Lesiones de hombro y sus cuidados

Otras lesiones de hombro

Existen muchas lesiones en el hombro, unas más comunes que otras. Pero las no tan comunes también pueden ser muy limitantes, por eso es necesario conocer cuáles son esas otras lesiones de hombro que nos podrían afectar.

Todos alguna vez en nuestra vida hemos padecido de dolor en el hombro, existen muchas patologías conocidas que pueden producir este tipo de dolor, sin embargo, existen otras poco frecuentes que también influyen, desencadenan está sintomatología y afectan la salud. Aprende acerca de estas lesiones de hombro a continuación

¿Cuáles son las lesiones que afectan la articulación del hombro?

El dolor en el hombro puede ser originado debido a múltiples patologías y lesiones que perjudican la salud, muchas son conocidas como la tendinitis del tendón manguito rotador y la capsulitis adhesiva, entre otras…Sin embargo, existen otras alteraciones que pueden desencadenar molestias en esta región del hombro y afectar la calidad de vida de las personas que la padecen, entre ellas puede están las patologías relacionadas con la discinesia escapular, las degenerativas de la articulación acromioclavicular, atrapamientos nerviosos por un quiste ganglionar en el hombro, entre otras. Muchas de estas patologías de hombro pueden ser tratadas a través de diversas técnicas fisioterapéuticas que ayudan aliviar el dolor, tratamiento médico y quirúrgico.

Ganglión supraescapular

El ganglión se trata una tumefacción quística que conecta a la vaina de un tendón y que se genera normalmente en la muñeca, el ganglión supraespinoso que también se denomina quiste paralabral es una tumefacción rellena el líquido sinovial que tiene una estrecha relación con el rodete glenoideo del hombro.

Está patología es más frecuente entre los 25 y los 35 años de edad y predomina sobre todo en las mujeres, 70% se encuentra en las muñecas…

El ganglión supraespinoso suele originarse en la escotadura supraescapular por la anatomía de la misma es fácil que haya una compresión nerviosa y a la larga degeneración muscular como la atrofia de los músculos que pertenece al manguito rotador, como los músculos supraespinoso e infraespinoso.
Según un estudio realizado a 27 pacientes con ganglio supraespinoso, en 21 de ellos (un 78%) se encontró atrapamiento del nervio supraescapular.
La forma de estas gangliones es redondeada y lobulada pueden ser uniloculares o multiloculares y se encuentran adyacentes a la cápsula articular o a una vaina tendinosa.

¿Qué es el ganglión de muñeca, quiste sinovial o muñeca abierta?

Este ganglión que afecta la articulación del hombro también puede surgir en otras zonas, como en la muñeca. Conoce más a través de este vídeo.

¿Qué ocasiona el ganglión supraescapular?

La etiología y la histogénesis no se encuentra bien establecida, se pueden clasificar como lesiones mixoides en las que son producidas tal vez por la cual presencia de quistes pequeños que se originan debido a la degeneración mixomatosa de un tejido periarticular por alineación del líquido sinovial o debido a la degeneración tisular por traumatismo o la concurrencia de estos factores.
El quiste paralabral posterior siempre es secundario o casi siempre a una rotura de la porción postero-superior del rodete del hombro el cual puede erosionar, si la región es capsular posterior la localización del ganglión será paralabral superior. Gran parte de estos gangliones mide entre 1,5 y 2.5 cm y pueden estar o no comunicados con el espacio articular.
Cuando estos se extienden hacia adelante llegan a la escotadura supraescapular en sentido medial alcanzan la escotadura espinoglenoidea y de ahí también pueden alcanzar el plano muscular.

¿Cuál es la clínica del ganglión supraescapular?

Clínicamente el paciente consulta porque nota un abultamiento en la región del hombro por lo general suele ser asintomático. Las molestias están en relación con el tamaño de la lesión, cuando esta alcanza a cubrir gran terreno envuelve estructuras vecinas nerviosas, las molestias consisten comúnmente en parestesias, dolores o trastornos funcionales a nivel del brazo y hombro. Como factor desencadenante está el esfuerzo súbito, microtraumatismos repetitivos por períodos largos de tiempo, la actividad deportiva como el levantamiento de pesas puede ser otro factor. La electromiografía realizada al segmento del hombro y brazo pone en exposición la conducción nerviosa lenta, lo cual es un reflejo de las alteraciones fisiológicas.

¿Cuál es el diagnóstico diferencial del ganglión supraescapular?

Para el diagnóstico diferencial se deben tomar en cuenta los quistes sinoviales, los mixomas yuxtaarticulares, los tumores malignos y hematomas ayuda la rotura del borde glenoideo posterior.

Inestabilidad acromioclavicular aguda

La inestabilidad acromioclavicular aguda, se trata de una luxación en la articulación acromioclavicular, son lesiones que afectan a la cintura escapular y hombro sobre todo en pacientes jóvenes varones y durante la práctica deportiva.

¿Cuál es la epidemiología de las lesiones en la articulación acromioclavicular?

Estás lesiones presentan un 8% de las luxaciones del todo el cuerpo, aunque realmente no es exacto debido a que en las lesiones más leves el propio paciente puede no buscar atención médica, incluso la lesión puede no ser diagnosticada en los servicios de urgencias. Las luxaciones son entre 5 y 10 veces más frecuentes en varones que mujeres, la mayoría ocurren en las primeras tres décadas de vida, durante la práctica deportiva, sobre todo en el deporte de contacto. 

¿Cómo se produce la inestabilidad de la articulación acromioclavicular?

Existen dos mecanismos de producción que originan esta entidad como es una fuerza directa o indirecta.

  • Fuerza directa del mecanismo de producción es la manera más frecuente que suele aparecer, el paciente sufre una caída o un traumatismo directo sobre la región lateral del hombro mientras que el brazo ipsilateral está en aducción, la aplicación de esta fuerza directa sobre la región lateral y dorsal del acromion que empuja a este último en dirección medial e inferior produciendo lesión de ligamento acromioclavicular y coracoclaviculares. La fuerza de la aplicación directa sobre el dorso de la clavícula distal y con dirección inferior mientras el brazo se encuentra a abducción y la escápula en retracción puede desencadenar la luxación subcoracoidea de la clavícula, aunque esto es extremadamente raro.
  • Fuerza indirecta: una fuerza resultante de una caída con la mano en extensión dirige la cabeza humeral contra el acromion llevándola y pudiendo provocar diferentes grados de lesión en el ligamento acromioclavicular, según la intensidad de la fuerza pero rara vez en el ligamento coracoideo, también se puede lesionar la articulación acromioclavicular por un mecanismo de tracción aplicado sobre el miembro superior, aunque este mecanismo es excepcional.

Discinesia escapulotorácica

La discinesia escapulotorácica es la alteración de la articulación escapulotorácica, los déficits de estabilidad central y diversos problemas de manera física desencadenan de forma frecuente los síntomas del hombro producto de la  irritación secundaria del manguito de los rotadores u otros segmentos del músculo y tendones generando como consecuencia de sobrecarga biomecánica. Frecuentemente existen diversos antecedentes de inicio insidioso no traumático de dolor en el hombro que se encuentran asociados a la participación en una nueva actividad recreativa o laboral que afecta los tendones y músculos. 

¿Cómo se clasifica la desinencia escapular?

Esta puede clasificarse debido a la posición de reposo:

  • Tipo I la cual se caracteriza por estar desencadenando con una proyección del borde medial e inferior y el levantamiento de los movimientos del brazo, proyectando así el ángulo más tarde.
  • Tipo II la frontera de la escápula se proyecta en reposo y en movimiento.
  • Tipo III una proyección más alta se produce haciendo de esta manera que el borde superior de la escápula sea elevado sobre el pecho.
  • Tipo IV se caracteriza por el ritmo simétrico de la escápula articulación escapulotorácica .

