Consejos para cuidar la piel en verano

No hay votos
999
0
0

Atlas de Fisioterapia Integrativa - Libro Fiit concept

Qué ocurre a nuestra piel en verano

Las altas temperaturas pueden inducir la deshidratación del organismo y por tanto, también de la piel. Por otra parte, el organismo responde al calor con la transpiración y este exceso de humedad favorece las infecciones y las dermatitis, especialmente en las zonas donde hay pliegues. A ello hay que añadir el efecto de la radiación ultravioleta a las largas exposiciones al sol.

Más allá de un riesgo de desarrollar un cáncer cutáneo (melanoma), la piel envejece prematuramente, perdiendo su elasticidad y favoreciendo la aparición de arrugas. A corto plazo, una piel mal cuidada puede volverse seca, áspera, descamarse y adquirir una apariencia apergaminada o cuarteada, lo que se debe a la pérdida del factor hidratante que debe evitar la deshidratación de las células de las capas más profundas.

Tratamiento en verano fuera de casa

Podrías realizar una limpieza profunda y que sea sin abrasivos, ya que el daño a la piel puede ser contraproducente con el sol, por esta razón lo mejor es realizarse un tratamiento con vitaminas, ya que estos son antioxidantes y previenen las machas. La radiofrecuencia facial es considerado uno de los mejores tratamientos para utilizar todo el año, pero en verano genera unos beneficios extras y no olvides la madero terapia facial, lifting, drenajes linfáticos manuales o cualquier otro tratamiento manual.

Tratamientos que te puedes hacer en casa

Céntrate en la hidratación diaria, de la manera mas cómoda para ti porque la deshidratación es el principal problema en el verano, así que colócate cremas hidratantes.

Si tu piel es propensa a manchas, puedes utilizar tratamiento despigmentante.

Qué no hacer en verano

No utilizar productos abrasivos, evitar los tratamientos de láser en la cara, siempre utilizar protector solar, no solo en verano sino durante todo el año.

Protección solar

Se denomina factor de protección solar (FPS) al número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema o enrojecimiento previo a la quemadura. Se debe tener en cuenta que la definición sólo indica la capacidad de protección frente al eritema y no frente a los otros efectos producidos por la radiación UVA.

Los rayos UVA penetran la piel y son los culpables de las manchas oscuras, las líneas de expresión, la piel con tono desparejo y las arrugas.
Por otro lado, los rayos UVB son más conocidos por causar quemaduras. Estos rayos rozan la superficie de tu piel y dejan quemaduras molestas y líneas de bronceado.

Tipos de protectores solares

Existen 2 tipos de protectores solares, los químicos, son aquellos que absorben la radiación y la reflejan, tardan entre 25- 30 minutos en hacer efecto en la piel, en su mayoría contienen productos como, cinamatos, salicitatos, etc.

Los protectores inorgánicos se encargan de reflejar toda la radiación, por lo tanto, no conseguirás tener vitamina D, lo recomendado es aplicarlo en la cara.

Debes aplicarlo sobre la piel limpia y seca, recuerda que los protectores orgánicos tardan 30 minutos para entrar en acción, colócalo antes de salir al sol; la replicación del protector dependerá del uso que tengas, si tu sudoración es abundante o si estas en el agua, ya que necesitarás replicarlo en más ocasiones.

Y además:
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar