Osteoartritis

Definición

La osteoartritis es una enfermedad degenerativa caracterizada por el desgaste de las articulaciones. 

Las articulaciones son estructuras importantes en el cuerpo humano debido a sus funciones de unión entre los huesos y cartílago, además de la elasticidad y plasticidad que estas generan en el organismo. Al igual que otros elementos del cuerpo pueden sufrir de lesiones o enfermedades que generan diversos síntomas como el dolor, rigidez debilidad etc. Algunas de ellas son la artritis, bursitis, sarcomas sinoviales, osteoartritis, que afectan el estado de salud del organismo. 

"Enfermedad degenerativa caracterizada por el desgaste de las articulaciones."

¿Por qué se produce la osteoartritis?

La osteoartritis suele desencadenarse debido a varios factores que incrementan el riesgo de sufrir de esta enfermedad tales como la obesidad producto de la sobrecarga de peso que debe ejercer la articulación , los factores hereditarios por defectos en algunos de los genes encargados de la producción de colágeno, la debilidad muscular, así como las lesiones de tipo articular, producto de usos excesivos o por movimientos repetitivos de las articulaciones y el envejecimiento de estas estructuras. 

¿Cuáles son los síntomas de la osteoartritis?

El principal síntoma de la osteoartritis es el dolor en las articulaciones (artralgia); dicha sensación de dolor suele exacerbarse con los movimientos prolongados o posterior a períodos de inactividad.

Además esta enfermedad también suele producir rigidez articular, debilidad muscular, cambios posturales, inflamación, presencia de osteofitos y alteraciones en la sensibilidad.

Generalmente suele afectar las zonas de las articulaciones pequeñas como lo es la zona de las manos, columna, rodilla y pies.

"El principal síntoma de la osteoartritis es la artralgia."

¿Cuál es el tratamiento para la osteoartritis?

El tratamiento de la osteoartritis está compuesto por el uso de medicamentos como los AINEs para ayudar a disminuir el dolor y los demás síntomas que esta enfermedad genera. 

Además de la fisioterapia con el objetivo de devolverle la movilidad y la funcionalidad a la zona de la articulación afectada, así como ayudar a disminuir el dolor y aumentar la fuerza muscular.

Durante el tratamiento fisioterapéutico se pueden utilizar técnicas como la termoterapia, crioterapia, electroterapia, la radiofrecuencia, las ondas de choque, además de ejercicios de estiramientos musculares, ejercicios isométricos, movilizaciones activas y pasivas entre otras técnicas que favorecen el bienestar y la salud del paciente.

También suele utilizarse otros tipos de tratamientos si el de tipo conservador no genera mayores beneficios en el paciente, parte de ellos son la aplicación de inyecciones con cortisona o ácido hialurónico sobre la articulación para aliviar los síntomas de dolor, la osteotomía o la artroplastia.