Patología degenerativa de la articulación acromioclavicular

La artrosis de la articulación acromioclavicular es una de las patologías más limitantes del hombro, las cuales producen dolor en la realización de actividades físicas que implican movimientos del hombro por encima de la cabeza. 

¿Cuál es la etiología de la artrosis acromioclavicular?

En el desarrollo de estas patologías actúan diversos factores, entre los cuales se encuentra la degeneración del disco articular, artropatía postraumática e inflamatoria. La degeneración del disco aumenta las cargas sobre las superficies articulares y predispone al desgaste de la superficie condral, no obstante, no está claro su papel en el desarrollo del dolor debido a que estos cambios se observan en pacientes asintomáticos.

Los microtraumatismos repetitivos que se encuentran asociadas a deportes como la halterofilia y la natación pueden desencadenar un proceso de osteolisis distal clavicular. Las artropatías inflamatorias infecciosas aceleran el proceso degenerativo de esta patología de hombro y ocurre generalmente debido diseminación hematógena y cirugía previa local, por último, la estabilidad de la articulación incrementa el estrés y empeora la incongruencia articular acelerando hacia el proceso degenerativo.

¿Cuál es la sintomatología de la artrosis o la patología degenerativa de la articulación acromioclavicular?

Esta patología puede llegar a ser asintomática y un hallazgo accidental durante una realización de estudios de imagen radiológica del hombro por otros motivos pueden identificarla. El síntoma más frecuente referido en este tipo de patologías es el dolor que se da en la zona anterosuperior del hombro, este dolor limita los movimientos cruzados y por encima de la cabeza de la extremidad correspondiente, a pesar de que esté es el síntoma principal no es exclusivo para esta patología, por lo tanto, se realizará un amplio diagnóstico diferencial que incluye diferentes patologías del hombro como síndrome del manguito rotador, afectaciones del húmero y de la columna cervical, una exploración física minuciosa del hombro y brazo y realización de procesos diagnósticos complementarios permiten alcanzar un diagnóstico definitivo acerca de esta patología.

¿Cómo se diagnostican las lesiones de hombro?

Un diagnóstico es importante a la hora de realizar un abordaje correcto de las diversas patologías que puede afectar el sistema músculo esquelético, en relación con este tipo de lesiones de hombro que no se presentan de manera tan frecuente o que no son tomadas en cuenta por los evaluadores, es necesario realizar un diagnóstico exhaustivo para identificar que puede estar causando esta molestia en el hombro y brazo.
Primero se debe comenzar con una entrevista al paciente que permita identificar los antecedentes del mismo, su antecedentes familiares y presencia la presencia de otras patologías de hombro como lesión de los tendones del manguito rotador, afectaciones del húmero, que pueden estar relacionados con los síntomas que está presentando, si hubo un accidente que el productor del malestar, como por ejemplo en el caso de la luxación acromioclavicular que muchos pacientes pasan por alto.
Luego de una entrevista exhaustiva, se realizará entonces una exploración física que involucre la palpación del segmento para identificar anomalías como por ejemplo la presencia de un quiste supraglenoideo, el cual puede ser identificado a través de la palpación y la inspección si este es de un gran tamaño, se puede identificar zonas de tensión o donde haya un aumento de la temperatura local en la región del hombro que dan sospecha de inflamación.
Se realizaron diversos test que involucren por ejemplo los músculos y tendones del manguito rotador para así descartar otras patologías y realizar diagnósticos diferenciales debido a que, en el caso de la neuropatía por el ganglión, se desencadena síntomas nerviosos que de igual manera pueden ser confundidos con alteraciones o compresión a nivel de la columna cervical.
Para obtener un diagnóstico más certero se deben emplear diversas pruebas de imagen en la zona del hombro, incluyendo el los huesos como el húmero, tendones y músculos, como las radiografías, la tomografía computarizada y la resonancia magnética, ideal para identificar el atrapamiento del nervio supraescapular debido a un quiste supraglenoideo.

