¡Mi suegra la padece! ¡Mi amiga también! Yo también…¡Artrosis!

¡Mi suegra la padece! ¡Mi amiga también! Yo también…¡Artrosis!
arriba
Me gusta
10627
193
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La artrosis o mejor dicho la ósteo-artrosis ( OA), es una de las patologías ósteo-articulares mas frecuentes y es asociada a la edad en la mayoría de los casos.  Se piensa que el mecanismo fisiopatológico de la OA sea fundamentalmente del tipo degenerativo, debido al uso y a la consiguiente destrucción de las articulaciones y más bien del cartílago.

Esta visión de la inevitable degeneración de las articulaciones debidas a un desgaste y al edad, no es por todos compartida. También la OA en algunos aspectos sería la consecuencia de un proceso inflamatorio, como atestiguan la presencia  de citocinas y células inflamatorias en las estructuras articulares artrósicas. En la OA los primeros cambios debidos a la inflamación se verifican en las membranas sinoviales y en las inserciones de los tendones. Después la inflamación se  extiende al cartílago, destruyéndolo. La inflamación ataca más bien las capas más profundas del cartílago, con la consiguiente pérdida de sustancia, reducción de los líquidos lubricantes, reducción del espacio articular y aumento del roce . El diagnostico más bien es clínico y se basa sobre las características del dolor y sobre el examen objetivo de las articulaciones. La confirmación diagnóstica es radiológica, mientras los exámenes de laboratorio no son importantes, sino para excluir otras formas reumáticas u otras patologías a cargo de las articulaciones. El objetivo del tratamiento es principalmente el mantenimiento  en lo posible de la función articular, buscando ralentizar el daño articular y el dolor. La actividad física regular, el recurrir a tratamientos físicos (fisioterapia, osteopatía, acupuntura, etc.), el yoga, el control de peso y una alimentación rica en nutrientes y antioxidantes son los mejores medios (a mi parecer) para prevenir los síntomas del OA. Pero en cambio muchos ancianos y  más jóvenes también, que sufren de OA, no hacen otra cosa que recurrir regularmente a fármacos antiinflamatorios y analgésicos, obteniendo así sólo  mejoras transitorias  de los síntomas y al mismo tiempo exponiéndose a todos los graves riesgos ( toxicidad hepática, de riñón y cardiovascular) asociados al abuso de estos fármacos. El empleo de los fármacos de síntesis, tiene que ser ocasional y en casos extremos. En todos los otros casos, ( y es mi opinión) es preferible la utilización de fármacos naturales, como son los homeopáticos y los fitoterápicos.

La dieta

Una dieta bien conducida es de fundamental importancia en las formas reumáticas en general. Reduce la inflamación, los dolores y la rigidez matutina. El modo de alimentarse moderno, rico de almidones, cereales, gluten, azúcares, lácteos, omega-6, bebidas dulces y productos desvitalizantes, de escasa calidad, ricos en aditivos y conservantes es muy perjudicial para quien sufre afecciones reumáticas. En la prescripción de una dieta, conceptos generales a parte, cuenta mucho la valoración de la constitución personal.

La dieta también sirve para combatir esa moderna plaga de la obesidad que representa el más importante factor de riesgo modificable de la OA. La obesidad pone en serio peligro sobre todo las articulaciones de las manos, de la cadera y de las rodillas. Son bastantes 5 KG de más para empeorar el cuadro radiográfico de la OA de las rodillas en 1,36 veces.

También, investigadores del Ankara Physical Medicine and Rehabilitación Training and Research Hospital han publicado recientemente un estudio donde resulta evidente la relación entre los niveles bajos de vitamina D3 y el riesgo de desarrollar la artrosis. Un adecuado aporte de vitamina D es necesario para una renovación optima del cartílago y precedentes estudios epidemiológicos han mostrado que bajos niveles de vitamina D son asociados a la artrosis de las rodillas ( gonartrosis). También bajos niveles de otras vitaminas liposolubles ( A,E,K) son asociadas a un mayor riesgo de artrosis.

Por esta razón, los investigadores turcos han decidido profundizar más  la relación entre vitamina/artrosis. Han reclutado 80 mujeres entre los 20 años y los 45 años de edad que no presentaban dolores o problemas de rodillas. Las mujeres se dividieron en tres grupos sobre la base de sus valores de vitamina D:

  • 10ng/mL
  • 10ng/mL but < 20 ng/mL
  • 20 ng/mL

Se midió después el espesor de los cartílagos de las rodillas por medio de un ecógrafo. En el grupo <10ng/mL el cartílago era más fino en todos los puntos medidos respecto a la de los otros grupos de mujeres. Esta es entonces otra confirma que bajos niveles de vitamina D pueden estar asociados a un mayor riesgo de artrosis. También otro estudio  publicado el año pasado ha mostrado que la implicación  de la vitamina D para mejorar sensiblemente el dolor asociado a la gonartrosis, confirmando una vez más la importancia de la vitamina D en la artrosis.

Homeopatía

Puede ofrecer una ayuda importante en la OA. Disponemos de numerosos fármacos, unitarios y complejos, para tomar por vía oral. Rico es también el arsenal terapéutico de fármacos inyectables, extremadamente importante sobre todo en el tratamiento mesoterápico local de las articulaciones dañadas. Es el médico experto en homeopatía  el que debe valorar la estrategia terapéutica más apropiada. No es posible aquí enumerar todos los fármacos homeopáticos utilizados en la terapia de la OA. A título de ejemplo, me limito a citar algunos fármacos unitarios clásicos:

  • RHUS TOXICODENDRON- La descripción clínica del artrosis evoca inmediatamente las modalidades de este fármaco que son:  el empeoramiento con el descanso y a los primeros movimientos y mejoría con el movimiento continuo, y el empeoramiento con el tiempo húmedo.
  • RADIUM: indicado para dolores en la zona lumbosacra y de las rodillas.
  • NATRUM: Sujeto obeso, con retención hídrica y afecto de artrosis a las caderas y a las rodillas. Muy sensible a la humedad. Empeora mucho en la época invernal.
  • TUBERCOLINUM: Tendencia a la deformación articular.
  • ACTAEA RACEMOSA : Cervicalgia y dorsalgia.
  • CAUSTICUM: Se agrava con el frio y el viento frio y seco.
  • BRYONIA: Es uno de los fármacos para los episodios agudos.

Fitoterapia

En estos últimos decenios, numerosos estudios han confirmado las propiedades anti-reumáticas de varias plantas medicinales, ya utilizadas como analgésicos y antiinflamatorios en las medicinas tradicionales y populares de varias partes del mundo. Es importante señalizar que el efecto de las plantas medicinales sobre el dolor y sobre la inflamación no es inmediato, necesita una suministración regular  por días, semanas y a veces  meses, antes de hacer plenamente efecto, pero es también el tratamiento que yo mas aconsejo por los resultados obtenidos en mis pacientes.

Aquí os dejo algún ejemplo:

  • Cúrcuma (como antiinflamatorio)
  • Boswellia serrata Roxb. (Antiinflamatoria, analgésica).
  • Harpagophytum procumbens DC (Antiinflamatoria).
  • Salix spp, (analgésica).
  • Commiphora mukul: (antiinflamatoria).
  • Equisetum arvense L., ( antiinflamatoria, conectivo-protectora).
  • Trigonella foenum-graecum L. ( Antiinflamatoria, conectivo-protectora).
  • Urtica dióica L., (  depurativa).
  • Zingiber officinalis Roscoe (analgésica, antiinflamatoria) y muchas más..

A lo que se refiere a la aplicación externa yo aconsejo la ARNICA, una planta respaldada por muchos estudios científicos, por tener el mismo efecto de moléculas como el antiinflamatorio IBUPROFENO.

ATTENCION, muchas de estas plantas tienen una acción fluidificante de la sangre y pueden potenciar la acción de fármacos anticoagulantes orales de los cuales hoy muchas personas mayores hacen un uso sistemático.

Takeshi. Osteopata por la Michigan State University en el College of Osteopathic Medicine, inscrita en la (AACOM)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar