Túnel carpiano: 5 cosas que debes saber si vas a operarte

  • Imagen de Aibil Yglesias
    Aibil Yglesias
    Fisioterapeuta / Ftp. Músculo-Esqueletica / Ftp. Respiratoria

    Soy Licenciada en Fisioterapia de la Universidad Central de Venezuela y Técnico en Órtesis y Prótesis. Además, me he formado en terapia manual ortopédica, rehabilitación de suelo pélvico, rehabilitación cardíaca, fisioterapia invasiva así como diferentes herramientas terapéuticas. 

No hay votos
2410
0
0

Un gran porcentaje de pacientes con el síndrome del túnel carpiano no consideran la cirugía hasta que otros tratamientos como la fisioterapia hayan fallado. La cirugía puede aliviar los síntomas o hacerlos desaparecer posterior al procedimiento. Sin embargo, no está exenta de riesgos y complicaciones. Conocer más acerca de la operación del túnel carpiano, te ayudará a saber si es el mejor tratamiento para ti.

¿Cómo es una operación de túnel carpiano?

En el área de la muñeca, hay nervios y canales vasculares y venosos que discurren junto con nueve tendones flexores debajo de un túnel formado por un tenso ligamento que atraviesa la parte inferior de la muñeca. Un estrechamiento en esta área puede provocar dolor y alteraciones sensoriales que en conjunto se denomina síndrome del túnel carpiano. A medida que avanza la enfermedad, se puede desarrollar un entumecimiento permanente, especialmente en el pulgar, el índice y el dedo medio de la mano. Si este síndrome no se trata, también puede conducir a la atrofia de los músculos visibles en la yema del pulgar con un debilitamiento del desarrollo de la fuerza de la mano.

Existen dos procedimientos quirúrgicos indicados para resolver esta situación:

  • Cirugía abierta: se realiza una incisión en la parte interna de la muñeca, en donde el cirujano de mano corta el ligamento carpiano.
  • Intervención artroscópica: requiere una pequeña incisión cutánea en la palma de la mano y en la muñeca. Por donde se inserta una pequeña sonda con una cámara (endoscopio) introducida para monitorear la intervención. Se inserta al mismo tiempo un instrumento pequeño con el cual se corta el ligamento carpiano transverso.

Ambos procedimientos pueden aliviar los síntomas y tienen riesgos similares. Después de la cirugía artroscópica, es posible que se recupere un poco más rápido y pueda volver al trabajo antes.

¿Es la cirugía la mejor opción?

Si existen unos síntomas muy intensos  y que se prolongan en el tiempo, podemos decir que sí. En cambio, si han pasado pocos días, lo primero es buscar diferentes alternativas para buscar aliviar los síntomas y que los mismos desaparezcan. 

Si es algo que se ha alargado en el tiempo (varios meses o acercándose al año), si presentas unos síntomas muy intensos acompañados de un diagnóstico de electromiografía desfavorable, y sí no has obtenido resultados positivos en la rehabilitación física, con estas características la cirugía se convierte en una opción terapéutica. Pero si la electromiografía no es muy severa, aunque los síntomas sean severos yo me plantearía que puedes buscar otras opciones terapéuticas, debes de buscar otras opciones antes de la quirúrgica y realizar fisioterapia, ya que es fundamental, hay muchos síndromes del túnel carpiano que pueden mejorar con fisioterapia integrativa.

¿Qué tan riesgosa es la cirugía del túnel carpiano?

Por lo general, suele ser una cirugía rápida y con pocos riesgos, la mayoría de las personas operadas no sufren complicaciones significativas (mano inflamada o daño al nervio mediano); en estos casos, es posible que los problemas para mover la mano, el dolor y el entumecimiento no desaparezcan, pero esta situación es muy poco frecuente: menos de 1 de cada 100 casos pueden padecer complicaciones. En la mayoría de los casos los síntomas del túnel carpiano generalmente mejoran después de la cirugía y es posible una recuperación completa en unos pocos meses.

¿Cuándo es mejor operar el síndrome del túnel carpiano?

Como comentamos previamente, algunos signos pueden indicar que la única opción terapéutica para resolver los síntomas y recuperar la funcionalidad de la mano es la cirugía, por lo que es mejor operar cuando se presentan síntomas graves, como privación significativa del sueño y trastornos sensitivos del nervio mediano, notable debilidad muscular, y en aquellos casos que no han obtenido alivio de los síntomas con al menos 6 a 8 semanas de tratamiento no quirúrgico.

¿Cómo será la recuperación?

Después del procedimiento quirúrgico, se usa un vendaje alrededor de la muñeca. Los puntos se retiran después de unas dos semanas aproximadamente. Algunos médicos recomiendan mantener la muñeca con una férula durante unos días. Sin embargo, no hay evidencia de que esto tenga alguna ventaja en cuanto a la recuperación. Por lo tanto, no hay nada que le impida mover la mano y poner un poco de peso sobre ella el primer día después del procedimiento con ayuda de un fisioterapeuta.

Se deben evitar las cargas excesivas durante algunas semanas para permitir que la herida cicatrice adecuadamente. En cuánto a la pregunta de ¿Cuándo puede volver a trabajar? Depende mucho de su tipo de trabajo. Si la mano no se somete a mucha tensión en su trabajo, el retorno laboral suele ser posible después de unas tres semanas. Ahora bien, si tiene una actividad laboral pesada manualmente puede tardar de 4 a 5 semanas en retornar óptimamente.

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar