la demanda metabólica se hace mayor, disminuyendo más eficientemente los niveles de azúcar en la sangre.

Otros ejercicios

Es importante potenciar todas las capacidades físicas, sea una persona diabética o no. La flexibilidad, el balance y el equilibrio deben ser ejercicios a incluir en las rutinas, con la finalidad de mantener un movimiento articular completo y prevenir caídas o lesiones durante la realización de otras actividades en nuestro día a día. Ejemplos de otros ejercicios que pueden ser incluidos son:

  • Pilates
  • Tai Chi
  • Yoga
  • Chi kung
  • Entre otras.

Otras consideraciones para las personas con diabetes al realizar ejercicio

Evidentemente, al ser diagnosticado con diabetes es necesario cambiar en nivel de actividad física. Pero es necesario que se tomen en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Establezca un horario para realizar ejercicio. Para mantener sus niveles de azúcar estables es necesario que todos los días a la misma hora realice su rutina de ejercicio. No importa la hora a la que se realice el ejercicio.
  • Mantente hidratado al hacer ejercicio.
  • Usa calcetines con el calzado y chequea tus pies al finalizar el ejercicio (revisa que no tengas ampollas o lesiones en el pie que puedan complicarse).

Esperamos proveerte la mejor información. ¡No dejes de seguirnos!

comentarios (1)

Comentario

Avatar

soy diabética, hace tres años, mis niveles de azúcar en ayunas varían entre 80 y 120, me ha llamado mucho la atención de su artículo, hasta la vez me siento bien, pero me preocupa es que suelo sentir calor en mis pies, calientes y los dedos de la mano izquierda en las mañanas los siento entumecidos, estoy en control médico, poco ejercicio físico, soy maestra y diariamente subo ochenta gradas para dar clases, mi jornada de trabajo es muy apretada, me gusta su información.

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar