Consejos para prevenir la epitrocleitis o codo de golfista

Consejos para prevenir la epitrocleitis o codo de golfista
No hay votos
121
0
0

La epitrocleitis o también llamada codo de golfista es un tipo de lesión tendinosa, en la cual se afectan los tendones que se encargan de flexionar a la muñeca, específicamente en su paso por la epitróclea del húmero a nivel del codo. Esta patología es producto de movimientos repetidos y mantenidos en el tiempo de la zona del codo, por lo que aprender los ejercicios, estiramientos y otras recomendaciones para fortalecer los tejidos, puede ayudar a prevenir la lesión de los tendones flexores. 

¿Cómo prevenir la epitrocleitis?

Las lesiones de los tendones suelen ser producto de movimientos constantes así como de sobrecargas de la musculatura que se encuentra en la zona (antebrazo y brazo), por lo que la prevención de problemas como la epitrocleitis y la epicondilitis consiste en realizar ejercicio de forma regular, pero adaptado a las capacidades de la persona, evitar movimientos bruscos del codo, instaurar pausas activas durante las actividades cotidianas y al practicar algún deporte, para así prevenir el exceso de tensión muscular, realizar estiramientos musculares antes y después de los ejercicios y estar atento a las señales que nos envía nuestro cuerpo, para así poder responder de una manera que sea acorde para evitar lesionarse.

"Las articulaciones están diseñadas para moverse, sin embargo un movimiento constante y de elevada intensidad puede conllevar a lesiones de las estructuras que la componen, tal como ocurre con la epitrocleitis y la epicondilitis."

Ejercicios para evitar la epitrocleitis

Realizar ejercicio físico es la mejor manera que tenemos para protegernos de lesiones del sistema musculoesquelético, sin embargo cuando los ejercicios no son realizados de la forma correcta pueden desencadenar la aparición de lesiones en tendones, músculos y articulaciones. 

Es por lo anterior que resulta importante para las personas que realizan golf u otra actividad que implique movilización del codo, que aprendan cuales ejercicios pueden ayudar a evitar que aparezca la inflamación en los tendones de los músculos epitrocleares, entre los cuales podemos mencionar:

Estiramientos de la cadena anterior del brazo

Los músculos de la cadena anterior de los brazos son los que se encargan de realizar en su mayoría los movimientos que incluyen flexión de codo, muñeca y dedos, por lo que aprender a estirar esta parte de los miembros superiores puede ayudar a prevenir lesiones si se realizan de la forma correcta.

Estiramientos para antebrazo y brazo

El sistema muscular requiere de un equilibrio para poder mantenerse saludable, por eso el exceso de tensión de una zona puede conllevar a lesiones en otras áreas. Es por eso que en el siguiente vídeo podrán aprender estiramientos sencillos para estirar los músculos del brazo y antebrazo.

Automasajes de los músculos epitrocleares

Una buena técnica de masaje puede proporcionar amplios beneficios para eliminar tensiones y aliviar el dolor, es por eso que aprender a realizarlo puede aportar múltiples efectos positivos para disminuir el riesgo de problemas en los tejidos de la zona. 

Pilates y sus ejercicios para fortalecer la musculatura del brazo

Además de los estiramientos y los automasajes mencionados, se deben incluir en la prevención de la epitrocleitis todas aquellas actividades que ayudan al fortalecimiento muscular, lo cual puede ofrecernos el método Pilates.

Recomendaciones y consejos para prevenir el dolor de codo

Aparte de incorporar rutinas de ejercicio, estiramientos musculares y automasajes, también existen otras actividades que se pueden evitar o incorporar para disminuir el riesgo de tener una lesión tendinosa y así presentar dolor de codo.

Entre las recomendaciones y consejos incluimos:

  • Mantener una correcta postura corporal, al trabajar, practicar deporte o incluso al ejecutar actividades de la vida diaria, tal como es limpiar.
  • Si aparece dolor en la de codo, procura disminuir la intensidad del ejercicio o en su defecto dejar de hacerla.
  • Incorporar pausas activas cada hora aproximadamente. Esto ayuda a evitar las sobrecargas en todo el cuerpo.
  • Procurar evitar forzar la articulación, sobre todo cuando se levanten objetos pesados.
  • Si la intensidad del dolor va incrementando, se recomienda asistir con un fisioterapeuta de confianza, para que evalúe la zona afecta y se pueda comenzar el tratamiento en caso de ser necesario.

En caso de que no se haya podido evitar que apareciera la lesión es necesario comenzar con el tratamiento lo antes posible para evitar mayores consecuencias, de la cual podrás obtener información pulsando aquí, lo mismo ocurre con la epicondilitis que es una patología similar.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar