Vértigos o mareos. ¿Qué tengo?

Publicidad
Vértigos o mareos. ¿Qué tengo?
No hay votos
11292
167
0
(h3) Punto grueso
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Es importante a la hora del diagnóstico, diferenciar claramente si lo que sentimos son vértigos o mareos, ya que la causa de estos es totalmente diferente. Cuando lo que sentimos es que la habitación da vueltas y en cualquier momento podemos caer, lo que padecemos son vértigos. Habitualmente el origen será del oído, aunque puede tener diversas causas como el Síndrome de Meniere, infección, etc.

Sin embargo, cuando lo que sentimos es, más bien, una sensación de inestabilidad, como si estuviéramos borrachos, lo que tenemos son mareos. Las causas de esta afectación también pueden ser muy variadas: hipoglucemia, afectación del lóbulo temporal, cerebelo, alteración visual, fatiga, estrés, problemas cervicales… por ello conviene realizar un buen diagnóstico y esto estará en manos de un médico.

En muchas ocasiones el problema se soluciona fácilmente con fisioterapia, ya que puede deberse a un exceso de tensión de la musculatura cervical que provoca un déficit del riego sanguíneo. Una vez relajada la tensión muscular, la arteria vertebral lleva la sangre al cerebro de manera homogénea y desaparecerán los síntomas. Sin embargo, conviene conocer las posibles causas de mareos, muy comunes en la consulta de fisioterapia.

¿Será tensión baja?

Es una causa habitual en el mareo. Se suele sentir como al levantarnos de la cama bruscamente o al agacharnos y levantarnos rápidamente, se nos va la cabeza y se resuelve en poco tiempo. Lo que estamos sufriendo es hipotensión ortostática. Lo que ocurre es una bajada de presión arterial que provoca que la sangre no llegue en la misma cantidad a todas las partes del cerebro. En muchas ocasiones puede verse agravado por tensión muscular. Es un síntoma muy común en personas mayores, aquellos que toman medicación para la hipertensión o personas que tienen la tensión baja.

Si tienes este tipo de mareo, conviene que te acostumbres a levantarte despacio, por prevención.

¿Y si fuera hipoglucemia?

En este caso, además de sensación de mareos, se acompañará de malestar general, cansancio, palpitaciones, palidez, sudor frío… Lo que nos ocurre en esta situación es una disminución de la glucosa en sangre. Si te ocurre, conviene que te tumbes con las piernas en alto, te tapes y consumas carbohidratos para restaurar los niveles de azúcar. Una dieta equilibrada podría ayudarte. Si te pasa a menudo acude al médico.

Estrés, nervios, disgustos… ¿es posible?

Sí, podría ser desde un problema leve, en el que tensamos por estrés la musculatura del cuello hasta una crisis de ansiedad. Este tipo de mareo, a menudo se acompaña de una respiración anormal (entrecortada, rápida…), palpitaciones, temblores, sudoración, inseguridad…

Si te ocurre te recomiendo que practiques alguna técnica de relajación, ensayes la respiración abdominal en la que respires en calma y profundamente y si persiste en el tiempo, acudas a un psicólogo.

Me han dicho que igual es del oído…

Los vértigos suelen tener su origen en el oído interno, responsable del equilibrio. Si el oído interno falla, la información que mande al cerebro será errónea y por lo tanto, tendremos problemas a la hora de estabilizar la mirada, notaremos cómo la habitación da vueltas e incluso podríamos caernos.

En estos casos recomiendo acudir a una clínica de otorrinolaringología para realizar un buen diagnóstico y que te indiquen su posible tratamiento. Algunos de los problemas del oído interno que podríamos padecer son:

  • Vértigo posicional paroxístico benigno: acúmulo de material calcáreo en los conductos del oído interno. Se soluciona con unas maniobras o ejercicios que tendrás que realizar en casa durante unos días.
  • Neuritis vestibular: inflamación del nervio vestibular. El tratamiento suele ser con corticoides.
  • Enfermedad de Ménière: episodios que comienzan sin previo aviso. Se acompaña de vértigo, presión en el oído, hipoacusia y zumbidos en el oído.
  • Síndrome de De Ramsay Hunt: infección por herpes zóster. Provoca vértigo, dolor agudo, pérdida de audición y parálisis facial.

Cómo diferenciar si un mareo es de origen cervical o de oído

En este vídeo se explican las diferencias entre un mareo de origen cervical y un mareo que tiene su origen en un problema en el oído.

Hechos acerca del mareo y del vértigo

  • La sensación de mareo podría ser una señal de un problema del oído interno.
  • El sistema de equilibrio del oído controla el flujo sanguíneo, por lo tanto, si ese proceso va mal por alguna razón, podrías llegar a sentirte mareado.
  • Bajos niveles de vitamina B12 pueden producir mareos.
  • El mareo puede ser un síntoma de enfermedad cardíaca.
  • Las migrañas a veces causan vértigo.
  • Los mareos pueden estar relacionados con la ansiedad.
  • Los paseos en barco pueden causar mareos.
  • Los mareos y el vértigo pueden ser efectos secundarios de algunos medicamentos.
  • El tipo de dieta que consumas y la deshidratación podrían causar mareos.
  • Existen varias causas menos comunes de mareos y vértigo.
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Log in or register to post comments