Hipercifosis Dorsal. Qué es, tipos y ejercicio recomendado

Hipercifosis Dorsal. Qué es, tipos y ejercicio recomendado
arriba
Me gusta
446
12
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Cuando presentamos algún alineamiento incorrecto de nuestra columna vertebral existirá estrés y una tensión innecesaria que afectará al aparato locomotor y musculoesquelético. Por esta razón, al existir un alineamiento inadecuado de la columna vertebral debido a malas posturas, tensiones excesivas en tejidos como y estructuras como huesos, articulaciones, músculos y ligamentos, tendremos problemas y deformaciones como la hipercifosis dorsal. ¿Una solución? Al mantener y controlar la postura en distintas posiciones podemos brindar seguridad e integración para los diferentes sistemas corporales.

¿Qué es la hipercifosis dorsal?

Se considera a la hipercifosis dorsal una alteración postural, que además de generar un defecto estético en la persona, disminuye la capacidad de trabajo y la calidad de vida. Las desalineaciones del aparato locomotor son muy frecuentes y suelen ser asintomáticos.

En términos anatómicos, la cifosis es una curvatura sagital de la columna vertebral en la que la curva tiene una dirección posterior. Los límites normales de esta curva va desde 40° a 49°. Cuando los límites son mayores a 50° estamos en presencia de una hipercifosis. Esta deformidad suele estar fundamentalmente en la parte posterior de la columna y si avanza puede llegar a afectar la zona lumbar y adyacentes.

Tipos de Hipercifosis Dorsal

Existen dos tipos de hipercifosis: una juvenil y otra del adulto, con diferentes características y diversas maneras de aparición.

Cifosis Juvenil o Enfermedad de Scheuermann.

Es una enfermedad que altera y cambia la postura, aumentando así la curvatura de la cifosis dorsal. Puede tener complicaciones con el pasar de los años. Esta patología puede aparecer con mayor frecuencia en las etapas de crecimiento, pudiendo afectar a niñas adolescentes que comienzan a desarrollarse o los niños que presentan escaso desarrollo muscular, adoptando hombros redondeados y cabeza adelantada (alteraciones posturales más características de la hipercifosis).

Hipercifosis del Adulto.

Es una deformidad que afecta al 50% de la población adulta y además tiene una mayor incidencia en el género femenino, siendo la causa principal de este tipo de hipercifosis el envejecimiento, aunque hay otras causas que te comentamos a continuación.

Teniendo en cuenta que los tejidos envejecen, los ligamentos que se encuentran alrededor de las vértebras tienden a perder la capacidad que tenían de elastificarse con el paso del tiempo, produciendo calcificaciones y deformaciones. Esto, junto con la pérdida de las propiedades viscoelásticas de las vértebras, aumentan la curvatura de la columna dorsal.

Otra de las causas comunes de hipercifosis es la osteoporosis en el sistema óseo. Esta enfermedad debilita los huesos en la columna, por ende las vértebras son más propensas a presentar fracturas en forma de cuña. Aunado a esto, el mantenimiento de las malas posturas en flexión del tórax puede provocar una disminución de la movilidad de la parte anterior del mismo y una postura cifótica permanente por la pérdida de fuerza de los músculos extensores de la espalda y los interescapulares (músculos claves para mantener una postura erguida).

Movilización de hombros y tórax para posturas hipercifoticas.

Este es un ejercicio que te presentamos para ayudar a movilizar tus hombros y el tórax ya que, al mantener ciertas posturas inadecuadas a la hora de trabajar, encontraremos una musculatura acortada y que trabaja más que otras estructuras. Las malas posturas afectan nuestra vida diaria, por lo que debemos abordarlas de manera sencilla y cuidadosa; disminuyendo las cargas y tensiones acumuladas en las zonas de los hombros, trapecios, cuello, el tórax y activando y fortaleciendo la espalda.

Hipercifosis vs envejecimiento

Son muchos los factores que influyen en los cambios degenerativos de la columna vertebral. Siendo el envejecimiento la principal causa de que se desarrolle esta patología. Entonces tenemos que la hipercifosis es la sumatoria de:

  • El apiñamiento de los cuerpos vertebrales, que ayuda en su mayoría a la deformidad. Los cuerpos vertebrales pueden deformarse y hasta fracturarse.
  • Las propiedades viscoelásticas de los discos intervertebrales se pierden y por ende la altura de los mismos.
  • Las malas posturas que adoptamos día a día.
  • La disminución de la movilidad de la zona, provocando mayor influencia en la postura hipercifótica, pudiendo establecerse de manera permanente.
  • La disminución de la fuerza de los músculos extensores de la espalda, hay que tener presente que los músculos del core tienen gran influencia en la posición erguida de nuestro cuerpo.

Cierre de la cadena muscular anterior. Parte 1.

Cuando existe una alteración de la continuidad de las cadenas musculares, se crean diversos patrones que, si no se atacan a tiempo, pueden generar mayores complicaciones y hasta deformidades graves. Para abordar las posturas hipercifóticas es necesario tener en cuenta los estiramientos de la cadena muscular anterior, ya que son de vital importancia para mantener los tejidos tanto fasciales como musculares en buen estado.

Síntomas

La hipercifosis en sí es un síntoma, que en general está acompañado de otros como por ejemplo:

  • Dolor de espalda que puede subir de intensidad de leve a severo.
  • Existen dificultades para permanecer de pie, ya que, el desbalance del centro de gravedad se encuentra desplazado y además produce más cansancio del habitual.
  • Presencia de fatiga muscular en los músculos de la espalda, porque estos no están trabajando lo suficiente.

Diagnóstico

Existen diversas pruebas específicas para lograr diagnosticar la hipercifosis, especialmente las pruebas por exámenes de imagen como la radiografía. La radiografía permitirá confirmar el nivel de desviación y también la etiología que ocasiona o desencadena esta deformidad.

Tratamiento Fisioterapéutico

Al tratar las diversas causas de la hipercifosis dorsal se tienen distintas herramientas y métodos que se pueden implementar para lograr el buen funcionamiento de la columna vertebral, músculos y sus estructuras adyacentes.

El ejercicio terapéutico guiado y prescrito por un fisioterapeuta es la primera opción. Si tienes hipercifosis necesitarás de alguien que te ayude a modificar ese aumento de la curvatura mediante una serie de ejercicios específicos para el área, mejorando los desequilibrios musculares y promoviendo el entrenamiento de la fuerza de los músculos extensores de la espalda y la columna tanto en plano profundos como a niveles más superficiales. Los ejercicios prescritos por un fisioterapeuta te brindarán estabilidad y mejor alineación postural de todos tus segmentos. Cuando este problema se lograr resolver, obtendremos además una mejoría en la función respiratoria y en la movilidad del raquis, mejorando la cifosis y todas sus consecuencias.

La inclusión de los ejercicios aporta a los individuos a poder tener un rol más activo en el cuidado de su salud y en mantener las estructuras sanas para no recaer en posturas viciosas.

¿Cómo liberar la zona anterior para mejorar la postura?

Como sabemos el músculo pectoral se encuentra en la parte delantera del tórax, y es el motor principal para que existan disfunciones tanto a nivel de hombro como de columna dorsal. Cuando existe mayor tensión muscular en este músculo o en la cadena anterior muscular del cuerpo, tendremos problemas como la hipercifosis. Con diversos ejercicios, manipulaciones y estiramientos se puede restablecer el funcionamiento adecuado de esta musculatura, para así mantener una buena postura y disminuir el dolor en la zona.

Referencias Bibliográficas

  1. Brito, L. y col. Evaluación Postural y Prevalencia de Hipercifosis e Hiperlordosis en Estudiantes de Enseñanza Básica. Int. J. Morphol. vol.36 no.1. 2018.
  2. Lang, M. Estudio de la cifosis torácica y la lordosis lumbar mediante un dispositivo electro-mecánico computerizado no-invasivo (espinalmouse). Influencia del género, edad y masa corporal. Universidad de Granada. 2011.

 

 

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar