Músculo pedio o extensor corto de los dedos

Definición

El pedio o como también es llamado extensor corto de los dedos, es un músculo plano que según la anatomía es el único que ocupa el dorso del pie, por lo que su acción esta destinada exclusivamente al movimiento de las falanges.

Los músculos que se encargan de la movilidad del tobillo y del pie,en su mayoría son aquellos que se ubican en la pierna, sin embargo existen otros que se encuentran directamente en los pies y que se encargan de mover los dedos. Entre ellos se encuentran los extensores y flexores.

"Es uno de los músculos que compone la anatomía del pie"

¿Dónde se encuentra el músculo pedio?

Se sitúa junto a sus cuatro tendones en la zona dorsal de los pies, y se encarga de recorrer la parte superior hasta llegar a los dedos.

¿Cuál es el origen y la inserción del músculo pedio?

Las fibras del músculo se originan en la cara superior del calcáneo y luego se dirigen hacia la segunda fila del tarso y los huesos del metatarso, para insertarse gracias a sus 4 tendones en las siguientes zonas:

  • El primer tendón pasa por encima de la articulación metatarsofalángica y se inserta en la falange proximal.
  • Los otros tres se insertan junto al tendón del músculo extensor común que mueven al segundo, tercer y cuarto dedo del pie.

Es decir, que no tienen inserción en el quinto dedo del pie.

¿Cuál es la inervación del músculo pedio?

La función de inervar al pedio, le corresponde a las ramas pertenecientes al nervio peroneo profundo, debido a que este es el que transita por la región dorsal de los pies, por lo que también inerva al tibial anterior. En cuanto a la irrigación esta es realizada por la arteria pedia, que es usada para medir el pulso en los miembros inferiores distales.

¿Qué función tiene el músculo pedio?

Tal como su nombre refiere, es el encargado de producir el movimiento de extensión de las falanges proximales, necesario para la marcha y todas aquellas situaciones que involucran al pie.

¿Qué lesiones afectan al músculo pedio?

El pedio es pequeño pero posee tendones que transitan por estructuras óseas, por esos son los más propensos a sufrir de lesiones como la tendinitis de los extensores. Esta patología genera dolor, inflamación, incomodidad al colocarse zapatos cerrados y en ocasiones limitación para la marcha por el incremento de la sensación dolorosa en el dorso del pie.