¿Andador sí o no? Análisis desde la fisioterapia de los peligros del uso del andador

¿Andador sí o no? Análisis desde la fisioterapia de los peligros del uso del andador
arriba
Me gusta
11344
106
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El andador es un dispositivo que asegura brindarle la estabilidad necesaria al bebé para enseñarle a caminar. Los andadores son acolchadas, fáciles de lavar, y han evolucionado tanto en la calidad de los materiales como en el diseño de su estructura, de modo que hasta puede regularse la altura para seguir el crecimiento del bebé. Pero este dispositivo esconde varios peligros para tu bebé y su desarrollo motor normal. En este artículo te explicaremos todo.

Desarrollo motor normal de un bebé

Los movimientos que realiza un bebé van desde lo más simple hasta lo más complejo. El desarrollo de las habilidades de un bebé se da en un orden determinado, pero éste depende de las habilidades, intereses y motivaciones de cada niño. Podemos dividir el desarrollo de éstas habilidades en 2 fases:

Primera fase: conductas reflejas

Los primeros movimientos de un bebé son reflejos. Los reflejos son respuestas automáticas e involuntarias que realiza un bebé ante determinados estímulos. Tienen dos propósitos: el primero es adaptarnos al medio que nos rodea para sobrevivir, y el segundo es prepararnos para el control del movimiento funcional. Los reflejos tienen una duración y aparición determinada, aunque ciertos reflejos perduran toda la vida. Aquel reflejo que no aparezca, sea irregular o se prolongue más allá de lo que debería puede poner en manifiesto una alteración en el desarrollo normal del bebé.

En la siguiente imagen podrás observar un cuadro que explica cada uno de los reflejos más importantes, su aparición y su desaparición.

A medida que pasan los meses los movimientos, como dijimos, se van volviendo más complejos. En la siguiente imagen te mostramos los movimientos que un bebé debe de lograr durante ésta etapa (aproximadamente desde el nacimiento hasta el 5to o 6to mes de nacido):

Segunda fase: habilidad de movimiento rutinario 

Después del nacimiento comienzan a desarrollarse habilidades mucho más complejas, voluntarias, con mucho más control y precisión, gracias a los movimientos que el niño ha iniciado en los primeros meses. Los reflejos de supervivencia van desapareciendo poco a poco, y le dan paso a reflejos más complejos como las reacciones de defensa, que permitirán mayor estabilidad y una correcta alineación de la cabeza en el espacio.

En la siguiente imagen se describen las reacciones de defensa, su aparición y desaparición.

En la siguiente imagen se describen los reflejos de enderezamiento y equilibrio, su aparición y desaparición.

En la siguiente imagen te mostramos los movimientos que un bebé debe de lograr durante ésta etapa (desde el 6to mes hasta el año):

¿Cómo el andador afecta el desarrollo del bebé? 

Si nos fijamos bien, la mayoría de los estímulos que recibe el cerebro del bebé provienen de las manos y los pies. El cerebro los codifica y los procesa para generar y guardar los patrones de movimiento. Además, el bebé debe luchar en contra de la gravedad para poder lograr la bipedestación. La gravedad representa una resistencia en contra del bebé. Nuestro cuerpo tiene la capacidad de soportar progresivamente resistencias cada vez más grandes, por lo que es una ventaja que la gravedad no varíe: el bebé va a desarrollar poco a poco su condición física, adaptándose a una resistencia que es constante.

Por qué el andador es tan perjudicial para tu bebé

En este vídeo nuestra fisioterapeuta colaboradora Lorena Gutierrez os explicará porqué no es recomendable el andador y que otras alternativas tenemos para estimular la marcha de nuestro bebé. 

La colocación del bebé en el andador representa entonces una barrera: los estímulos de las manos y los pies no viajan correcta o completamente al cerebro y la gravedad se anula (no aprenden a caminar, sino a desplazarse), por lo que no se desarrollan ni los patrones de movimiento correctos ni la condición física, y puede producir un salto en las etapas del desarrollo motor. También se ha encontrado que los andadores producen alteraciones físicas como pie plano (debido al poco contacto de la planta del pie con el piso y la alteración de la descarga de peso normal en el pie), deformaciones en las piernas (debido a la separación exagerada constante y prologada de las piernas) y deformaciones en columna (ya que después de un rato el bebé se cansa, reposa en el asiento de la andadera con los pies cruzados y la espalda curveada).

Observa en la siguiente imagen la posición arqueada de las piernas en el andador. Esta posición durante largos períodos de tiempo produce alteraciones en pies, piernas, cadera y columna.

Generalmente los padres colocan al bebé en el andador mucho antes de que logre sentarse solo, y se pretende que camine antes de tener al menos un control de tronco. Las razones más frecuentes por las que los padres escogen utilizar el andador son:

  • Mantener a los niños ocupados
  • Iniciarlos tempranamente en la marcha
  • Sensación de que el bebé se divierte utilizándola
  • Les fue obsequiada el andador
  • Fortalecer las piernas
  • El hogar es seguro porque no hay escaleras y el bebé puede utilizar libremente la andadera sin riesgos

Existen otros peligros del andador: los accidentes. Entre los accidentes más comunes tenemos:

  • Pellizco de manos y pies
  • El bebé puede volcarse utilizando el andador
  • Caer al agua con la andadera (corre el riesgo de ahogar al niño)
  • Caer por las escaleras con la andadera
  • Alcanzar objetos peligrosos (como una taza de café caliente o algún objeto pesado que caiga en la cabeza del bebé)

¿Qué opciones existen para promover un desarrollo motor normal en el bebé? 

Una alternativa segura y eficaz que le abra los caminos al bebé para que pueda dar sus primeros pasos son los corrales o las cunas. Éstas tienen barras protectoras altas y un espacio amplio en donde se puede colocar al bebé y sus juguetes, de modo que se ejercite, pueda levantarse, gatear, jugar e incluso caer sin hacerse daño. Permitir que los bebés se sienten, gateen, y caminen por sí mismos y a su propio ritmo, es la mejor manera de promover la coordinación y la habilidad para caminar.

Siguiendo todos estos consejos el desarrollo de tu bebé será mucho más seguro, y se dará con total normalidad. ¡Estarán tú y tu bebé igual de contentos!

Ver comentarios (1)

Avatar

Super gracias por la excelente información

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar