Diagnóstico de la cervicalgia crónica. Cómo saber si la padeces.

Publicidad
Promedio: 5 (1 voto)
235
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

En algún momento puede haber sufrido de dolor de cuello, pero cuando éste es recurrente o permanece por largo periodos de tiempo es posible que presentes una Cervicalgia Crónica. Si deseas saber si realmente tienes una Cervicalgia Crónica presta atención, te expondremos los tópicos más destacables que permiten diagnosticarla y para que puedas tomar medidas al respecto de manera temprana:

Conceptos de Base

Cervicalgia solo quiere decir, dolor cervical

Sin bien el término significa dolor en la región cervical de la columna, éste dolor puede conllevar varios aspectos negativos que pueden afectar la calidad de vida de los afectados; las causas de la aparición de una Cervicalgia Crónica no están suficientemente claras, factores como la depresión, el trabajo físico, posiciones a menudo sedentes y dobladas en la oficina o el estrés emocional entre otros factores más.

"Pueden afectar la calidad de vida de quienes la padecen."

Crónica solo quiere decir que lleva mucho tiempo sin remitir o que se repite con frecuencia

Cuando el dolor no disminuye en intensidad y se prolonga por días se puede decir que es una enfermedad crónica. De igual manera si el dolor de cuello desaparece, pero en poco tiempo vuelve a aparecer con la misma intensidad de dolor o con un aumento, se le puede denominar Cervicalgia Crónica.

Signos y Síntomas

Existen tres tipos de manifestación que hablan de diferentes tipos de Cervicalgia

  • Dolor tensión generalizado del cuello
    Cuando el dolor se distribuye desde la región cervical hasta la región superior de los hombros, causando tensión y restricción de los movimientos cervical por la contracción muscular. Aquí los síntomas típicos son poca movilidad en el cuello con dolor en el cuello que se irradia en parte en el área superior de los hombros o la cabeza.
  • Dolor en un lado, constante e irradiado
    También existe otra manifestación de la Cervicalgia, la cual trata que el dolor se origina en el cuello y es irradiado a uno de los hemicuerpos e inclusive llega a distribuirse por todo el miembro superior. Generalmente indica una enfermedad degenerativa en progreso como una hernia discal.
  • Dolor muy puntual al movimiento
    Cuando se ve afectada una estructura muscular específica de la región cervical ya sea por contractura muscular o por un punto de gatillo miofascial activo, se puede manifestar la presencia de dolor al movimiento cervical o con la contracción del mismo.

¿Cómo lo detectamos?

Para el diagnóstico de la Cervicalgia Crónica, el fisioterapeuta tiene varias opciones, en un primer momento es fundamental una valoración detallada del paciente con un respectivo examen físico exacto en donde se valora la calidad del movimiento del cuello y la fuerza muscular de los grupos musculares que convergen en el cuello. 

Dentro de las pruebas funcionales para detectar algún proceso patológico en el cuello tenemos el Test de Spurling con el que se valora al paciente desde una posición sedente y con el cuello flexionado y girado hacia el lado ipsilateral, en esta posición se proporciona una fuerza de compresión lineal controlada por encima de la cabeza para determinar si se provocan síntomas como dolor o parestesias. Un resultado positivo de la prueba, es la aparición de dolor que se irradia hacia la extremidad superior hacia el mismo lado que la cabeza está flexionada lateralmente, lo que indicaría una compresión en una raíz nerviosa cervical.

Si los resultados obtenidos en la valoración no son concluyentes serán necesarios pruebas de imagenología como: rayos X, tomografía computarizada o resonancia magnética. Con ellas se puede examinar más detalladamente el estado de músculos, tendones, ligamentos, discos intervertebrales y demás estructuras anatómicas del cuello.

 

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 5 (1 voto)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar