Factores emocionales y nutricionales que influyen sobre el sistema ginecológico de la mujer

Factores emocionales y nutricionales que influyen sobre el sistema ginecológico de la mujer
arriba
Me gusta
9024
79
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

En muchísimas ocasiones los profesionales hemos escuchado comentar a nuestras pacientes como su dolor de espalda aparecía o se incrementaba durante la menstruación, incluso que una hernia discal sólo se volvía sintomática durante los días de la regla. El útero puede provocar y favorecer diferentes problemas de espalda y lesiones músculo-esqueléticas, y es que cualquier víscera u órgano, cuando está en disfunción (que no es lo mismo que enfermedad, disfunción significa solo mal funcionamiento), puede provocar  una serie de síntomas propios de cada órgano, pero también pueden provocar síntomas a niveles músculo-esquelético propios y peculiares de cada órgano. En este artículo me propongo a explicar la relación entre el mal funcionamiento del sistema ginecológico y la espalda, además de abordar los factores causales que alteran el funcionamiento del sistema ginecológico de la mujer.

El sistema ginecológico de la mujer

El sistema ginecológico de la mujer está ubicado en el abdomen, justo detrás del hueso pubis. Está compuesto por los siguientes órganos:

Los ovarios

Los ovarios son órganos en forma de huevo que se encuentran a cada lado del útero (cada mujer debe tener 2 ovarios). Son órganos pequeños, pero aún más pequeños en las niñas y en las mujeres que entran en la menopausia (en la pubertad y en la adultez crecen en tamaño).

Los ovarios contienen los óvulos, que son las células reproductoras femeninas (las células que, al unirse con el espermatozoide, forman un embrión).

Las trompas de Falopio

Son órganos que se localizan, al igual que los ovarios, a ambos lados del útero (igualmente, cada mujer debe de tener 2 trompas de Falopio). Por lo general mide entre 9 y 12 centímetros. La función principal de las trompas de Falopio es la de servir de medio en el que sucede la fecundación del óvulo y los espermatozoides cuando se encuentran. Al producirse la fecundación, el huevo comienza a dividirse en muchas células, y desciende a través de las trompas de Falopio hasta el útero, donde se implantará y crecerá el embrión hasta convertirse en feto.

El útero 

El útero se ubica en el centro de la pelvis; la vejiga se encuentra delante del útero y por detrás del mismo se encuentra en intestino grueso (su porción rectosigmoidea). El útero tiene 2 porciones: el cuerpo del útero (en donde se desarrolla el bebé durante la gestación) y el cuello uterino (porción a través de la cual ocurre la salida hacia la vagina del bebé en el momento del parto).

Las mamas 

Forman también parte del sistema ginecológico. Estas no se encuentran en el abdomen, sino en el tórax. Son 2 mamas las que una mujer debe de tener y entre ellas existe cierta asimetría. Están compuestas por tejido adiposos, y en ellas se encuentran los lóbulos, estructuras que producen la leche materna.

Además, la mama tiene una prominencia de piel más oscura que conocemos como pezón. Las características de la mama (tamaño, volumen) dependen de la alimentación que se lleve, de las variaciones durante la vida y el embarazo.

¿Por qué se altera el sistema ginecológico?

Me centraré fundamentalmente en dos factores causales, la alimentación y las alteraciones emocionales (dejo aparte otros factores más evidentes como secuelas de tratamientos quirúrgicos, cesáreas)

Factores nutricionales

Como no puede ser de otra forma, el tipo de dieta influye directamente sobre el sistema ginecológico de la mujer, por ejemplo: todos los alimentos que generen un aumento de toxinas en sangre perjudicarán al útero.

Factores emocionales 

El sistema ginecológico, siguiendo los principios de la medicina oriental y de la psicología, se ve afectado negativamente por emociones vinculadas al miedo, inseguridad y falta de autoestima en el ámbito de la procreación y educación de los hijos. Hacerse preguntas constantes como ¿Seré capaz de educar a mis hijos?, ¿Quiero realmente tener hijos? ¿Quiero realmente ser madre?, ¿Y si el embarazo me hace mal? Entre muchas otras.

También un estrés de vida  alto y mantenido en el tiempo puede debilitar el organismo afectando entre otras posibilidades al correcto funcionamiento del sistema ginecológico.

Tratamiento de las disfunciones del sistema ginecológico: visión de la medicina natural 

Existen diversos tratamientos para las disfunciones del sistema ginecológico:

Nutrición para la regulación del sistema ginecológico

Las recomendaciones que citaré a continuación están basadas no tanto en los nutricionistas convencionales (que están más ligados a la medicina y por tanto a la enfermedad), sino en nutricionistas alternativos y de gran prestigio (Doctor Jean Seignalet, Linus Pauling, Doctora Kousmine y Cala H.Cervera) más asociados a la medicina natural enfocada a las disfunciones orgánicas y por tanto más útil cuando hablamos de problemas de espalda de origen ginecológico. ¿Qué alimentos hay que tener en cuenta? Pues:

  1. Lácteos en general. Los lácteos un grupo de alimentos controvertidos pero cada vez más estudiados. En un estudio realizado en el Instituto Roswell Park de búfalo (Nueva York) se comprobó que las mujeres que beben más de un vaso de leche entera al día tienen un riesgo 3 veces mayor de padecer cáncer de ovario a las que no toman nunca. Solo se considera aceptable tomar un yogurt al día y algo de queso fresco de cabra o de oveja.
  2. Carnes rojas. Disminuir el consumo de carne roja (la carne que proviene de mamíferos, tales como la vaca, venado, jabalí, etc.) a un día por semana y especialmente restringir los embutidos.
  3. Evitar en lo posible los dulces, bollería, bebidas azucaradas.
  4. Aumentar el consumo de frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pescado azul y frutos secos.
  5. Tomar regularmente aceites mono y poliinsaturados (por ejemplo el aceite de onagra).

Tratamiento para las emociones

Los órganos que entran en disfunción se benefician de los tratamientos con plantas medicinales, ya que le devuelven lo necesario para funcionar correctamente y soportar todas aquellas tensiones que pueden hacer que se altere.

En este video se muestran tratamientos de plantas medicinales y oligoelementos muy importantes para mejorar la función ginecológica.

Plantas medicinales y remedios naturales para el Sd. piramidal derecho por útero

En este video se habla del síndrome del piramidal derecho, pero los tratamientos de plantas medicinales que se indican también son válidos para cualquier otro problema músculo-esquelético provocado por una alteración ginecológica.

Añadir nuevo comentario