¿Cómo saber si tengo una rotura de menisco? síntomas, causas y tratamiento

¿Cómo saber si tengo una rotura de menisco? síntomas, causas y tratamiento
  • Imagen de Aibil Yglesias
    Aibil Yglesias
    Fisioterapeuta / Ftp. Músculo-Esqueletica / Ftp. Respiratoria

    Soy Licenciada en Fisioterapia de la Universidad Central de Venezuela y Técnico en Órtesis y Prótesis. Además, me he formado en terapia manual ortopédica, rehabilitación de suelo pélvico, rehabilitación cardíaca, fisioterapia invasiva así como diferentes herramientas terapéuticas. 

No hay votos
2710
0
0

Los meniscos son estructuras cartilaginosas en forma de media luna ubicada en la articulación de la rodilla que absorben una gran parte de la carga de presión al correr y saltar y, por lo tanto, protegen el cartílago articular. Una rotura de menisco involucra una lesión de estos amortiguadores hechos de fibrocartílago, conoce más sobre esta lesión a continuación.

Rotura de menisco

Los desgarros de menisco son una de las lesiones de rodilla más comunes en los deportes, especialmente en deportes de pelota como el fútbol. El menisco puede romperse si la rodilla se tuerce bajo cargas pesadas. Los desgarros de menisco como resultado de lesiones agudas (desgarros de menisco “traumáticos”) ocurren principalmente en personas más jóvenes. Por lo general, requieren cirugía pero a veces se pueden tratar de forma conservadora con ejercicios de fuerza, analgésicos y vendajes. El tratamiento adecuado depende del tamaño y el tipo de desgarro y de los síntomas.

Importante destacar que en el caso de desgarros de menisco relacionados con el desgaste (degenerativos), generalmente no se recomienda una operación. Muchas personas los experimentan a lo largo de sus vidas pero la mayoría de las personas ni siquiera los notan. El daño al menisco causado por el desgaste es particularmente común en personas con osteoartritis de la rodilla. Aquí es crucial entrenar la rodilla regularmente y tratar bien la artrosis de rodilla.

Funciones del menisco

Los meniscos asumen varias tareas al mismo tiempo. La superficie lisa del cartílago de las estructuras reduce la fricción que se produce entre el cóndilo y la cavidad cuando se mueve la articulación de la rodilla. Al mismo tiempo, los meniscos sirven como amortiguadores y facilitadores de los movimientos dentro de la articulación de la rodilla. Esta función es de gran importancia, especialmente cuando la rodilla está sujeta a cargas pesadas, por ejemplo, durante actividades deportivas.

Los meniscos interno y externo también aseguran que las superficies articulares del fémur y los huesos de la espinilla encajen exactamente entre sí. Esto distribuye mejor el peso y la presión sobre la articulación de la rodilla. Los meniscos también aseguran una buena nutrición del tejido cartilaginoso al distribuir de manera óptima el líquido sinovial sobre el cartílago articular.

Tipos de lesiones del menisco

Las lesiones de los meniscos afectan a la mayoría de los deportistas. Además del esquí y el snowboard, los deportes de alto riesgo también incluyen tenis, balonmano y kárate. Del mismo modo, las personas que a menudo usan demasiado las rodillas en el trabajo tienen más probabilidades de sufrir lesiones de menisco. Los hematomas y desgarros de menisco se encuentran entre las lesiones de menisco más comunes, y el menisco interno se desgarra mucho más rápido que el externo.

Como todas las superficies articulares cartilaginosas, los meniscos también pueden verse afectados por signos de desgaste. El tejido del menisco se degenera, se vuelve cada vez más delgado y finalmente se desgarra. Tales meniscopatías ocurren en particular en el contexto de la osteoartritis, es decir, el desgaste de las articulaciones.

En contraposición a este daño adquirido, el llamado menisco discal es una malformación congénita. Esta variante anatómica de los meniscos, que a veces se presenta en ambos lados, provoca dolor y el fenómeno de chasquido en la articulación de la rodilla.

Tipos de roturas de menisco

Los desgarros de menisco pueden ocurrir en diferentes lugares y varían en tamaño y forma, los diferentes tipos de desgarros de menisco son: longitudinales o circunferenciales y éstas a su vez en completas o incompletas, transversales o radiales, horizontales o clivajes (degenerativas), y complejas o mixtas.

Síntomas de un menisco roto

Los desgarros de menisco agudos relacionados con lesiones se expresan a través del dolor, especialmente al girar y doblar la rodilla. La rodilla también puede hincharse. Algunas personas escuchan un sonido de estallido cuando se rompe el menisco. Los síntomas que surgen dependen de la forma y el tamaño de la rotura del menisco.

Los desgarros de menisco más pequeños no siempre se notan de inmediato. El dolor a menudo se desarrolla sólo después de unas pocas horas o días. Algunas personas solo se dan cuenta de que su rodilla está lesionada después de unas pocas semanas. Entonces sentirá un movimiento desigual al doblar y extender la rodilla.

Los desgarros de menisco más grandes suelen ser más dolorosos y hacen que la rodilla se hinche. Además, pueden interferir o limitar los movimientos de la rodilla, como si la rodilla estuviera "atascada". Si parte del menisco se rompe puede bloquearla. Entonces ya no se puede estirar completamente.

Los cambios relacionados con la edad o los desgarros en los meniscos rara vez causan síntomas. Por ejemplo, alrededor del 20% de las personas mayores de 40 años tienen desgarros o daños en los meniscos que se pueden ver en el examen pero no causan ningún síntoma. Los meniscos desgastados son aún más comunes en personas con osteoartritis de rodilla: alrededor del 60 % de las personas con osteoartritis de rodilla visible en una radiografía tienen cambios o desgarros en los meniscos.

¿Dónde te duele cuando te rompes el menisco?

Al igual que el cartílago, el menisco en sí no está atravesado por fibras nerviosas, si se rompe, no duele. El dolor solo ocurre cuando las piezas del menisco quedan atrapadas en la articulación y estiran la cápsula articular. Sin embargo, es muy probable que los siguientes síntomas indiquen una rotura de menisco, especialmente después de un accidente:

  • Rango de movimiento limitado. El desgarro del menisco dificulta extender o flexionar completamente la articulación de la rodilla.
  • Dolor en los costados de la rodilla en el espacio articular donde se unen el muslo y la parte inferior de la pierna. El menisco interno es el más comúnmente afectado. Esto duele sobre el espacio interno de la articulación, especialmente al estirar la articulación de la rodilla.
  • Ruidos persistentes de crujidos en la unión del fémur y la tibia.
  • Hinchazón de la articulación de la rodilla.

¿Cómo saber qué tipo de lesión tengo en la rodilla?

Las roturas masivas de menisco pueden ocasionar bloqueo en la articulación de la rodilla, impidiendo que la misma se flexione o estire con normalidad, sin embargo, las lesiones meniscales tipo degenerativas o leves pueden ocasionar dolor de rodilla inconstante pero en definitiva sólo se puede determinar el tipo de lesión a través de estudios de imagenología con una resonancia magnética, en la cual podrá evidenciarse el estado real del menisco.

Causas de una rotura de menisco 

El daño de menisco, especialmente los desgarros de menisco (lesiones de menisco), a menudo son el resultado de un traumatismo por torsión en la articulación de la rodilla. En las personas mayores, un trauma menor es suficiente para dañar el menisco ya degenerativamente modificado. Un desgarro de menisco clásico a menudo es el resultado de accidentes, especialmente durante la práctica de deportes pero también en la vida cotidiana como al estirarse o levantarse de una sentadilla.

Factores de riesgo y complicaciones

Los desgarros agudos del menisco son comunes en los deportes que implican frenar al correr rápido y cambiar de dirección. Estos incluyen, por ejemplo, fútbol, balonmano, tenis y baloncesto. Las personas a las que les falta el ligamento cruzado anterior después de una lesión tienen rodillas más inestables y, por lo tanto, también tienen un mayor riesgo de daño de menisco.

El daño del menisco relacionado con el desgaste se ve favorecido por trabajos en los que a menudo hay que agacharse o arrodillarse. Cualquier persona que tenga mucho sobrepeso o que tenga que subir muchas escaleras también tiene un mayor riesgo. Además, el daño del menisco relacionado con el desgaste es más común en hombres que en mujeres.

¿Cuánto tiempo tarda en curarse un desgarro de menisco?

El tiempo que tarda en resolverse un desgarro de menisco relacionado con una lesión y que la rodilla se mueva normalmente depende del tamaño y el tipo de desgarro. También influye, por ejemplo, si se lesionaron los ligamentos de la rodilla. Otros factores importantes son el tipo de tratamiento y las condiciones físicas.

Después de quitar las partes dañadas del menisco, se tarda unas seis semanas antes de que sea posible volver a caminar y trotar distancias más largas, por ejemplo. Sin embargo, muchas personas necesitan unos meses antes de volver a sentirse cómodas y seguras en todas las actividades. Si se cose el menisco, se requiere un período de fisioterapia y rehabilitación más prolongado. Luego toma alrededor de 4 a 6 meses antes de que la mayoría de las actividades sean posibles nuevamente.

Tratamiento fisioterapeútico

Para que una rodilla funcione bien los músculos deben estar bien entrenados. Como tratamiento conservador la fisioterapia está indicada, así como también en casos después de una operación de menisco, también es recomendable la rehabilitación. Bajo la guía fisioterapéutica, los pacientes lesionados primero aprenden a entrenar sus músculos en la vida cotidiana mediante ejercicios de fortalecimiento de los músculos del muslo, ejercicios de propiocepción y equilibrio, y ejercicios de amplitud articular no dolorosa. Si se opera el menisco, la persona tarda alrededor de una semana en volver a caminar con normalidad. Después de unas 6 semanas podrá volver a hacer deporte.

Tratamiento con cirugía

Se pueden utilizar las siguientes opciones de tratamiento quirúrgico:

  • Sutura de menisco / re-fijación de menisco: además de ser indoloro para el paciente, la sutura de menisco tiene como principal objetivo preservar la función del menisco afectado. Aquí, la raíz del menisco se vuelve a fijar con el hueso (trans-óseo).
  • Resección parcial del menisco (solo lo necesario y lo mínimo posible): esto requiere un abordaje artroscópico que elimina el tejido degenerativo y deja intacto el tejido meniscal.
  • Trasplante de menisco: en raros casos, el menisco es tan defectuoso que debe extirparse casi o por completo. Si los síntomas persisten, a menudo es necesario un trasplante de menisco.

¿Cómo saber cuando es necesario operarse el menisco roto?

Debido a las conocidas consecuencias a largo plazo de las lesiones meniscales, ahora se están haciendo intentos en la artroscopia para reparar o preservar completamente el menisco o, si es necesario, eliminar solo lo dañado. A pesar de la ayuda de procedimientos de diagnóstico como la resonancia magnética nuclear (RM), la calidad del tejido, la localización del desgarro y la forma del desgarro son finalmente evaluados por el cirujano a través de la visualización artroscópica intraoperatoria del menisco lesionado, y finalmente se evalúa la terapia más prometedora aplicada.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar