Encuentra tu clínica más cercana

Mapa de provincias de España A CORUÑA PONTEVEDRA OURENSE LUGO ASTURIAS LEÓN ZAMORA SALAMANCA CÁCERES BADAJOZ HUELVA SEVILLA CADIZ CANTABRIA PALENCIA VALLADOLID ÁVILA TOLEDO CIUDAD REAL CÓRDOBA MÁLAGA BURGOS SEGOVIA SORIA VIZCAYA GUIPUZCOA ÁLAVA LA RIOJA MADRID NAVARRA GUADALAJARA CUENCA ALBACETE JAÉN GRANADA ALMERÍA MURCIA HUESCA ZARAGOZA TERUEL CASTELLÓN VALENCIA ALICANTE LLEIDA TARRAGONA BARCELONA GIRONA SANTA CRUZ DE TENERIFE LAS PALMAS BALEARES CEUTA MELILLA

Sistema nervioso autónomo

Definición

El sistema nervioso vegetativo está dividido en dos sistemas, denominados simpático y parasimpático, los cuales se complementan y tienen funciones contrarias. Es decir, mientras uno se encarga de activar el otro inhibe las funciones de ciertas vísceras y órganos de la cavidad abdominal, torácica y pélvica.

Además del sistema nervioso central (SNC) y el periférico (SNP)que se encargan de controlar muchas de las funciones vitales para la vida diaria, también existe otro sistema denominado vegetativo (SNA), que gracias a sus dos partes fundamentales es capaz de controlar aquellas tareas que son realizadas de manera inconsciente e involuntaria.

"Es el sistema encargado de regular las tareas involuntarias e inconscientes del organismo"

¿Cómo funciona el sistema nervioso autónomo?

El sistema vegetativo es capaz de funcionar y de activar las tareas de los órganos del cuerpo humano, ya que está compuesto tanto de neuronas, como ganglios y nervios que se encuentran localizados en varios niveles de la médula espinal y que luego se dirigen hacia el corazón, pulmones, ojos, vejiga, estómago e intestinos, para inhibir o estimular ciertas tareas necesarias en los momentos de peligro pero también para devolver esas tareas del cuerpo a sus niveles normales. 

Entonces, es un sistema que se encuentra activado todo el tiempo y durante todas las actividades de la vida diaria. 

¿Cómo está formado el sistema nervioso autónomo?

Esta formado básicamente por el simpático y el parasimpático, los cuales a su vez se componen de neuronas y ganglios localizados en el cráneo, en la región de la columna torácica, lumbar y sacra, y además también son sistemas que para poder crear una activación en los órganos necesita de ciertos pares craneales y de los nervios espinales, en los que cada uno de ellos tiene un destino diferente.

¿Qué controla el sistema nervioso autónomo?

En el caso del simpático este se encarga de controlar a la pupila de los ojos, corazón, pulmones, estómago, intestinos, glándula salival y vejiga, cuando el ser humano se encuentra en una situación de peligro, con el objetivo de crear en el organismo los recursos necesarios para que la persona pueda huir o luchar.

En cambio, el parasimpático comienza su función cuando ya la situación peligrosa ha pasado, con el objetivo principal de devolver al corazón, pulmones y a todos los demás órganos a sus funciones normales.

Pero para que se puedan cumplir con todas esas tareas, se necesita de las estructuras nerviosas que pertenecen a los centros superiores del encéfalo. Entonces, el SNA es activado cuando recibe órdenes del SNC, específicamente del hipotálamo

¿Qué pasa si se altera el sistema nervioso autónomo?

Cuando se presentan alteraciones en el cerebro, médula espinal o en los nervios se podrán presentar trastornos y déficit en la funcionalidad de todos los sistemas nerviosos, ya que aunque son conocidos como sistemas diferentes, todos necesitan unos de otros para poder funcionar correctamente.

"Cuando se presentan alteraciones en alguna región que pertenece a este sistema podemos encontrar diferentes trastornos en los órganos afectados"

Entonces si aparecen trastornos por lesiones en el hipotálamo, Parkinson, problemas en el corazón, en el proceso de la respiración, o incluso en la función sexual, este será uno de los sistemas más afectados, por que su función general es controlar las funciones del sistema cardiovascular, pulmonar y muchos otras más.

Por lo que se presentarán síntomas y signos relacionados con la frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, la micción, la función sexual y el proceso digestivo.