Técnica de infiltración

Definición

La infiltración es una técnica realizada por un médico, en la cual se administran medicamentos que ayudan a aliviar el dolor de alguna región específica del cuerpo. Este tipo de tratamiento suele usarse en articulaciones, nervios, tendones, músculos y ligamentos.

En medicina se utilizan múltiples técnicas de tratamiento e intervenciones con el objetivo principal de lograr efectos positivos en algún tejido o estructura corporal. En el caso que la persona presente dolor que no disminuye con técnicas sencillas, se pueden necesitar otro tipos de procedimientos que si son invasivos, tal como ocurre en el caso de las infiltraciones.

"Es un procedimiento que debe realizarse solo por profesionales que tengan conocimientos de la técnica"

¿Para qué sirven las infiltraciones?

La técnica de infiltrar medicamentos a través de un aguja esterilizada, tiene como principal objetivo aliviar y eliminar el dolor causado por las siguientes lesiones articulares, nerviosas, musculares, tendinosas y ligamentosas:

Los medicamentos que más se utilizan para las infiltraciones son los corticoides, el ácido hialurónico y anestesia.

Pulse aquí para obtener información sobre los medicamentos corticoides

¿Cuáles son las contraindicaciones de la infiltración?

Aunque infiltrar medicamentos es una técnica sencilla, existen pacientes en los cuales no se debe realizar. Los médicos deben tomar en cuenta los siguientes casos, para evitar que se produzcan complicaciones: procesos infecciosos, consumo de medicamentos que impidan la realización de la infiltración, alergia a los componentes, tejidos o estructuras que se encuentren lesionados de una manera severa, pacientes no colaboradores, problemas en la piel de la zona a infiltrar y en aquellos pacientes que tengan enfermedades sin control médico.

"Consiste en la administración de medicamentos analgésicos, corticoides o ácido hialurónico por medio de una aguja esterilizada"

Cuidados después de una infiltración

Las infiltraciones son procedimientos rápidos que se utilizan como tratamiento para el alivio del dolor de una zona en específico, por lo cual no se requiere de ningún tipo de cuidado adicional, aparte del reposo relativo durante los primeros dos días después de colocado el medicamento.

El paciente después de realizado este tratamiento médico, debe tener en cuenta cuales son las posibles complicaciones, con el fin de que pueda detectar cuando exista algún problema.