Cuerpo y mente son todo uno, no lo olvides, como te sientes influye en como te mueves

Cuerpo y mente son todo uno, no lo olvides, como te sientes influye en como te mueves
No hay votos
4578
142
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La postura es el lenguaje de nuestro cuerpo, por lo que aunque parezca increíble es el resultado de nuestras emociones. Y quizá pensarás ¿Cómo puede ser esto así? Si analizas detalladamente, te darás cuenta que la postura de nuestro cuerpo variará en función de nuestras emociones. Por ejemplo, cuando te encuentras triste o afligido tu cabeza se encontrará cabizbaja y tus hombros adelantados con la espalda encorvada, mientras que en el caso contrario, cuando nos encontramos felices nuestra postura cambia, la cabeza y la espalda se encuentran erguidas y nuestros.

A continuación explicaremos más detalladamente la relación entre nuestra postura y nuestras emociones

La postura y las emociones

Nuestro estado físico, mental y emocional están totalmente interrelacionados, por lo que para considerarse que estamos “saludables”, estos 3 aspectos deben encontrarse en perfecto equilibrio.

De manera consciente o inconsciente, nuestras emociones se ven reflejadas en nuestros gestos y nuestras posturas, por lo que para poder atender nuestro cuerpo debemos atender de la misma manera nuestros sentimientos y emociones. 

Cada una de nuestras emociones determina acciones musculares específicas, como por ejemplo: al estar molestos, automáticamente se frunce nuestro ceño, demostrando una clara y evidente relación entre lo que sentimos y lo que nuestro cuerpo refleja.

Cuando una emoción se instala de manera permanente en nuestro ser provocando una acción muscular especifica constante, se crea un desequilibrio de manera progresivo que va trayendo consigo una cadena de tensiones musculares, que con el paso del tiempo se resumirán en posturas perjudiciales y en consecuencia, dolores corporales, que dicho sea de paso ¡empeora el cuadro emocional!

Es una especie de circulo vicioso, una cosa lleva a la otra y viceversa, es por esto, que no podemos atender nuestro cuerpo sin atender nuestras emociones y atender nuestras emociones sin atender nuestro cuerpo.

Entonces… ¿Qué debo hacer?

Lo primordial es mantener una actitud positiva ante la vida y las distintas circunstancias que en ella se presenta, después de esto, todo se irá dando consecuentemente

Muévete

Esa frase común de nuestras madres que dice “¡Ponte recto!”, no solo nos invita a modificar nuestra postura, sino que nos invita a movernos, tomar acción, reaccionar. Es importante no estancarnos en una situación o emoción, debemos actuar y mantenernos activos, de esta manera evitamos que una emoción negativa se instale en nuestro cuerpo y traiga consigo todas aquellas tensiones musculares que estamos buscando prevenir.

Haz ejercicio

Parte de movernos está en ejercitarnos. Hacer ejercicios nos ayuda a liberar estrés, preocupaciones y tensiones.

Por medio del ejercicio podemos no solo atender a nuestro cuerpo sino también a nuestra alma y de esta manera sentirnos mucho mejor anímicamente y como ya sabemos: si nos sentimos bien, mejora nuestra postura.

Respira

La respiración es importante, pero no esa respiración cortita y apresurada a la que estamos acostumbrados. Respira tranquila y suavemente, deja que tu abdomen se infle y llene de calma cada parte de tu cuerpo. Practica esta respiración diariamente de manera consciente y cuando menos te lo esperes, ya estarás respirando correctamente de manera habitual.

Haz actividades de recreación

Empieza a practicar actividades que te hagan interactuar con otras personas, de manera que mejores tu entorno social. Esto te hará sentirte más seguro, acompañado y positivo, liberarás emociones negativas y dejarás entrar más emociones positivas.

Tómate tu tiempo

No todo en la vida es trabajo, estrés u ocupaciones. También es necesario pasar tiempo con nuestros amigos y familiares e incluso, tiempo a solas. Un tiempo que esté libre de todas aquellas emociones que nos ahogan y nos generan ansiedad.

Estos son algunos de los consejos que os brindamos para mejorar tu estado emocional y en consecuencia tu postura corporal, te invitamos a ponerlas en práctica y disfrutar de sus beneficios, ya que no se trata solo de cambiar el aspecto exterior, es necesario atender las necesidades de nuestro interior. 

Postura corporal. Visión psico-emocional

A continuación en este vídeo te hablaremos sobre la postura corporal desde una visión psico-emocional. Te invitamos a verlo.

¿Te ha gustado la infografía? ¡Valórala!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar