INDIBA ACTIV en el tratamiento del dolor pélvico crónico - Reduce los síntomas

arriba
Me gusta
7593
98
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El dolor pélvico crónico se localiza en el abdomen bajo que evoluciona por un periodo de más de seis meses. Esta patología puede producirse por diversas causas: ginecológicas (endometriosis, adherencias, congestión pélvica, cistitis intersticial, etc.), gastroenterológicas (enfermedades inflamatorias intestinales o síndrome del intestino irritable), urológicas (síndrome uretral) o neurológicas (atrapamiento del nervio pudendo). 

Endometriosis y dolor pélvico crónico

Una de las causas de dolor de origen ginecológico es la endometriosis, que produce una reacción inflamatoria que, con el tiempo, da lugar a adherencias entre órganos pélvicos que puede causar un dolor muy incapacitante. 

Puede ser de carácter vaginal o uterosacro y está asociada con la dispareunia profunda, dicho de otro modo: el dolor en las relaciones sexuales. 

El dolor pélvico crónico es una sensibilización central de una información en la región del suelo pélvico que, por darse de forma repetida, acaba codificando cualquier información que proviene de esta zona, como información de dolor.

El principal responsable de este dolor crónico es por lo tanto el nervio pudendo, que al encontrarse en una situación de compresión o inflamación por tiempo prolongado acaba tendiendo siempre a dar información de dolor de forma sistemática. 

INDIBA® ACTIV y dolor pélvico crónico

El tratamiento del  dolor pélvico crónico con INDIBA® ACTIV (técnica que aplica la electroterapia de alta frecuencia para generar calor en los tejidos del cuerpo e incrementar la proliferación celular) puede realizarse de dos formas: en modalidad subtérmica- para dolores inflamatorios o agudos, y en modalidad térmica- para mejorar la vascularización y disminuir la tensión de los tejidos. Puede realizarse de forma externa con el electrodo en la entrada de la vagina dado que el sistema trabaja desde el interior del tejido y en muchas ocasiones no es necesario actuar de manera invasiva, o mediante el electrodo intracavitario, que es como una sonda pequeña, indolora, para permitir un acceso más específico a los tejidos que se tienen que tratar.

Los efectos que se logran con esta técnica son: una disminución del dolor y la inflamación, un aumento del metabolismo y mejora del trofismo, un reequilibrio óptimo del tono muscular y una movilización precoz. 

Ver comentarios (1)

Avatar

molt bona informació de l'endometriosi i del tractament gràcies i felicitats!

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar