Ejercicios y cuidados para disminuir las complicaciones de la Fibrosis Quística

Ejercicios y cuidados para disminuir las complicaciones de la Fibrosis Quística
No hay votos
61
0
0

Las enfermedades respiratorias pueden comprometer la vida de la persona cuando no se realiza el tratamiento médico y las técnicas de fisioterapia más adecuadas para aumentar la capacidad pulmonar, por lo que patologías como la Fibrosis Quística requieren de una intervención especializada enfocada en los signos clínicos y en la severidad de la lesión que se presenta en el tejido de los pulmones. Es por lo anterior, que en el siguiente artículo podrás encontrar información relacionada con los ejercicios y cuidados más ideales para los niños y adultos que padecen de esta dificultad respiratoria.

¿Qué es la fibrosis quística?

La fibrosis quística es una patología crónica, es decir que no tiene cura, que se caracteriza porque afecta la función pulmonar debido a un cambio en la viscosidad de los mocos, lo cual impide que estos sean expulsados de forma correcta. Lo anterior, desencadena infecciones recurrentes, dificultad respiratoria, tos con presencia de sangre, sinusitis y otras manifestaciones clínicas.

Además de lo mencionado anteriormente, se producen alteraciones en la cantidad de cloruro, sodio y agua, por lo que el sudor de la persona se torna salado; el páncreas puede alterarse y desarrollar diabetes, así como también se afecta el hígado pudiendo desencadenar cirrosis hepática y cálculos biliares.

“Los síntomas de la FQ son disminuidos gracias a la realización de ejercicios y de ciertos cuidados terapéuticos”

¿Cuándo se diagnostica la fibrosis quística?

La fibrosis quística es considerada un patología hereditaria, por lo cual sus síntomas aparecen en el en lactante y en los niños cuando están pequeños, siendo su diagnóstico establecido en los primeros años de nacido de acuerdo a la severidad de la lesión pulmonar.

Entonces, una vez que se tiene la sospecha de la enfermedad es necesario que el médico realice estudios de sangre, resonancias magnéticas, estudios de los genes así como pruebas más específicas para detectar la presencia de cloruro en el sudor del paciente.

¿Cómo tratar la fibrosis quística?

Una vez que se establece el diagnóstico se deben establecer las bases del tratamiento médico para poder proporcionar disminución de los síntomas así como también beneficios generales para la salud, por lo que al principio se comenzará con la administración de medicamentos que ayuden a mejorar la calidad de vida mediante los siguientes objetivos:

  1. Disminuir la viscosidad de las secreciones.
  2. Aumentar la capacidad y la función pulmonar.
  3. Controlar la actividad de los bronquios.
  4. Aminorar la frecuencia de las infecciones.

¿Cómo mejorar la fibrosis quística?

Si bien no existe una cura para los pacientes con fibrosis, si existen variedad de intervenciones que ayudan a disminuir los síntomas y las complicaciones que puedan presentar las personas con este tipo de problema respiratorio.

“El ejercicio físico junto con otras técnicas ayudan a controlar la actividad bronquial y a disminuir la frecuencia de los síntomas, proporcionando así un mejor pronóstico”

Por lo que para mejorar las disfunciones podemos realizar las siguientes intervenciones, cuidados y ejercicios:

  • Ejercicios aeróbicos y para aumentar la resistencia cardiovascular. Estos ayudan a mantener las funciones respiratorias y cardiovasculares, las cuales son fundamentales para mejorar la calidad de vida.
  • Técnicas de expansión torácica. Los pulmones requieren espacio para poder realizar su trabajo de la mejor manera, por lo que es un área que debe ser trabajada en todos estos pacientes.
  • Técnicas de espiración forzada. La tos es un mecanismo que tiene el cuerpo para eliminar las secreciones por lo que realizada de forma adecuada y junto a los medicamentos, pueden ayudar a disminuir el moco.
  • Ejercicios y entrenamiento para controlar la respiración. Este proceso debe ser realizado de forma equilibrada por todas las estructuras que lo implican, por lo que la conciencia corporal ayuda a su entrenamiento apropiado.
  • Ejercicios para aumentar la capacidad pulmonar. Los pulmones necesitan cierta cantidad de aire para poder funcionar, por lo tanto mantener su capacidad en los límites más cercanos a lo fisiológico, puede aportar grandes beneficios.
  • Actividades para trabajar el diafragma. El diafragma es un músculo prominente, considerado el principal de la respiración, por lo que debe ser trabajado de forma consciente y constante.
  • Consejos y cuidados alimenticios. Como sabemos la FQ también puede afectar la salud del páncreas y del hígado, por lo que una correcta alimentación puede ayudar a equilibrar los otros desbalances del cuerpo.
  • Ejercicio físico. Realizar ejercicio físico constituye un pilar fundamental en todas las patologías sin importar el origen de la disfunción, por lo que en estos pacientes debe convertirse es un estilo de vida.

Anteriormente, hemos descrito cuales son las distintas intervenciones de fisioterapia que puedan ayudar a aminorar los síntomas, sin embargo también es importante recalcar que los familiares y el mismo paciente se convierten en un factor crucial para disminuir la intensidad de la lesión de los pulmones, por lo que el tratamiento se convierte en un trabajo en equipo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar