Mitos y verdades sobre algunos aspectos del desarrollo motor de nuestro bebé | Fisioterapia Online

Mitos y verdades sobre algunos aspectos del desarrollo motor de nuestro bebé

Mitos y verdades sobre algunos aspectos del desarrollo  motor de nuestro bebé
arriba
Me gusta
1003
11
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

En este artículo me propongo aclarar algunas dudas frecuentes que tienen las madres en el desarrollo de sus bebés. Hablaremos en esta ocasión sobre mitos y verdades respecto a 2 puntos específicos: el gateo y acostar a nuestro bebé boca abajo.

Mitos y verdades sobre el gateo 

A continuación hablaremos sobre algunos mitos y verdades que existe alrededor del tema del gateo y que llena de tantas interrogantes a las madres. Pero primero hablaremos sobre la importancia del gateo

Importancia del gateo 

El gateo es una fase muy importante en el desarrollo psicomotor del bebé y esto se debe a que permite la evolución de distintas funciones cognitivas y sistemas, como es el caso del sistema propioceptivo que es aquel que no permite ubicarnos en el espacio con respecto a nuestro cuerpo.

Con el gateo además desarrollamos el patrón cruzado que al momento de alcanzar la bipedestación, nos permitirá mantener el equilibrio durante el desplazamiento de la marcha. Incluso el gateo le permite a nuestros hijos desarrollar la visión, el habla y la tactilidad.

Durante el gateo se desarrolla la coordinación ojo-mano,  ya que en este momento el bebé establece la distancia que existe entre sus ojos y sus manos, lo que lo ayudará más adelante al momento de leer y escribir.

Estos son alguno de los aspectos que hacen del gateo una fase importante del desarrollo de nuestro bebé, una vez que sabemos esto, es normal que surjan ciertas preocupaciones e interrogantes como ¿y si mi bebé no gatea?, ¿le afectará en su crecimiento?, mi hijo no gatea ¿algo anda mal en mi bebé?... Pues, con los siguientes mitos y verdades que abordaremos a continuación, se responderán sus interrogantes.

Razones por las que el gateo es importante - 1ª parte

A continuación, en este vídeo os hablaremos  de manera detallada y fácil de comprender, acerca de las razones por las cuales es importante que nuestro bebé gatee. 

Todos los bebés gatean 

Esto es totalmente un mito, hay bebés que nunca llegan a gatear y esto no quiere decir que presente alguna patología, esto tampoco significa que de adultos se les dificultarán sus funciones normales como coordinación u orientación espacial y ¡existen estudios que lo comprueban!

El gateo ayuda a mi bebé a fortalecer sus músculos 

En este caso si estamos hablando de una indudable verdad. El gateo le permite al bebé fortalecer los músculos de sus bracitos, piernitas e incluso los músculos de su columna vertebral, al obligar al bebé a mantener la cabeza erguida para observar por donde se desplaza.

Razones por las que el gateo es importante - 2ª parte

Para conocer un poco más acerca de la importancia del gateo y como podemos contribuir a esta fundamental etapa en el desarrollo de nuestro bebé, os hemos compartido la compartido la segunda parte de los vídeos de nuestra fisioterapeuta colaboradora Lorena Gutiérrez acerca del gateo. 

Si mi bebé no gatea, esto afectará su inteligencia 

Mito, mito, mito… que nuestro bebé no gatee no significa que eso afectará su desarrollo cognitivo. Cada niño presenta un desarrollo psico-motor propio, por lo que esto no quiere decir que más adelante no se terminen desarrollando sus habilidades cognitivas.

Fases del desarrollo del bebé

En este vídeo te explicaremos cuales son las fases por las que atraviesa nuestro bebé durante su desarrollo. Te invitamos a verlo 

Con el gateo mi bebé aprenderá a reconocer su espacio 

Esto es… ¡verdad! Como se mencionó anteriormente el gateo le permite al bebé desarrollar su capacidad propioceptiva, por lo que esto lo ayudará a determinar los movimiento que debe realizar según el espacio en el que se desenvuelva.

Después de los 8 meses ya mi bebé no gateará  

Nuevamente hablamos de un mito. Que tu bebé tenga 8 meses y no gatee no significa que no vaya a hacerlo, puede que lo haga después como también puede que lo haga antes. Los expertos establecen que el gateo se puede dar entre los 6-10 meses de edad.

Si mi bebé no gatea no tendrá un buen desarrollo motor 

Mito. En la vida te podrás encontrar con muchas personas que te comenten que nunca gatearon y ¡sorpresa! Esto NO afectó su desarrollo motriz. Ciertamente el gateo es un factor importante en cuanto al desarrollo motriz del bebé, sin embargo, no es indispensable. Poco a poco y de otra manera, tu hijo irá desarrollando sus habilidades y capacidades.

Debo estimular a mi bebé para que gatee 

Aquí si estamos en presencia de una verdad. Es importante que ayudemos a nuestro hijo en muchos aspectos de su desarrollo a lo largo de su vida, y el gateo no se escapa de esto. Sin embargo hay una diferencia entre estimular y forzar. Ayúdalo pero no lo presiones, cada bebé, cada persona, cada ser vivo tiene su propio ritmo y lo hará sencillamente cuando esté preparado para esto.

Si mi hijo no gatea se le dificultará caminar 

¡Falso! De hecho, hay niños que comienzan a caminar sin ni siquiera haber hecho el intento de gatear. Así que no te preocupes, puede que lo haga más tarde o que ni siquiera lo haga, esto no condicionará su marcha.

En fin, después de toda esta información, hemos podido constatar la importancia del gateo en el desarrollo psico-motor de nuestro bebé, sin embargo, esto no significa que de no hacerlo algo ande mal con nuestro hijo. El gateo representa muchos beneficios pero no condiciona la salud del bebé, así que no te preocupes, respeta el ritmo de desarrollo de tu bebé y disfrútalo en cada nueva etapa.

Acostar a nuestro bebé boca abajo 

En los primeros meses, muchos padres sienten miedo de colocar a sus bebés boca abajo ya que consideran que son muy pequeños y que esto puede resultar dañino para ellos, sin embargo, esto no es así.

Colocar a nuestro bebé boca abajo, por el contrario, le permite a nuestro hijo fortalecer los músculos del cuello y de la espalda para mantener su cabecita erguida y controlar sus movimientos.

Entonces… ¿está bien colocarlo boca abajo?

Una vez pasado los dos meses de vida de nuestro bebé, si no existe ninguna razón médica que establezca que esta posición es dañina para nuestro hijo, puedes empezar a colocarlo boca abajo unas dos o 3 veces al día. Siempre que estés constantemente percatándote de la fatiga de tu bebé.

A medida que pase el tiempo, tu hijo se volverá más tolerante a esta posición. Además, podemos ayudarlo o estimularlo con juegos o juguetes que llamen su atención y lo motiven a mantenerse más tiempo de esta manera.

Espero que esta información sea de gran ayuda y haya servido para aclarar algunas de las dudas que estaban rondando por tu mente. Para más información acerca de temas relacionados con tu bebé, tienes a este tu portal de fisioterapia online.

Añadir nuevo comentario