Diferencias entre tristeza, distimia y depresión y cómo influyen en el cuerpo

Publicidad
Promedio: 3.1 (57 votos)
11567
124
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

En este vídeo te explico brevemente la diferencia entre tristeza, distimia y depresión para que te sea más fácil distinguir sus síntomas y de este modo poder actuar sobre sus causas y/o que te sea más fácil solicitar ayuda a un profesional.

La tristeza

La tristeza (T) es una respuesta emocional que se da ante acontecimientos inesperados y/o amenazantes. Esta respuesta emocional suele durar poco tiempo, como mucho, algún día, pero siempre se encuentra una salida o sus consecuencias no nos provocan un malestar destacable.

Sin embargo, cuando estas amenazas se vuelven día a día imposibles de superar o afrontar para la persona, la tristeza se convierte en depresión, el “bajón” dura demasiado y las emociones se aplanan.

La distimia

Actualmente, aunque en el vídeo digo que la palabra "distimia" (D) ha dejado de usarse en la última revisión del DSM, lo cierto es que sí se utiliza, pero más como trastorno distímico. La gran diferencia previa a la revisión, es que actualmente entra dentro de la categoría de trastorno depresivo persistente, que incluye tanto el trastorno depresivo mayor crónico como el trastorno distímico previo.

Según el CIE-10, sus síntomas son un estado de desánimo, pesadumbre o tristeza permanente, casi todos los días, durante al menos 2 años. En los niños y adolescentes, el estado de ánimo puede ser irritable en lugar de deprimido y dura al menos un año.

La distimia es un tipo crónico (continuo) de depresión en el cual los estados de ánimo de una persona están regularmente bajos. Sin embargo, los síntomas no son tan graves como con la depresión mayor.

La depresión

La depresión mayor (DM) es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por la dificultad para dormir, agitación, sensación de inutilidad y preocupaciones abrumadoras sobre la muerte y/o el suicidio. Suele afectar al apetito (tanto por exceso cómo por defecto). Entre sus síntomas se incluyen:

  • Dificultad para dormir o ganas de dormir todo el tiempo.
  • Cambios en el apetito y el peso.
  • Sensación de ánimo aplanado.
  • Desmotivación y falta de energía.
  • Sentimientos de inutilidad y baja autoestima.
  • Sentimiento de agitación y nerviosismo.
  • Sensación de cansancio y fatiga.
  • Sentimientos de culpa por sobrevivir o por continuar viviendo.
  • Problemas para pensar, concentrarse o tomar decisiones.
  • Pensamientos constantes acerca de la muerte y el suicidio con planificación para realizarlo.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 3.1 (57 votos)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar