Contractura isquémica de Volkmann

Definición

La contractura isquémica de Volkmann es una deformidad de la mano, los dedos y la muñeca producto de un aumento en la presión del antebrazo debido a un síndrome compartimental.

Las contracturas musculares son contracciones involuntarias que generan que los músculos se encuentren en tensión, esta afección suele generar dolor y limitar la movilidad del segmento lesionado.

"Deformidad de la mano, los dedos y la muñeca producto de un aumento en la presión del antebrazo."

Esta lesión tiene tres grados: leve en el que se ven afectados 2 o 3 dedos de la mano con la existencia o no de pérdida de la sensibilidad, el grado moderado es aquel en el que todo los dedos se encuentran flexionados y el dedo pulgar se encuentra pegado a la palma de la mano, además de existir pérdida parcial de la sensibilidad, y por último, el estadio grave en el que están afectados todos los músculos del antebrazo y los dedos y produce atrofia y pérdida de sensibilidad.

¿Por qué se produce la contractura isquémica de Volkmann?

Esta lesión se produce debido a un proceso de isquemia en la zona del antebrazo, generalmente ocasionado por un traumatismo en el mismo, como fracturas o aplastamiento, quemaduras, trastornos hemorrágicos o mordeduras de animales. 

¿Cuáles son los síntomas de la contractura isquémica de volkmann?

Dentro de los síntomas que genera esta lesión se encuentra en primer lugar el dolor de forma persistente, asimismo este se acompaña de disminución de la sensibilidad, inflamación, sensación de presión sobre el área afectada.

Además esta lesión produce atrofia muscular y deformidad de la muñeca, la mano y los dedos de la mano llevando a adoptar una posición en forma de garra.

"La contractura isquémica de Volkmann posee tres grados de afección: leve, moderado y grave."

¿Cuál es el tratamiento de la contractura isquémica de Volkmann?

El tratamiento depende de la gravedad de la afección. Por lo que en los casos más leves se utiliza la férula y la fisioterapia como medios de tratamiento.

El tratamiento fisioterapéutico se enfoca en la recuperación de la movilidad y disminución de la tensión de los músculos, para ello se utilizan técnicas como la crioterapia, las movilizaciones pasivas, magnetoterapia, ejercicios de estiramientos, masaje terapéutico.

Asimismo en algunas ocasiones es necesaria la cirugía para liberar o alargar los tendones y músculos lesionados, la fasciotomía es una cirugía muy utilizada en el síndrome compartimental.