Tratamiento médico para lesiones de hombro 

Luego haber obtenido un diagnóstico preciso de qué lesión puede estar produciendo malestar en el hombro, se procederá a realizar un abordaje médico o quirúrgico dependiendo de las necesidades o en qué condiciones se encuentra el paciente para mejorar su salud y prevenir el surgimiento de otra lesión en los músculos o en el tendón como la tendinitis.

  • En relación al quiste ganglionar supraescapular que comúnmente al principio suele ser asintomático, en caso de que se presente dolor, se debe proceder a tomar medicamentos que ayuden a disminuir este dolor, comúnmente se sugiere drenar este tipo de quistes con una aguja, sin embargo, si el tratamiento conservador no muestra resultados favorables o simplemente no es posible realizar el drenaje se procederá a extirpar el quiste a través de una cirugía en el hombro.
  • En las lesiones de inestabilidad de la articulación acromioclavicular existe gran controversia si su tratamiento debe ser llevado a través de una medida conservadora o por cirugía, lesiones más leves según la escala de Rockwood de I y II pueden ser abordados a través de medidas conservadoras y las lesiones de IV, V y VI pueden ser tratadas a través de un abordaje quirúrgico. El más controvertido es el tratamiento de las lesiones tipo III. El tratamiento de elección para las lesiones de la articulación de hombro es la inmovilización con cabestrillo por un periodo de tiempo asociado con un tratamiento sintomático, luego de la inmovilización se empieza con un proceso de rehabilitación con especial atención en la cadena espino escapulohumeral. En relación al tratamiento quirúrgico, se puede emplear la cirugía abierta o a través de vía artroscópica.
  • En cuanto a la intervención médica de la discinesia escapular con frecuencia pueden tratarse con éxito cuando se emplean un programa de tratamiento conservador. El tratamiento conservador debe su éxito a través de un examen clínico donde se realiza de manera adecuada un diagnóstico preciso, por lo tanto, el tratamiento se basará en la rehabilitación, la cual que estará dirigida a lograr la movilidad causada por la discinesia así como recuperar el equilibrio a nivel musculoesquelético, evitando el surgimiento de otras patologías como la tendinitis en los tendones del manguito rotador.
  • En cuanto a la patología degenerativa de la articulación acromioclavicular, el tratamiento conservador estará  enfocado en controlar el dolor, inicialmente se indica la toma pautada de manera diaria de antiinflamatorios no esteroideos, si no se tiene una respuesta adecuada tras un abordaje determinado se debe plantear la infiltración intraarticular con soluciones anestésicas con corticoides guiados o no por ecografía, se debe tomar en cuenta de que si se opta por la infiltración sin guía se puede obtener un falso negativo derivado de la medicación en articulación de hasta un tercio de los intentos.

La intervención mediante la cirugía se tomará en cuenta en caso de que el tratamiento conservador fracase y la clínica del paciente de dolor de hombro continuo sea incapacitante con importante pérdida de la funcionalidad que afecte a otras estructuras como algún tendón de un músculo del manguito rotador, produciendo tendinitis, se plantean entonces tratamiento quirúrgico con la recepción distal de la clavícula por vía abierta o artroscópica.

Tratamiento a través de la fisioterapia para las lesiones del hombro

La fisioterapia es la herramienta más utilizada para la intervención de diversas patologías que afectan al sistema musculoesquelético, bien sea para prevenir la intervención quirúrgica, posterior a la misma o incluso para prevenir el surgimiento de diversas enfermedades que pueden perjudicar la salud y la calidad de vida de las personas.

  • En cuanto a el ganglión supraescapular, el papel de la fisioterapia se va a desempeñar no sólo como un abordaje conservador sino también interviene luego de la operación,  en ambos casos la finalidad es llevar al paciente a recuperar las funciones afectadas en un principio debido a la protuberancia o a la alteración nerviosa que se está originando debido a esta misma, de esta manera se busca poder retomar la actividad de la vida diaria de manera óptima y evitar movimientos o modificaciones en los movimientos que en un principio pudieron favorecer a la ampliación de este quiste o ganglión, es importante trabajar sobre el tejido cicatricial para así restablecer la funcionalidad y mejorar el rango de movimiento, así como  disminuir el dolor. Existen diversas técnicas empleadas en el abordaje de la fisioterapia como el ejercicio de facilitación neuromuscular propioceptiva, ejercicios de neurodinamia de estiramiento, ejercicios para mantener la amplitud articular pasiva y posteriormente activa, masajes terapéuticos, manejo de cicatriz y electroanalgesia.
  • En cuanto al abordaje mediante la fisioterapia de la inestabilidad de la articulación acromioclavicular, tiene como objetivo la modulación del dolor y recuperar la amplitud de movimiento normal, una vez establecida esta amplitud de movimiento a más de 75%  se puede hacer actividades de amplitud de movimiento y fortalecimiento mucho más progresivas, el fortalecimiento se recomienda para proporcionar soporte de la articulación acromioclavicular, se debe añadir  estabilidad de la articulación a través del vendaje funcional de la articulación acromioclavicular. 
  • En fisioterapia, el abordaje de la discinesia escapular está dirigido a lograr la movilidad y el equilibrio a nivel musculoesquelético, la fisioterapia tiene énfasis en el control de la inflamación, la recuperación de la sinergia muscular, así como la mejora de la flexibilidad del tejido capsular y del ligamento, el desarrollo de la propiocepción y el control neuromuscular, se realizan ejercicios para los músculos del manguito rotador.
  • En relación al abordaje conservador de las enfermedades degenerativas que perjudican la articulación acromioclavicular, se aplican diversas herramientas fisioterapéuticas que ayudan a una recuperación satisfactoria del paciente como el calor, la electroterapia, entre otros… Se emplean ejercicios de hombro para mantener la movilidad y la funcionalidad. 

Luego de ser abordado a través de medidas quirúrgica se realiza un protocolo de rehabilitación el cual está enfocado en la inmovilización y la movilización pasiva y pasiva asistida, a las 3-4 semanas se retira la inmovilización, es decir, el cabestrillo, el paciente puede comenzar con ejercicio movilidad dirigida para recuperar la funcionalidad completa de la articulación.

Ejercicio de potenciación o fortalecimiento para el manguito rotador del hombro.

A través de este vídeo te proporcionamos algunos ejercicios que contribuyen a mejorar la capacidad funcional y fortalecer los músculos del manguito rotador, ideal en el abordaje de lesiones que afectan la articulación del hombro, como la tendinitis.

Tratamiento para las lesiones de hombro en Fisioterapia Integrativa - Fiit Concept

La fisioterapia integrativa está basada en la medicina Oriental la cual ve el cuerpo de una manera más holística, donde influyen diversas emociones y la alimentación las cuales pueden desencadenar disfunciones a nivel de órganos o vísceras que a su vez pueden repercutir en el sistema músculo esquelético y desarrollar otro tipo de patologías como lesión en los tendones del manguito rotador. Muchas de las patologías de hombro mencionadas con anterioridad pueden ser abordadas a través del Fiit Concept: fisioterapia integrativa
Las alteraciones nutricionales  y el estrés pueden repercutir sobre un órgano y víscera creando una disfunción, cuando se habla de disfunción se habla de un mal funcionamiento y no  de una enfermedad, esté mal funcionamiento genera alteraciones en el sistema músculo esquelético, como es el aumento del tono rigidez y bloques intervertebrales, aquí radica la importancia de proporcionar al paciente un tratamiento completo que mejore su salud y que involucra también estos factores, como la gestión de emociones y consejos nutricionales, así como el consumo de plantas medicinales, es decir, la fitoterapia que contribuye a una recuperación satisfactoria, puede que muchas de estas patologías de hombro mencionadas con anterioridad sean originadas a través de un procedimiento traumático, sin embargo, dicho dicha patología puede causar algún tipo de alteración emocional y puede repercutir también en el paciente, esto puede causar la disfunción visceral y generar otro tipo de patología como una tendinitis del manguito rotador.