Objetivos de fisioterapia para trabajar las funciones afectadas por la ataxia cerebelosa

Objetivos de fisioterapia para trabajar las funciones afectadas por la ataxia cerebelosa
No hay votos
88
0
0

Los trastornos neurológicos incluyen en su clasificación un conjunto de enfermedades que varían en características y manifestaciones clínicas de acuerdo a la lesión, gravedad y extensión del daño, por lo que no todas se presentan con los mismos síntomas y signos. Por ejemplo, en el caso de la ataxia, esta corresponde a una alteración de alguna región del encéfalo, que desencadena que la persona no pueda coordinar de forma apropiada a sus movimientos, lo cual aumenta considerablemente el riesgo de caídas y lesiones.

¿Qué es la ataxia?

La ataxia es un término que se utiliza en el área de la salud para describir a aquellas condiciones neurológicas, en las cuales se afecta la capacidad del sujeto para coordinar movimientos voluntarios, por lo que se altera la realización de todas las actividades diarias, incluyendo la marcha, bipedestación, correr y mantener el equilibrio. 

"La ataxia es un signo clínico que es causado por alguna lesión cerebelosa o por un daño en otra estructura del sistema nervioso"

Ahora bien, cuando las enfermedades que produce la ataxia son debido a causa de lesiones en el cerebelo, existen otros signos que acompañaran al problema neurológico, entre las cuales se encuentran:

  1. Dificultad para programar y ejecutar movimientos.
  2. Los parámetros que regulan el tono muscular se alteran.
  3. Resulta más difícil dirigir los estímulos hacia la médula espinal.
  4. Alteraciones en el equilibrio.

Otros tipos de ataxias incluyen la enfermedad de Friedreich, la cual constituye un problema nervioso que se produce por una afectación de la médula espinal y de las fibras nerviosas que se derivan de allí. 

¿Cuáles son las características de las ataxias?

Las características clínicas que acompañan a la ataxia van a depender de la enfermedad o trastorno base, por lo que no todos los pacientes presentan las mismas alteraciones. Sin embargo, de forma general se pueden incluir una serie de signos que ayudan a identificarla y a corroborar el diagnóstico. 

Entonces entre las particularidades generales de las ataxias podemos mencionar las siguientes:

  • Aumento de la base de sustentación, es decir la distancias entre los pies aumenta para mantener el equilibrio.
  • Pérdida de la coordinación de los movimientos, tanto de las extremidades para realizar actividades complejas como otras sencillas que se realizan con los músculos de las manos.
  • Caídas frecuentes.
  • Dificultad para realizar actividades que requieren manipulaciones finas.
  • Los brazos se mantienen elevados para controlar la pérdida en el equilibrio.
  • El habla, la masticación y los movimientos oculares también pueden resultar afectados.
  • Aparecen temblores.

Causas de la ataxia cerebelosa

Las lesiones del sistema nervioso pueden ser muy variadas, ya que son múltiples regiones las que lo componen. Es por eso que entre las causas de la ataxia se incluyen tumores cerebrales o del cerebelo, hemorragias intracraneales, accidentes cerebrovasculares, traumatismo craneoencefálico, consumo de sustancias nocivas, infecciones de las estructuras del sistema nervioso, parálisis cerebral y enfermedades como la esclerosis múltiple.

Objetivos del tratamiento de fisioterapia

Una vez que ya se realizan las pruebas y se establece el diagnóstico médico, se puede comenzar con el tratamiento que sea más idóneo para la enfermedad subyacente, por lo que generalmente se indican medicamentos para mejorar los síntomas. Posterior a ese tiempo, se debe iniciar la terapia física para lograr la independencia funcional del paciente y para disminuir los trastornos que produce la ataxia.

"Los objetivos a cumplir en fisioterapia para mejorar los síntomas de la ataxia dependen de las capacidades físicas"

Por lo que entre los objetivos que se buscan en fisioterapia para tratar la ataxia se incluyen los siguientes: 

  • Fortalecimiento muscular.
  • Control motor de extremidades superiores e inferiores, tronco, cabeza y cuello. 
  • Regular el tono muscular, en caso de estar afectado.
  • Mantener la amplitud del rango articular.
  • Trabajar las actividades de la vida diaria para lograr aumentar la funcionalidad.
  • Trabajo del equilibrio y la propiocepción.
  • Actividades para disminuir el riesgo de caídas y otras lesiones.
  • Ejercicios de manipulación fina y de motricidad gruesa.

Ahora bien, para lograr lo anterior y que los síntomas de la ataxia puedan disminuir, para así mejorar la calidad de vida del paciente, se utilizan técnicas y métodos especializados de acuerdo a la edad y a la enfermedad que lo causo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar