Encuentra tu clínica más cercana

Mapa de provincias de España A CORUÑA PONTEVEDRA OURENSE LUGO ASTURIAS LEÓN ZAMORA SALAMANCA CÁCERES BADAJOZ HUELVA SEVILLA CADIZ CANTABRIA PALENCIA VALLADOLID ÁVILA TOLEDO CIUDAD REAL CÓRDOBA MÁLAGA BURGOS SEGOVIA SORIA VIZCAYA GUIPUZCOA ÁLAVA LA RIOJA MADRID NAVARRA GUADALAJARA CUENCA ALBACETE JAÉN GRANADA ALMERÍA MURCIA HUESCA ZARAGOZA TERUEL CASTELLÓN VALENCIA ALICANTE LLEIDA TARRAGONA BARCELONA GIRONA SANTA CRUZ DE TENERIFE LAS PALMAS BALEARES CEUTA MELILLA

¿Cuáles son las técnicas de fisioterapia usadas en caso de fracturas distales de peroné?

¿Cuáles son las técnicas de fisioterapia usadas en caso de fracturas distales de peroné?
  • Avatar
    (no verificado)
Promedio: 5 (2 votos)
431
0
0

Una fractura de peroné no se solventa solamente con el abordaje médico, para lograr la solución definitiva de esta lesión, son necesarias variadas estrategias terapéuticas enfocadas en la rehabilitación de las diversas funciones del tobillo afectado, esto con el objetivo de que el paciente logre volver a las actividades a las cuales esta acostumbrado, de la manera más óptima y funcional posible. A continuación, hablaremos un poco acerca de las estrategias terapéuticas usadas en el manejo fisioterapéutico de una fractura distal de peroné: 

¿Qué es una fractura distal de peroné?

El peroné es un hueso delgado y largo ubicado en la parte en el segmento distal de la pierna, justamente en la zona lateral después de la rodilla y que se extiende hacia abajo para formar la parte externa de la articulación del tobillo. Junto al hueso del peroné está la tibia, que se encuentra unida al peroné mediante un tejido llamado membrana interósea, que discurre a lo largo de los dos huesos. 

La fractura distal del hueso del peroné es una lesión común, que se produce generalmente por un esguince de tobillo severo..."

La fractura distal del hueso del peroné es una lesión común, que se produce generalmente por situaciones como un golpe directo en la parte exterior del tobillo, por torcer la parte inferior de la pierna de forma excesiva y, lo más común, por un esguince de tobillo severo. Además, se trata de una lesión común en deportistas que participan en disciplinas propensas a colisiones o deportes de contacto como fútbol, fútbol americano, baloncesto y rugby. Los adultos mayores, también tiene una alta incidencia de lesiones de este tipo, ya que esta población está expuesta a sufrir resbalones y caídas por las alteraciones de la coordinación y el equilibrio propias del envejecimiento. 

¿Cómo se consolida una fractura del peroné?

Desde el momento en que sucede esta lesión, el cuerpo da inicio a variedad de procesos fisiológicos enfocados en curar dicho hueso y, por supuesto de las estructuras adyacentes. Se han determinado que se dan principalmente tres procesos para lograr la curación completa del hueso, una fase inflamatoria, una fase de reparación y una fase de remodelación 

Fase de inflamación

A medida que el hueso se rompe, sangra e inicia un proceso inflamatorio. La sangre o el hematoma generado (coágulo de sangre) entra en el espacio entre los dos fragmentos fracturados para dar inicio a la curación o el proceso de reparación. La fase inflamatoria dura aproximadamente 5 días, mientras que la fase de reparación, 40 días.

Fase de reparación

Durante el proceso o fase de reparación, se forma un callo blando interno a través del sitio dividido en la fractura. El callo blando llena el hueso y se convierte progresivamente en un callo duro y rígido.

Fase de remodelación

Una vez que se ha formado el callo rígido duro, el cuerpo comienza la fase de remodelación. En esta fase, el hueso se remodela lo mejor posible a su forma original y recupera sus funciones y propiedades de resistencia. Esta fase puede durar más de 100 días. El tiempo medio de cicatrización ósea es de 8 a 10 semanas, y el tiempo de consolidación ósea es de 12 a 16 semanas, siguiendo el tiempo de curación natural, que constituye en estas etapas. 

Claves sobre la consolidación de fracturas

Los procesos de curación anteriormente expuestos puedes observarlos con detalle en la siguiente infografía:

Proceso de consolidación de una fractura ósea

¿Cuáles son las técnicas de fisioterapia usadas en caso de fracturas distales de peroné?

Para fomentar el proceso de curación natural del hueso, son necesarias intervenciones especificas acorde a los tiempos de curación que se están desarrollando. La interferencia con el tiempo de curación natural, como no seguir el estado de carga de peso según la fase de consolidación ósea, puede desplazar el hematoma y el hueso no puede curarse. Así como también, demasiado movimiento en el sitio de la fractura realizado de manera temprana, puede afectar el proceso de curación y evitar que se forme un callo rígido y duro, lo que da como resultado que el sitio fracturado se vuelva inestable (pseudoartrosis). 

Por lo anteriormente expuesto y muchos otros factores, generalmente en el proceso de rehabilitación de una fractura de peroné se llevan a cabo intervenciones terapéuticas que varían cada tanto tiempo, como las mostradas a continuación:

Fase I (Desde el 1° día hasta la 6° semana)

Inicialmente el fisioterapeuta busca aliviar el dolor y la inflamación presentes mediante el uso de crioterapia, termoterapia y drenaje linfático manual, en caso de que el tratamiento médico fuese conservador, también se usan ultrasonido terapéutico y magnetoterapia para incentivar la curación ósea. En esta fase se evita la descarga de peso, así como también se evitan movilizaciones tanto activas como pasivas del tobillo, sin embargo, se incentiva el movimiento y la fuerza muscular de las articulaciones metatarsofalángicas y de la rodilla. Una vez cumplidas las 4 semanas, se dan inicio a movilizaciones en el tobillo, así como también el fisioterapeuta da inicio a un entrenamiento progresivo, enfocado en ganar fuerza muscular de los cuádriceps, flexores dorsales y plantares del tobillo.

Fase II (6-8 semanas)

Dado que, en este tiempo, el cuerpo ha podido reparar medianamente la lesión y unir los fragmentos fracturados, se dan inicio a un entrenamiento con carga y resistencia mayor que el realizado en la fase anterior, para ganar rango de movimiento y fuerza muscular. Pudiendo retirarse la férula o yeso, esto claro, si se ha evidenciado en un estudio radiológico un callo óseo lo suficientemente fuerte y estable. Algunas de las intervenciones indicadas por el fisioterapeuta en esta fase son:

  • Progresión gradual a la carga completa.
  • Restauración de la mecánica normal de la marcha.
  • Movilización activa y pasiva completa en todos los planos de la articulación afectada.
  • Ejercicios de amplitud enfocados en restaurar la dorsiflexión completa.
  • Ejercicios isométricos e isotónicos de tobillo.
  • Fortalecimiento intrínseco del pie.
  • Entrenamiento propioceptivo.
  • Entrenamiento cardiovascular (sin impacto).

Fase III (8-12 semanas) 

Las fracturas que hayan sido estabilizadas de manera quirúrgica mediante material de osteosíntesis (placas y tornillos) pueden progresar hacia un entrenamiento más avanzado que aquellas que fuesen tratadas de manera conservadora, si este último es el caso, el fisioterapeuta en colaboración con el médico tratante, indican la dosificación del ejercicio adecuada, según los datos que refleje los estudios radiológicos. Algunas de las intervenciones indicadas por el fisioterapeuta en esta fase son:

  • Ejercicios de amplitud de movimiento en el rango de movimiento completo en todos los planos.
  • Fortalecimiento intrínseco avanzado del tobillo y el pie.
  • Entrenamiento de la marcha progresivamente más intenso (por ejemplo, iniciar corriendo en piscina hasta progresar a tierra firme).
  • Progresión lineal a movimientos funcionales laterales y rotacionales del tobillo.
  • Progresión bilateral a entrenamiento pliométrico unilateral.

Fase IV (12-16 semanas)

Para que el paciente logre obtener una funcionalidad normal que le permita seguir sus actividades cotidianas de manera óptima es necesario un entrenamiento más avanzado que el realizado en las fases anteriores. Algunas de las intervenciones indicadas por el fisioterapeuta en esta fase son actividades y ejercicios de mayor impacto y progreso funcional, así como también ejercicios deportivos específicos en el campo o la cancha con refuerzo funcional, adecuado a la disciplina deportiva que practica el paciente (de ser el caso). Según la evolución de la fractura de peroné se indica la vuelta a actividad deportiva a los 3-4 meses.

Rehabilitación de fracturas de tobillo con ejercicios, automasajes y estiramientos

Existen ciertas medidas terapéuticas que favorecen el proceso de curación y la recuperación de las funciones de la articulación afectada, algunas de ellas, las puedes realizar en la comodidad de tu hogar. En el siguiente vídeo te mostraremos de manera detallada cuales como realizar de manera adecuada ejercicios, automasajes, estiramientos y otras medidas terapéuticas que te ayudarán si estás pasando por un proceso de rehabilitación de fracturas de tobillo: 

Y además:
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 5 (2 votos)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar