¿Qué podemos hacer cuando tenemos las piernas cansadas?

Publicidad
¿Qué podemos hacer cuando tenemos las piernas cansadas?
No hay votos
19051
223
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Las piernas cansadas son una situación incómoda que afecta de manera habitual a una de cada dos mujeres, esta situación se produce por una vasodilatación de las paredes venosas, haciendo que se marquen más en la superficie, apareciendo las temidas varices y arañas vasculares, pero además suponen un problema de salud puesto que dificultan el correcto retorno de la sangre al corazón.

Hay factores que influyen y favorecen esta situación como pueden ser las altas temperaturas, estar muchas horas de pie, sentada, la falta de ejercicio o los cambios de peso.

En este artículo te vamos a dar unos tips que puedes incluir en tus hábitos y rutinas diarias para lucir piernas y además mejorar tu salud.

Muévete.

Todos sabemos que el deporte presenta múltiples beneficios, en el caso de las piernas pesadas y la mala circulación tiene una acción especial puesto que al activar la musculatura de las piernas activamos la llamada BOMBA MUSCULOESQUELÉTICA que no es más que la presión que la musculatura produce sobre las venas, que favorece que la sangre vuelva hasta el corazón.

Por otro lado sabemos que el sobrepeso es un factor de riesgo en la aparición de mala circulación por lo que mantener una vida activa nos va a ayudar a mantener nuestro peso a raya.

Y descansa… pero de la manera correcta.

La circulación de las piernas tiene que luchar contra la gravedad para volver hacia el corazón por ello después de estar mucho rato de pies quieto o sentado es recomendable que te des un pequeño paseo para facilitar la activación de la circulación. Otra cosa que debes de hacer es sentarte, siempre que puedas con las piernas el alto, una buena costumbre es tener un pequeño banquito o reposa pies cerca del sofá.

Usa medias de compresión.

Especialmente si tienes que pasar muchas horas al día en una misma posición, de pies o sentado, son complicadas de poner y en verano dan bastante calor, pero merece la pena porque son realimente eficaces, además enseguida te acostumbras y le coges el tranquillo a ponértelas.

Date duchas de agua fría y baños de contraste.

El calor es un gran enemigo de la correcta circulación de tus piernas, y siempre hemos escuchado que en los esguinces o en las situaciones de artrosis los baños de agua fría o la alternancia de agua fría y caliente es bueno, pero ¿sabemos por qué? Es bueno porque fortalece los músculos de las arterias y las venas, por eso mejora la circulación.

Para hacer un correcto baño de contraste debes de empezar siempre por el agua caliente, y mantener unos 3 minutos, para posteriormente en el agua fría otro minuto, después volvemos a repetir el proceso, unas dos o tres veces más, además debemos de meter las piernas en agua caliente una vez más, es decir, vamos a empezar y terminar con agua caliente, puedes hacerlo con la ducha directamente, o utilizando dos palanganas.

También es bueno que termines tus duchas con agua fría en las piernas porque van a contrarrestar la dilatación de los vasos sanguíneos que se produce durante la exposición al agua caliente en la ducha, estas duchas de agua fría nunca deben de exceder los 20 minutos.  

Elige tu ropa con cuidado.

Las prendas de ropa muy ajustadas van a dificultar el retorno venoso por eso debes de evitar las prendas muy ceñidas, los cinturones apretados, o los calcetines con goma, además los tacones altos también dificultan el retorno venoso y debes de guardarlos para ocasiones especiales.

Somos lo que comemos.

Es recomendable llevar una vida rica en polifenoles. Los polifenoles son antioxidantes que nos ayudan a mejorar nuestra circulación, algunos alimentos ricos en estos antioxidantes son: las legumbres (lentejas, judias, guisantes y soja) el té y el vino tinto, la remolacha, las berenjenas tomate, cebolla, ajos, pimientos y algunas frutas como las uvas, granadas, fresas, frambuesas y arándanos.

Incluye estos alimentos en tu dieta y evita aquellos que son muy ricos en sal, procura sustituir la sal por zumo de limón o diversas plantas aromáticas.

Camina descalza.

Caminar descalzo favorece la circulación sanguínea ya que la estimulas desde los pies, en general te va a ayudar pero si puedes caminar por algún sitio más especial como la playa, o el césped, vas a potenciar el efecto. También los masajes en los pies son unos grandes aliados, y un gran placer además.

Vigila el termostato en las duchas.

El agua muy caliente va a hacer que las paredes de tus vasos sanguíneos se dilaten y de esta manera pierdan parte de su capacidad contráctil, por eso debes de evitar las duchas de agua muy caliente, al principio resulta difícil, pero ya verás que enseguida te acostumbras y además notas tus piernas más ligeras.

Trucos caseros que te ayudarán.

Cuando estés sentado en la oficina o viendo la tele, evita cruzar las piernas, además mantén las piernas en movimiento haciendo círculos con los tobillos o también puedes hacer el cásico ejercicio de punta talón aprovechando a contraer los músculos en cada una de las posiciones.

Cuando estés de pie quieto haz pequeños balanceos pasando el peso de tu cuerpo de la punta de los pies a los talones.

Han infusiones de ortiga, romero, menta y sándalo y mete los pies en ella, puedes aprovechar esta infusión para hacer los baños de contraste. También puedes empapar dos gasas o telas con esta infusión y meterlas en la nevera, pontelas sobre las piernas durante 15 minutos a últimas hora de la tarde, ya verás como sentirás tus piernas más ligeras y descansadas, además si en tu zona hace mucho calor por las noches te ayudará a bajar grados en tu cuerpo y descansar mejor.

Guarda la crema hidratante en el nevera, además de favorecer la circulación es un remedio estupendo para esos días en los que llegas a casa con las piernas muy cansadas.

Acude al fisioterapeuta.

El fisioterapeuta es un buen profesional para ayudarte en estos casos, además de indicarte los hábitos de vida que debes de modificar para mejorar la salud de tus piernas te podrá aplicar el tratamiento más adecuado, bien un masaje circulatorio o un masaje de drenaje linfático manual, que ayudar a restablecer la correcta circulación y a drenar los líquidos acumulados.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

comentarios (1)

Comentario

Avatar

gracias por eso comentarios sobre el dolor de piernas de repente un entra en pensamientos locos sobre que pasa con mis piernas y no sabemos que hacer.

Añadir nuevo comentario

Log in or register to post comments