Concepto Core III: Tratamiento

Concepto Core III: Tratamiento
arriba
Me gusta
8867
117
0
(h3) Punto grueso
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

En el siguiente artículo, el 3º de la serie concepto core, vamos a abordar el tratamiento para la mejora de la estabilización lumbopelvica.

Empezaremos por comentar que nuestro objetivo es restablecer el correcto funcionamiento neuromuscular para adecuar el control dinámico de las fuerzas que actúan sobre la columna vertebral.

La posición neutral de la C.V es el lugar más seguro para poder iniciar los ejercicios, ya que está libre de dolor que no debe ser confundida con la espalda plana, ya que esto se situaría fuera de la “Neutral Zone”. La progresión de los ejercicios nos llevara a posiciones cada vez menos “neutrales”.

¿Cómo debemos plantear nuestro tratamiento?

En primer lugar debemos entender que la recuperación debe ser progresiva y bien dirigida ya que una progresión demasiado rápida puede provocar resultados adversos. El re-entrenamiento muscular debe utilizar un sistema de cargas en progresión llegando a trabajar en posiciones funcionales y enseñando a trabajar a la musculatura en las diferentes A.V.D.

En sendos estudios realizados por investigadores canadienses se comprobó que la intervención activa de cargas progresivas combinadas con una corrección postural y entendimiento por parte del paciente del proceso doloroso, se demuestra como un tratamiento efectivo contra el dolor lumbar. La mejora en sensación, movilidad, resistencia y funcionalidad  fue significativa en aquellos pacientes que siguieron activos después del periodo de tratamiento. Esto se debe a que en pacientes con dolor lumbar unilateral se detecta una degeneración selectiva con atrofia muscular de los grupos principales que forman el Core.

¿Qué partes componen el tratamiento?

Existen varias fases principales en el tratamiento mediante el concepto Core. Uno de ellos es la terapia cognitiva pues debemos hacer entender a nuestros pacientes el proceso que están sufriendo y como podemos actuar para mejorarlo.

La conciencia corporal es otra parte fundamental, pues cuanto mejor sea el conocimiento del propio cuerpo y su capacidad de moverse, el paciente estará mejor preparado para entender el proceso y seremos capaces de trabajar de manera optima el control postural, la activación muscular aislada y la integración de los ejercicios funcionales.

En cuanto a la propiocepción y la estabilización lumbopelvica debemos tener en cuenta el control neuromotriz y la capacidad propioceptiva del tronco mediante equilibrios monopodales, squads monopodales y tests sobre los tres planos. Asimismo el sentar a los pacientes sobre superficies inestables no se modifica la estática corporal pero si determina una mayor movilidad en las 3 direcciones.

¿Hacia dónde enfocamos el trabajo muscular?

Nuestro esfuerzo como profesionales es dirigir el tratamiento hacia los músculos principales del Core: Transverso del abdomen, Multifidos, diafragma y suelo pélvico.

En cuanto al transverso del abdomen, este es la llave que nos estabilizara todo el sistema, pero es necesario un trabajo coordinado de todos los demás músculos del subsistema local y global para conseguir la correcta estabilización de la columna durante las actividades normales.

En patologías de dolor de espalda se observan una serie de cambios:

  • Delayed en la activación
  • Independiente de la dirección
  • Contracción tipo fásica
  • Cambios en el SNC

Otro Musculo importante, los multífidos aparecen atrofiados en patologías que cursan con dolor lumbar debido a la alteración de los reflejos musculares y de los patrones motrices. Esta atrofia podría recurrir en la aparición repetida de lumbálgias pues además se ha detectado que aparece tan solo 24 horas después de iniciarse las molestias lumbares.

Los multífidos son músculos que se rellenan de grasa rápidamente al atrofiarse y que por lo tanto provoca hipermovilidad y a corto-medio plazo afectación facetaría, por lo que solo aumentan de grosor después de la rehabilitación y no existe una recuperación espontanea a no ser que se realice un trabajo de musculación dirigido.

Por lo tanto, cuanto mayor sea la disfunción de los multífidos mayor será la inestabilidad.

En cuanto al diafragma, todos conocemos su importancia en la respiración y como ayuda en la estabilización de la columna, por lo que cuando no hay suficiente estabilización podemos encontrarnos el efecto contrario: alteraciones en la mecánica ventilatoria y los valores de CO2.

Por último el suelo pélvico debe ser tratado de manera correcta pues en individuos con lumbálgias este presenta una menor capacidad funcional que en sujetos sanos y se conoce por los estudios realizados su relación directa con la contracción de la musculatura abdominal.

Ejemplo de Tratamiento:

  1. 10 semanas- 3 etapas
  2. Las 2 primeras focalizadas en el Transverso, Multifidos y suelo pélvico (supino, prono, cuadrupedia y sedestación-repeticiones de 10 seg. y posteriormente de 30 seg.)
  3. Iniciamos con contracciones aisladas para pasar a co-contracciones (squads bipodales y monopodales, flexoextensión de rodillas en supino y prono…repeticiones de 30 seg. y post 60 seg.)
  4. Las 2 últimas semanas se introducen superficies inestables.
  5. Supervisión de movimientos compensatorios o contracciones no deseadas.

Os recomendamos visitar los siguientes artículos de nuestro portal web que complementan esta información

CONCEPTO CORE: ESTABILIZACIÓN LUMBOPÉLVICA

CONCEPTO CORE II: LA PREVENCION DE LESIONES

Añadir nuevo comentario

Autor

Trabaja en:

Suscríbete a nuestro canal

¡Ya somos más de 1.265.000!