¿Qué puedo hacer para solucionar mi dolor de piernas? Claves, consejos, tips y ejercicios

Publicidad
  • Imagen de Tomás Bonino
    Tomás Bonino
    Fisioterapeuta / Osteopatía estructural y ftp. deportiva
Promedio: 4 (1 voto)
339
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Si presentas dolor en las piernas de origen muscular, no sigas buscando, este es el vídeo que necesitas ver. Te compartimos en él una serie de consejos, claves y ejercicios que seguramente te serán de gran ayuda para aliviar los molestos dolores de piernas musculares. 

Dolores de piernas ¿Cómo aliviarlos?

Normalmente las piernas suelen doler al utilizarse excesivamente, como por ejemplo al sobrepasarse haciendo ejercicio o en alguna otra actividad y la musculatura se carga. En caso contrario, por falta de movilidad también se puede presentar dolor en las piernas. Cualquiera sea el caso, mientras sea muscular, estos ejercicios te van a ayudar. 

  • En estos ejercicios trabajaremos todas las piernas en general y por lo tanto sin importar la zona en donde te duela, siempre que lo realices vas a gozar de sus beneficios. 
  • En la pierna tenemos varios grupos musculares de suma importancia, entre los cuales podemos destacar: cuádriceps, isquiotibiales, glúteos, los gemelos y el tibial anterior. Por lo cual trabajaremos en liberarlos en caso de que el dolor sea por mucho uso o en su defecto, activarlos en caso de que sea por desuso. 

Ejercicio 1 

Para este ejercicio nos posicionaremos en la cama o en el suelo donde nos sintamos más cómodos. Y utilizaremos un palo de amasar en caso de que los tengas o un palo de escoba en el caso de que no. 
Lo que haremos es amasar el musculo cuádriceps con el palo de escoba, pasando por diferentes partes de la pierna (cuádriceps, isquiotibiales, tibial anterior y los gemelos) 
Solo se debe sentir una pequeña molestia, si genera dolor es que quizá le estés agregando demasiada presión y debas bajarle un poco a la intensidad. 
¿Qué voy a sentir cuando realice estos ejercicios? En el caso de que tengas la pierna muy cargada sentirás una sensación de alivio, de que liberaste la tensión de la zona. En el caso contrario, sentirás que tienes la zona más despierta, más viva. 

Ejercicio 2

Una vez ya hemos logrado que nuestros músculos estén más irrigados y activados, procederemos a realizar unos sencillos estiramientos. Pero unos estiramientos un poco fuera de lo común. 
Para ello, nos colocaremos de pie y buscaremos algo fijo de donde nos podamos apoyar. Lo importante es que no se vaya a mover y tampoco corramos riesgo de lastimarnos. 
Lo que haremos es agarrarnos del objeto y estirar llevando nuestro trasero lo más que podamos hacia atrás y hacia abajo. De esta manera estiramos de forma dinámica todo lo que es la parte de cadera y el cuádriceps. En la misma posición llevaremos el cuerpo y las rodillas un poco hacia adelante para que logremos estirar los gemelos.

Luego procederemos a apoyar el pie hacia atrás y llevo el peso hacia adelante para estirar toda la zona del tibial anterior. En el caso de los isquiotibiales los estiraremos de una forma que no es la habitual pero si que es muy eficaz. Para ello, sosteniendo nuestra espalda con una mano adelante y otras atrás para cuidar de que no la encorvemos, realizaremos una flexión de tronco y de forma activa llevaremos la pierna que vamos a estirar hacia la pared hasta donde llegues. 

  • Es importante recordar que los estiramientos se hacen a tolerancia, no deben doler y deben realizarse lentamente. 

Ejercicio 3

Este ejercicio se trata de realizar una cuclilla con el cuerpo bajando de forma recta y lo único que llevaremos hacia adelante son las rodillas y para subir debemos pensar en llevar el talón al suelo y manteniendo el cuerpo recto. 

  • Rodillas adelante: baja el cuerpo.
  • Talón al suelo: sube el cuerpo.

Ejercicio 4 

Este ejercicio es excelente y ayuda a brindarle estabilidad a toda la pierna en conjunto. Para ello, nos pararemos sobre una sola pierna e imaginaremos que alrededor tenemos un reloj analógico. Lo que haremos es que con el pie que queda elevado tocaremos las diferentes horas. 
Ahora bien, no es un ejercicio sencillo, de hecho es bien intenso, ya que no solo moveremos el pie, es necesario que nuestro cuerpo se mueva en conjunto para alcanzar llegar a la hora. El trabajo lo estaremos realizando en la pierna que se mantiene en apoyo sobre el suelo. 

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 4 (1 voto)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar