¿Cómo afecta el embarazo al suelo pélvico?

Publicidad
No hay votos
10613
175
0
(h3) Punto grueso
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El suelo pélvico es el conjunto de músculos que tapizan la parte inferior de la pelvis. Se encarga de sostener las vísceras (vejiga, uretra, vagina, útero, recto y ano), de la función de continencia de la orina y de las heces, y de la función sexual y reproductiva que se pone de manifiesto durante el embarazo y el parto.

Si existe un acontecimiento estrella en la vida de la mujer, que está acompañado de numerosas transformaciones, tanto a nivel físico como emocional, este es sin duda el embarazo. Algunas de las modificaciones que la futura mamá experimenta en su cuerpo son más visibles que otras. Y, una vez más, el suelo pélvico suele ser el gran olvidado en una etapa en la que, precisamente, debería ser el invitado de honor.

¿Quieres saber por qué afecto a nuestros músculos del suelo pélvico?

A lo largo del embarazo los músculos de tu suelo pélvico se ven sometidos a una presión superior a la habitual, y no de manera puntual (como sucede cuando realizas algún esfuerzo), sino constante. Debido al aumento de volumen y a las hormonas que se segregan durante el embarazo (relaxina y progesterona) los ligamentos de la región perineal y abdominal se relajan en exceso.

En consecuencia el abdomen se distiende, disminuyendo el tono de la musculatura de esta zona, y es por esto que el periné corre el riesgo de debilitarse, algo a lo que también contribuye otro factor que afecta a las presiones del suelo pélvico y es bastante frecuente entre las mujeres embarazadas: el estreñimiento. Todo ello acaba traduciéndose en que, con frecuencia y, sobre todo durante el último trimestre puedan aparecer los pequeños escapes de orina al toser, estornudar, reír a carcajadas… Es lo que llamamos incontinencia urinaria de esfuerzo y, en algunos casos, puede prolongarse tras el nacimiento del bebé. Pero tranquila, se pueden tomar medidas para evitarlo.

Varios estudios epidemiológicos han mostrado que la incontinencia urinaria, en particular la incontinencia urinaria de esfuerzo, está fuertemente asociada con el embarazo y el parto. La prevalencia de incontinencia urinaria de esfuerzo aumenta durante el embarazo y disminuye después del parto.

A medida que el bebé crece, el aumento de su peso va a producir cambios anatómicos en la vejiga y en la uretra, produciéndose una mayor apertura del cuello de la vejiga y una mayor movilidad de esta debido a los cambios hormonales del embarazo que también afectan el complejo del piso pélvico.

Beneficios de la fisioterapia durante el embarazo

Los beneficios son tantos, que si estás embarazada deberías ponerte en manos de un fisioterapeuta obstétrico para lograr lo siguiente:

  • Mantener en forma el abdomen, el suelo pélvico y la postura mediante los ejercicios de Kegel, la activación del músculo transverso del abdomen, el masaje perineal, entre otros.
  • Te ayuda a conocer mejor tu cuerpo y manejar llevaderamente el embarazo.
  • Aliviar las molestias propias del embarazo –ciáticas, lumbalgias, sensación de pesadez en el bajo vientre…
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar