Encuentra tu clínica más cercana

Mapa de provincias de España A CORUÑA PONTEVEDRA OURENSE LUGO ASTURIAS LEÓN ZAMORA SALAMANCA CÁCERES BADAJOZ HUELVA SEVILLA CADIZ CANTABRIA PALENCIA VALLADOLID ÁVILA TOLEDO CIUDAD REAL CÓRDOBA MÁLAGA BURGOS SEGOVIA SORIA VIZCAYA GUIPUZCOA ÁLAVA LA RIOJA MADRID NAVARRA GUADALAJARA CUENCA ALBACETE JAÉN GRANADA ALMERÍA MURCIA HUESCA ZARAGOZA TERUEL CASTELLÓN VALENCIA ALICANTE LLEIDA TARRAGONA BARCELONA GIRONA SANTA CRUZ DE TENERIFE LAS PALMAS BALEARES CEUTA MELILLA

¿Qué puede aportar la fisioterapia en el tratamiento contra el Alzheimer?

¿Qué puede aportar la fisioterapia en el tratamiento contra el Alzheimer?
No hay votos
48
0
0

Cada vez son más los diagnósticos médicos por demencia en personas mayores de los países desarrollados; entre ellos cabe destacar el Alzheimer. Este tipo de demencia afecta a ciertas capacidades intelectuales y motoras de la persona que lo sufre, haciendo muy difícil su vida diaria y la de sus familiares o allegados, ya que esta enfermedad limita enormemente la independencia de quien la sufre. Los tratamientos existentes incluyen fármacos específicos, terapias cognitivas, ejercicio físico y fisioterapia. En este artículo nos centraremos en el papel que puede desempeñar la fisioterapia, ya que se ha demostrado que es una de las herramientas terapéuticas que mejor pueden ayudar a paliar algunos síntomas provocados por el Alzheimer.

Aspectos generales y descripción del Alzheimer

Es sabido que las enfermedades que afectan al cerebro amenazan con convertirse en las más prevalentes dentro de nuestra sociedad, algunas de ellas son la demencia, el estrés o la ansiedad (todas ellas afectan al organismo en general en gran medida). Hoy vamos a hablar acerca de la forma más común de demencia: el Alzheimer. Es un trastorno progresivo que afecta al cerebro, haciendo que sus células se vayan degenerando y muriendo, por lo que tristemente no es reversible (1, 2).

Al verse afectado el cerebro y éste controlar todo, las consecuencias son devastadoras. Lentamente la memoria, el pensamiento, el carácter, el lenguaje y el comportamiento social se verán alterados de manera negativa, resultando en una alteración casi total del carácter de la persona y de su funcionamiento en el día a día (1, 2).

Los efectos que provoca el Alzheimer pueden ser retrasados en menos o mayor medida, este aspecto depende de cada persona y cómo reaccione al tratamiento pautado. A unas personas les afecta más esta enfermedad que a otras, por ello cada tratamiento debe ser estudiado, individualizado y centrado en los problemas que presente la persona afectada. Es en la tercera edad cuando se incrementan las posibilidades de sufrir esta enfermedad, más aún si existe algún caso familiar (1, 2).

Tratamiento habitual del Alzheimer

¿Existe tratamiento para el Alzheimer? Afortunadamente sí, aunque únicamente para disminuir algunos de sus síntomas; esto tiene que quedar muy claro: todavía no existe un fármaco ni ninguna otra terapia que cure el Alzheimer (1, 2). También hay que destacar que de los tratamientos existentes, muchos de ellos ayudan a disminuir la intensidad de los síntomas y a mejorar en cierta medida la calidad de la vida de la persona afectada y de sus seres cercanos (3). 

Realmente no hay un tratamiento único que ayude a las personas, sino que lo ideal y más indicado es un tratamiento variado de diferentes terapias, creando un abanico de posibilidades que aporten al paciente diferentes estímulos, ayudándole así en su día a día y desempeño diario al máximo posible. Algunas de estas terapias son:

Fuente: Redaccionmedica.com

  1. Fármacos. Existen multitud de ellos y cada uno está indicado para mitigar algunos de los síntomas más recurrentes; unos actúan contra las pérdidas de memoria, otros para la depresión, otros para los dolores, etc.
  2. Terapia de estimulación cognitiva. Como su propio nombre indica, este tipo de terapia pretende mejorar la capacidad cognitiva del individuo mediante diferentes estrategias terapéuticas, ya sea mediante la práctica de diversas tareas o llevando a cabo ejercicios específicos. Por ejemplo: trabajar la orientación espacial y temporal, ejercicios de cálculo u otros que estimulen la memoria a corto-medio-largo plazo, reconocer objetos mediante imágenes, etc (4).
  3. Ejercicio físico. A parte de los principales beneficios que aporta realizar deporte (reducción en el riesgo de sufrir enfermedades, mejora de la circulación sanguínea, etc), se ha demostrado que éste influye también enormemente en la salud del cerebro, ya que mediante el ejercicio se reduce el riesgo de su deterioro y por ende, las probabilidades de sufrir Alzheimer u otra enfermedad que afecte al cerebro (2).
  4. Fisioterapia. Pocas son las situaciones donde la fisioterapia no pueda servir de ayuda, y en el Alzheimer no iba a ser menos. Es un complemento ideal al resto de tratamiento terapéutico a la hora de mitigar ciertos síntomas, por ello ha de ser tenida en cuenta si llegase el momento necesario.

Fuente: geriatricarea.com

Objetivos de la fisioterapia, ¿puede ayudar? ¿cómo?

Son múltiples los estudios, como el de E. García y JM. Vela (5), que afirman que la fisioterapia puede ayudar a mitigar en cierta medida el deterioro que provoca el Alzheimer en las personas que lo padecen, mejorando su calidad de vida y haciendo más llevadera las tareas del día a día en la casa y fuera de ella. Las consideraciones y cambios en la persona que debe tener en cuenta todo fisioterapeuta que trabaje con esta tipo de patologías son (5):

  • Cambian el carácter, se vuelven inseguros.
  • Presentan miedo y están muy preocupados por las situaciones de su alrededor.    
  • Se nota que son más torpes de lo habitual.
  • Aparecen fallos de memoria, desorientación y reconocimiento de personas y objetos.
  • Disminuye el vocabulario y su independencia en tareas cotidianas.
  • Aparecen alteraciones de sensibilidad.
  • Cada vez colaboran menos en cualquier actividad.
  • Pueden aparecer escaras, problemas respiratorios, problemas gastro-intestinales (con incontinencia de esfínteres), lesiones músculo-esqueléticas, etc.

Con toda esta cantidad de “problemas” que puede presentar el paciente, el/la fisioterapeuta debe entender la situación familiar que hay en el hogar y las consecuencias psicológicas y sociales que provoca. Cada caso clínico es diferente, se ha de estudiar de manera individual y proponer una serie de objetivos que resulten alcanzables, sean reales y puedan ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente en cuestión. Algunos de esos objetivos se han de centrar principalmente en (5):

  1. Activar físicamente al paciente para poner en funcionamiento su aparato locomotor, su capacidad psicomotriz y su sistema cardiorrespiratorio; consiguiendo en mayor o menor medida mitigar algunos síntomas y retardar el avance de la enfermedad.
  2. Motivar su propia independencia dentro de las tareas diarias del hogar como vestirse, lavarse, comer de forma autónoma, ir al baño, etc.
  3. Estimular su cerebro con terapias cognitivas y neurológicas, ayudando a que reconozca a las personas que le rodea, su entorno y a sí mismo/a.
  4. Para conseguir dichos objetivos, la fisioterapia presenta numerosas herramientas terapéuticas que pueden ser puestas en marcha y ayudar al paciente. A continuación se mencionan algunas de ellas (5, 6):
    1. Técnicas de relajación. Como la de Jacobson; contribuye a disminuir la angustia, la ansiedad y la atrofia muscular.
    2. Masoterapia. Ayuda a paliar el dolor y mejora el bienestar general.
    3. Cinesiterapia. Centrada en el movimiento del cuerpo; ya sea de forma pasiva, activa o activa-asistida, consigue la activación del aparato locomotor.
    4. Terapia manual. Para poner en orden cualquier desorden músculo-esquelético.
    5. Técnicas neurológicas. Bobath, Kabat. Basadas en la estimulación corporal y patrones de movimiento básicos del aparato locomotor.
    6. Ejercicio terapéutico. Enfocado en realizar un plan de entrenamiento centrado en las limitaciones del propio paciente.
    7. Hidroterapia. Ya sea la propia natación o ejercicios en el agua, ayudarán a relajar y estimular todo el organismo; pudiendo ganar funcionalidad y movilidad.
    8. Musicoterapia. Está demostrado que aumenta su estado de alerta y alegría; especialmente si es música que escucharon en su juventud.
    9. Entrenamiento de la marcha y cambios de postura/posición. Siempre en la medida de lo posible; se corregirán malos vicios y posibles alteraciones que provoquen alguna lesión músculo-esquelética.
    10. Entrenamiento de la propiocepción y coordinación psicomotriz. El objetivo será conseguir la mayor independencia, para ello hay que disminuir la posibilidad de riesgo de caída y este entrenamiento es ideal; además de que puede disminuir sus miedos a moverse libremente sin ayudas y los movimientos sean más fluidos.
    11. Técnicas respiratorias. Se debe mejorar la función respiratoria con: hábitos posturales, toma de consciencia respiratoria, entrenamiento del diafragma, flexibilización de la caja torácica, uso del espirómetro incentivado, etc.

Fuente: lanostrallar.com

Consejos para el día a día

Aparte de todos los consejos que pueda recibir la familia por parte de los especialistas médicos y de asociaciones de Alzheimer, el colectivo de fisioterapia especializado en enfermedades neurológicas también posee conocimientos y puede dar consejos para hacer más llevadero el día a día. No se trata de una guía clínica que deba seguirse a rajatabla, ya que como se comentó anteriormente, cada caso es único y debe ser estudiado como tal. Aquí se enumeran algunos consejos que pueden ser útiles (5, 7):

  • Que realice actividad física habitualmente, el movimiento es vida y estimula todo el cuerpo, incluido el cerebro.
  • Respetar el descanso y parar aquellos días que estén más cansados.
  • Fijar y crear rutinas, que la distribución de actividades varíen poco entre los días.
  • Limitar la cantidad de sonido y de multitudes, ya que crea confusión.
  • A la hora de tomar decisiones, reducirlo a lo más simple posible. Por ejemplo: dar a elegir entre dos opciones, ¿qué prefieres, macarrones o arroz? ¿Las zapatillas blancas o azules?

Conclusión sobre la fisioterapia y el Alzheimer

El Alzheimer es un tipo de demencia que afecta al cerebro y cada vez es más común en las sociedades avanzadas, tal vez sea por el aumento de la esperanza de vida, el ritmo frenético al que estamos sometidos o a multitud de diversos factores psicosociales. No existe cura ni tratamiento que impida su avance, aunque sí se pueden disminuir algunos síntomas y mejorar en cierta medida la calidad de vida. Los tratamientos disponibles en la actualidad son una combinación de diferentes ramas sanitarias: fármacos, terapias cognitivas, ejercicio físico y fisioterapia. Ésta última es la más cercana al paciente, ya que el fisioterapeuta interactúa directamente intentando estimular a la persona y conseguir así los objetivos propuestos en el plan de tratamiento. No tiene cura pero sí que se puede conseguir mejor calidad de vida, tanto para el paciente como para las personas que le rodean y cuidan.

Bibliografía

  1. Medlineplus.gov [serial on the Internet]. Bethesda: PUBMED; [actualizado Sep 2020; cited Oct 2020]. Available from https://medlineplus.gov/spanish/alzheimersdisease.html
  2. Mayoclinic.org [serial on the Internet]. Minessotta: Mayo Foundation for Clinical Education and Research; [actualizado Feb 2017; cited Oct 2020]. Available from: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/alzheimers-disease/...
  3. Blog.fpmaragall.org [serial on the Internet]. Barcelona: Fundación Paqual Maragall; [actualizado Jun 2020; cited Oct 2020]. Available from: https://blog.fpmaragall.org/existe-tratamiento-para-la-enfermedad-de-alz...
  4. Isesinstituto.com [serial on the Internet]. Valencia: Instituto superior estudios sociales y sociosanitarios; [actualizado Apr 2016; cited Oct 2020]. Available from: https://www.isesinstituto.com/noticia/estimulacion-cognitiva-en-paciente...
  5. García E, Vela JM. Fisioterapia en la enfermedad de Alzheimer. Elsevier [serial on the Internet]. 1999 Jul [cited Oct 2020]; 181(10): [about 10 p.]. Available from: https://www.elsevier.es/es-revista-revista-iberoamericana-fisioterapia-k...
  6. Lord TR, Garner JE. Effects of music on Alzheimer patients. Percept Mat Skills 1993; 76(2):451-5.
  7. Inforesidencis.com [serial on the Internet]. Madrid: Inforesidencias; [actualizado Jul 2018; cited Oct 2020]. Available https://www.inforesidencias.com/blog/index.php/2018/07/05/nueve-consejos...
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar