Preparación del suelo pélvico para el parto: el masaje perineal

arriba
Me gusta
36436
209
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El suelo pélvico (1) es una estructura de suma importancia para nuestra calidad de vida y que en muchas ocasiones se ve afectado al momento del parto, debido a la distensión que deben sufrir las estructuras para permitir la salida del bebé.

El suelo pélvico está conformado por tejido muscular y conjuntivo que cumplen funciones muy importantes como sostener nuestras vísceras, funciones sexuales y funciones para nuestra correcta micción y defecación.

Por lo que resulta muy conveniente preparar esta zona para el momento del parto y aquí os explicamos cómo.

Preparación del suelo pélvico para el parto

La preparación al parto también debe ser concebida desde el punto de vista de la fisioterapia uroginecológica y obstétrica, encargada de preparar tu suelo pélvico para el momento del parto. Existen diversas técnicas para fortalecer la musculatura del suelo pélvico (2): ejercicios de Kegel, hipopresivos, la importancia del músculo transverso del abdomen y la activación del core… Pero, además de esta parte esencial del tratamiento rehabilitador que constituyen los ejercicios, existen otras tareas necesarias para preparar el suelo pélvico al parto: las movilizaciones de la pelvis -que nos ayudan a desmoldarla y mantener libertad de movimiento- y la elastificación de los tejidos perineales, mediante el masaje o el uso de dispositivos específicos para colaborar en esta tarea.

¿Qué es el Masaje Perineal?

El masaje perineal (3) es un método realizado para relajar y suavizar el perineo, el área entre la vagina y el recto. Esta práctica se realiza con mayor frecuencia durante las seis semanas finales del embarazo con el fin de evitar desgarros en el perineo y ayudar a prepararse para las sensaciones experimentadas durante el parto. Si te sientes incómoda con la idea de que alguien más realice el masaje, tú misma puedes realizártelo.

Antes de realizarte el masaje perineal te recomendamos lo siguiente:

  1. Pregúntale primero a tu médico, ginecólogo o fisioterapeuta si puedes realizarte tal masaje.
  2. Justo antes de realizarlo, toma un baño caliente de al menos 10 minutos.
  3. Córtate las uñas para que no te rasguñes al realizarte el masaje.
  4. Lávate bien las manos con agua y jabón.
  5. Colócate en una posición cómoda.
  6. Utiliza lubricante.

EPI·NO

Entre ellos, el EPI·NO, un producto que, además, te ofrece la posibilidad de realizar ejercicios de suelo pélvico que te ayudarán a fortalecer tus músculos, y así poder evitar las molestias asociadas a la incontinencia urinaria, o recuperar la musculatura debilitada por el parto, y como medida preventiva en el cuidado del suelo pélvico. En definitiva: ayudar a mejorar tu calidad de vida, afectada por circunstancias tan naturales como el embarazo o la menopausia. Podemos diferenciar tres líneas de acción principales del EPI·NO: en primer lugar, la preparación de la musculatura perineal para el nacimiento del bebé; en segundo lugar, los ejercicios con el EPI·NO favorecen una óptima recuperación muscular postparto; y, por último, el EPI·NO es una medida terapéutica eficaz para fortalecer el suelo pélvico y así evitar y prevenir la incontinencia urinaria.

El EPI·NO prepara el periné para el parto, disminuyendo el riesgo de daño perineal y la consecuente episiotomía. Además, una vez haya nacido tu bebé y sea el momento de poner en forma tu suelo pélvico, también podrás utilizarlo como un elemento de ayuda más en la recuperación muscular postparto.

Referencias Bibliográficas

(1)https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1569905618300022?via%3Dihub

(2)https://www.jvoice.org/article/S0892-1997(18)30255-8/fulltext

(3)https://physicianassistant.theclinics.com/article/S2405-7991(18)30025-2/fulltext

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar