Anestesia epidural indicaciones y riesgos “… y Dios dijo: parirás con dolor”

Anestesia epidural indicaciones y riesgos “… y Dios dijo: parirás con dolor”
Average: 3.2 (6 votes)
7493
122
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La anestesia epidural es hoy en día la forma más utilizada de anestesia durante el parto,de hecho las mayoría de los partos en España se realizan bajo anestesia, se estima que alrededor del 80% de los partos se realizan bajo los efectos de la anestesia epidural, sin embargo es recomendable, como ante la toma o administración de cualquier otro fármaco, conocer las ventajas, las desventajas, y los riesgos tanto de recibir la anestesia epidural como de no recibirla.

¿En qué consiste la anestesia epidural?

La anestesia epidural es un tipo de anestesia local, es decir solo una parte de nuestro cuerpo estará insensible, mientras que seremos en todo momento conscientes de lo que ocurre, esto es imprescindible a la hora del parto, ya que es necesaria la colaboración de la madre. 

La anestesia epidural consiste en, la introducción de anestésicos en el espacio epidural, este espacio está en el canal vertebral por donde discurre la médula espinal, pero fuera de la duramadre la capa más externa que recubre la médula espinal. Este espacio epidrual tiene gran importancia, ya que salvaguarda a la médula de posibles daños por el movimiento o golpes.

¿En qué momento está indicada la anestesia epidural?

La epidural sirve para disminuir o eliminar los dolores de las contracciones durante el parto, la mayoría de los médicos prefieren administrar la anestesia en la fase activa del parto con el fin de evitar la posibilidad de que debido a esta se reduzca el ritmo de las contracciones.

Por otra parte la epidural puede aplicarse casi en cualquier momento excepto si hay una proximidad del parto tal que ya no de tiempo ha surtir efecto, ya que la epidural tarda entre 10 y 20 minutos para hacer efecto.

¿Cuáles son las ventajas de la anestesia epidural?

La ventaja principal es la reducción del dolor, que puede no ser completa, con lo que se reduce en parte el estrés de la madre.

Al ser una anestesia local, la futura madre puede colaborar activamente en el parto. Al administrarse mediante un catéter se puede regular a cantidad de anestésico con relativa facilidad.

En los casos de complicaciones, cesárea o ligación posterior las trompas, la paciente ya esta anestesiada lo cual permite un ahorro de tiempo y una mas rápida actuación médica.

¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios de la anestesia epidural?

  • Como en cualquier técnica invasiva, la anestesia epidural conlleva ciertos riesgos, derivados tanto de la tenencia de punción como de las sustancias que introducen en el organismo:
  • Ralentización del parto o incluso la detención del proceso, si esto ocurre es necesario administrar oxitocina.
  • Bajada de la tensión arterial
  • Disminución de la capacidad de la mujer para pujar o de hacerlo en la dirección correcta debido a la pérdida de sensibilidad.
  • Necesidad de sondajes vestales por la desensibilización de la vejiga
  • Dolores propios de la punción, derivados de la propia técnica
  • Cefalea postpunción, que puede prolongarse durante días, esta es una de las consecuencias más molestas
  • Alteración de los efectos de la anestesia, en ocasiones la anestesia puede no cumplir totalmente su cometido, dejando zonas fuera de sus efectos haciendo que el dolor se concentre en zonas concretas 

Todo esto, teniendo en cuenta que la técnica se realice de forma correcta, por parte del anestesista, un riesgo que siempre debemos asumir.

…Y Dios dijo:  parirás con dolor

El parto es un infierno de dolor, esa es la creencia que nos han transmitido, esta es la principal razón por la que las futuras madres eligen recibir la anestesia epidural durante el parto, pero debemos tener en cuenta que como ha demostrado la neurociencia, el dolor se interpreta a nivel del sistema nervioso central, y está sujeto a nuestras experiencias, nuestras creencias y a la mediatización del entorno, en muchas culturas existen prácticas que nosotros entenderíamos como muy dolorosas, como por ejemplo los ritos iniciáticos de algunas tribus y que sin embargo los que lo practican no los relatan como algo doloroso, el dolor es algo subjetivo y desde luego si todos nos dicen que va a doler y nos convencemos de que debe doler dolerá sin ninguna duda. 

Sin embargo es posible otra forma de entender el parto, se puede entender como algo natural se pueden describir las sensaciones del parto como parte de los cambios necesarios para el alumbramiento del bebé que son consecuencia de:

  • La dilatación del cuello uterino
  • La expansión de ligamentos y músculos del suelo pélvico
  • Las contracciones del útero
  • La compresión del plexo lumbosacro
  • La apertura de labios mayores, menores y vulva

Debemos desaprender el dolor, y muchas disciplinas ya lo han conseguido,  existen técnicas para cambiar nuestros pensamientos con respecto al parto,  para  desligar el sufrimiento del dolor y entenderlo de otra forma, de una forma natural como parte de un proceso, eso sí cuesta un esfuerzo una gran introspección y una formación adecuada a la que no todo el mundo está dispuesto, ya que en la sociedad actual ultramedicalizada en la que vivimos nos empeñamos en tapar el dolor en vez de entenderlo, olvidando una cuestión clave, el dolor es una forma que nuestro cerebro tiene de comunicarse con nosotros, y si nos empeñamos en no escucharlo siempre perderemos la batalla.

comentarios (1)

Comentario

Avatar

Se nota que el artículo está escrito por un hombre. Después de dos hijos, puedo decir que el dolor del parto es terrible y aunque tras el nacimiento, se olvida rápido, el durante es terrible. Hay partos larguísimos que te dejan extenuada y niños grandes que al salir, aún con el cuidado y las indicaciones de ginecólogos y matronas, te producen desgarros.... por lo que yo pienso que la epidural no solo es para evitar el dolor, sino para recuperar fuerzas antes del nacimiento, que puedas disfrutar del nacimiento de tu hijo y los momentos posteriores o evitar desgarros importantes por la necesidad continua de empujar.
El dolor es una señal de alarma que nuestro cerebro pone en funcionamiento por diversos motivos, pero cuando el dolor de una intensidad tal, como es un parto que dura muchas horas o incluso dias, hay que dar la posibilidad de paliarlo en la manera de lo posible, y no pensar ni hacer entender que "has perdido la batalla" por solicitarlo. El parto es duro, y cuanto mejor haya sido, mejor se llevarán las semanas posteriores, que esas si son realmente duras

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar