Fisioterapia en la trombosis venosa profunda

Fisioterapia en la trombosis venosa profunda
No hay votos
78
0
0

El sistema cardiovascular está compuesto de una serie de estructuras que se encargan de transportar la sangre oxigenada hacia todos los tejidos que la requieren, por eso cualquier alteración puede generar síntomas variados de acuerdo al lugar de la lesión vascular. En el caso de problemas como la trombosis venosa profunda es importante conocer de qué se trata y como la fisioterapia puede ayudar aliviar sus síntomas (dolor, la tensión, la hinchazón y los cambios en la temperatura), es por eso que en el siguiente artículo encontrarás información al respecto.

¿Qué es la trombosis venosa profunda?

La trombosis venosa profunda constituye un problema vascular, y más específicamente en el vaso sanguíneo denominado vena, que se caracteriza por la formación de un trombo o coágulo de sangre que bloquea de forma parcial o total el flujo sanguíneo y con ello la capacidad de las vías de transportar la sangre hacia el lugar donde corresponde.

Entonces, una vez que se forma el coágulo, ya sea en la pierna, brazo o en los vasos que provienen del cerebro y el estómago, se podrán presentar un conjunto de síntomas característicos de la interrupción sanguínea, entre los cuales destacan el dolor, la hinchazón, el aumento de tamaño de la región, el incremento de la temperatura, la prominencia de las venas por lo que se convierte en várices, la cianosis y las alteraciones en la sensibilidad.

“La trombosis venosa profunda consiste en una alteración del sistema venoso y con ello se presentan problemas en el funcionamiento adecuado de las venas para transportar la sangre poco oxigenada”

Referente a los factores o patologías que pueden desencadenar la producción de un coágulo, podemos destacar los tumores, el embarazo, los períodos de inmovilización prolongados, algunas cirugías, exceso de peso, várices, fracturas y realizar actividades en una misma posición por un tiempo excesivo.

En cuanto al tratamiento, este puede incluir administración de medicamentos así como técnicas específicas de fisioterapia.

¿Cómo se trata la trombosis venosa profunda?

El tratamiento que se va a realizar para reparar el problema venoso va a depender de la severidad del bloqueo y de las complicaciones, debido a que existen casos que los pacientes presentan enfermedades adicionales como lo es la embolia pulmonar y el síndrome postrombótico. Por lo que a nivel médico el tratamiento generalmente incluye administración de medicamentos anticoagulantes, uso de vendajes compresivos e incluso cirugías cuando la situación se ha tornado más complicada.

Además de lo anterior, la fisioterapia junto con sus diferentes intervenciones terapéuticas puede proporcionarle al paciente una mejora de los síntomas y así mismo disminución el riesgo de desarrollar otros problemas cardiovasculares.

Tratamiento de Fisioterapia de la trombosis venosa profunda

Dependiendo de la causa que desencadenó la formación del trombo en el paciente, el tratamiento de fisioterapia podrá ser abordado de una forma diferente, ya que el cuidado no debe ser igual cuando las personas no tienen las mismas características clínicas.

“Los pacientes con problemas vasculares requieren de tratamiento, fisioterapia y de la realización de ejercicios específicos para disminuir el riesgo de otros problemas”

Sin embargo, las técnicas podrán ser similares, por lo que a continuación encontrarás un breve resumen al respecto:

  1. Movilizaciones pasivas y activas. Estas secuencias van a depender de la zona afectada y de que tanto se encuentre bloqueado el sistema venoso, ya que no todos requieren la misma velocidad ni frecuencia de repetición.
  2. Técnicas de compresión realizadas con equipos especializados con el propósito de disminuir el edema y el tamaño de la zona afecta.
  3. Aplicación INDIBA. Este tipo de terapia ayudar a eliminar la acumulación de sustancias nocivas debido a la alteración en las venas, así como también funciona para aumentar la presencia de oxígeno en zonas como las piernas y los brazos.
  4. Masajes circulatorios. Como la circulación se ve afectada de forma general, la persona tiende a experimentar exceso de tensión, dolor y cansancio, por eso la realización de un masaje con las técnicas adecuadas pueden ayudar a disminuir los síntomas.
  5. Gimnasia abdominal hipopresiva. Aunque pueda parecer que no tiene relación con los problemas cardiovasculares, este tipo de ejercicios puede proporcionar múltiples efectos positivos en la circulación, gracias a la estimulación y trabajo del diafragma, el cual es el músculo principal de la respiración.
  6. Uso de vendajes compresivos.
  7. Reeducación de la marcha, bipedestación y sedestación Los cuales son actividades que pueden resultar afectadas por los problemas vasculares.
  8. Reeducación de la postura. Además de la postura, es recomendable incorporar cambios en las rutinas laborales, sobre todo cuando se trabaja en una misma posición.
  9. Consejos alimenticios. La alimentación es un factor clave en la mayoría de las enfermedades y en la recuperación de las mismas, por eso es una actividad cotidiana que deber ser realizada de forma equilibrada.
  10. Ejercicio físico. Realizar ejercicio es la mejor manera que tenemos de protegernos contra lesiones y patologías, por eso debe ser parte de nuestra rutina diaria.
  11. Estos pueden ayudar a disminuir la tensión así como a prevenir lesiones, por lo que en muchas ocasiones podrá ser parte del tratamiento de fisioterapia.

En resumen, si bien la trombosis venosa profunda es una patología que afecta al sistema vascular, puede conllevar a problemas generales en la salud, por lo que realizar ejercicios personalizados de acuerdo a las características que presenten los pacientes será un buen tratamiento para evitar el riesgo de otras complicaciones.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar