Enfermedad de Parkinson. Características y síntomas.

Publicidad
Enfermedad de Parkinson. Características y síntomas.
Promedio: 3.3 (3 votos)
23806
334
1
(h3) Punto grueso
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El parkinsonismo es el conjunto de signos y síntomas que habitualmente nombramos como Parkinson. Dentro de los parkinsonismos; el 70% corresponde a la enfermedad de Parkinson, mientras que el 30% restante está vinculado a otras dolencias de tipo degenerativo.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad que afecta al sistema nervioso en el área encargada de coordinar la actividad, el tono muscular y el movimiento. Esta enfermedad suele comenzar entre los 50 y 65 años de edad; puede aparecer tanto en hombres como en mujeres y en todas las razas. El Parkinson es un proceso crónico que pertenece a un grupo de trastornos que tienen su origen en la degeneración y muerte de las neuronas, por lo que recibe el nombre de enfermedad neurodegenerativa y se caracteriza por ser un síndrome clínico por la lentitud de los movimientos (bradicinesia),acompañado de un aumento del tono muscular (rigidez) y habitualmente con la característica añadida del temblor en reposo (este es el síntoma que todos relacionamos con la enfermedad de Parkinson). Más adelante se producen anomalías posturales.

Aunque la enfermedad de Parkinson suele clasificarse como un trastorno del movimiento, también produce alteraciones en la función cognitiva, la expresión de las emociones y la función autónoma.

Fisiopatología de la enfermedad de Parkinson

Vía dopaminérgica de un individuo sano:

En el sistema nervioso central hay dos partes: sustancia blanca y negra. La sustancia negra está compuesta por neuronas y son las que sintetizan la dopamina.

La dopamina es un neurotransmisor inhibitorio que debe estar en equilibrio con la acetilcolina que es un neurotransmisor excitatorio. Ésta se genera en las neuronas y viaja hasta los ganglios basales cerebrales al estriado, puede excitarla o inhibirla. De aquí va al globo pálido y de ahí va al tálamo, y ya desde el tálamo se dirige a la corteza cerebral (voluntario que activa a la musculatura).

En la enfermedad De Parkinson:

Hay una degeneración de las neuronas de la sustancia negra que producen dopamina, por lo que habrá un déficit del neurotransmisor. Al reducirse la dopamina no hay equilibrio y predomina la acetilcolina; que son los responsables del planteamiento y equilibrio de los movimientos. Actualmente, hay muchas hipótesis pero no se conoce realmente la causa por la que se degeneran las neuronas.

Etiología de la enfermedad de Parkinson

Parkinsonismo primario:

La lesión primaria de la enfermedad de Parkinson es la degeneración de las neuronas situadas en el tronco del encéfalo, particularmente las que se encuentran en la sustancia negra. A medida que las neuronas pigmentadas de éste núcleo desaparecen, se deja de producir dopamina

La dopamina es un aminoácido que, en el cerebro, actúa como neurotransmisor. Se encarga de transmitir información desde la sustancia negra a otras zonas del cerebro que forman entre si, un circuito de conexiones. Como consecuencia de la degeneración de la sustancia negra disminuyen los niveles de dopamina apareciendo los trastornos característicos de la enfermedad. La degeneración o muerte neuronal es el resultado de una muerte celular programada o apoptosis y no de una necrosis o muerte celular accidental.

Parkinsonismo secundario:

Causados por una pérdida o interferencia en la acción de la dopamina en los ganglios basales, debido a enfermedades degenerativas idiopáticas, fármacos o productos tóxicos exógenos. La causa más frecuente de parkinsonismo secundario es la ingesta de fármacos neurolépticos o reserpina. Todos estos fármacos producen parkinsonismo, a través de sus propiedades de bloqueo de los receptores dopaminérgicos. Los neurolépticos con menor actividad anticolinérgica son los que producen mayor incidencia de parkinsonismo.

Otras causas de parkinsonismo:

Intoxicación por CO o manganeso, hidrocefalia, lesiones estructurales (tumores, infartos que afectan el mesencéfalo o los ganglios basales), hematomas subdurales, trastornos degenerativos como la degeneración nigrostriada y la degeneración olivoponto-cerebelosa o la atrofia multisistémica, parkinsonismo secundario a la adicción a drogas.

Clínica de la enfermedad de Parkinson

No siempre se presentan todos los síntomas en todas las personas que padecen la enfermedad de Parkinson. Hay dos grandes grupos de síntomas primarios y secundarios.

Síntomas primarios de la enfermedad de Parkinson:

  • Rigidez: resistencia que se produce al movimiento pasivo de una extremidad. Hay dos tipos: en tubo de plomo (al movilizar se ve que hay una resistencia constante y avanza lenta) y en rueda dentada (deja avanzar a trompicones). Influye en la mecánica ventilatoria con un patrón restrictivo y poca elasticidad.
  • Acinesia: falta o bloqueo del movimiento.
  • Hipocinesia: disminución de la amplitud de un movimiento.
  • Bradicinesia: relentecimiento de la velocidad de ejecución de un movimiento.
  • Trastornos posturales y del equilibrio: trastornos en postura estática, dinámica o giros. Se puede alterar el mantenimiento del equilibrio produciendo caídas.
  • Temblor:
    • Temblor de reposo: aparece en reposo, desaparece con la actividad y el sueño, que afecta a las extremidades. Temblor descrito como contar monedas, aparece un temblor palpebral o a nivel de la lengua que altera la deglución y la fonación.
    • Acción o postural o intencional: cuando va a realizar un movimiento se acentúa el temblor o al realizar una acción.

Síntomas secundarios de la enfermedad de Parkinson:

  • Tendencias depresivas, asociado a la pasividad.
  • Inexpresividad facial o hiponimmia o hipocinetico. Cara de póker.
  • Problemas de comunicación o hipofonia, aproxodia (voz monótona). Habla duditativa, habla trabada...
  • Problemas de deglución o disfagia con sialorrea; que es exceso de salivación que puede ser en hilo o gota.
  • Dificultad para alimentarse, por el manejo de los objetos.
  • Alteración de la escritura disgrafismo parkinsonismo (comienza la línea con letra grande y termina con letra pequeña).
  • Dificultades en AVD (actividades de la vida diaria) ayuda terapia ocupacional.
  • Síntomas autónomos.
  • Frecuencia urinaria o urgencia.
  • Estreñimiento.
  • Hipotension ortostática, se marean al cambiar de posición.
  • Seborrea (exceso de sudoración en cara o caspa en las cejas).
  • Marcha astasia-abasia:
    • Astasia: dificultad a comenzar la marcha, lentitud o retraso, alteraciones del mantenimiento vertical estático.
    • Abasia: dificultad para finalización del movimiento, alteración en la calidad de frenar, se relaciona con la verticalidad.
  • Fatigabilidad.
  • Alucinaciones y cuadros confusionales (se relaciona con la medicación alta), puede identificarlas como reales o no.
  • Déficit cognitivos y bradipia (enlentecimiento del pensamiento).
  • Apatía.
  • Discinesia (movimientos sin control, braceo).

Complicaciones de la enfermedad de Parkinson

  • Deformidadades en varios niveles:
    • Raquis en cifosis, escoliosis parkinsoniana e hiperlordosis cervical muy exagerada.
    • Miembro inferior en flexo caderas y rodillas, pie equino varo, deformados los dedos de los pies (garra, dedo gordo extendido y resto flexionado).
    • Miembro inferior con flexo de codo, mano en escritor o puño.
  • Estreñimiento.
  • Hemorragias por las alteraciones vegetativas espontáneas: ​hemoctisis (sangre con la tos), hematuria (sangre en la orina), hematepnesis (sangre en el vómito), melenas (sangre en heces).
  • Complicaciones respiratorias:
    • Escaras de decúbito: se produce en pacientes encamados o en fases muy avanzadas de la enfermedad.
    • Apneas del sueño.
    • Patrón restrictivo que puede degenerar en insuficiencias respiratorias.

Objetivos de la rehabilitación en la enfermedad de Parkinson

Los objetivos deben adaptarse a los síntomas y la situación funcional de la persona. 

  • Mantener una buena funcionalidad.
  • Reeducar los patrones de movimiento que estén alterados o disminuidos.
  • Aportar estrategias para dificultades que se muestren al realizar un movimiento.
  • Preservar el trofismo muscular y circulación.
  • Aliviar el dolor.
  • Reeducar la postura.
  • Mejorar el rango articular por medio del control voluntario de la postura.
  • Evitar las rigideces articulares.
  • Reeducar la motricidad bucofacial.
  • Mantener las reacciones de enderezamiento, equilibrio, coordinación, y flexibilidad.
  • Reeducar la marcha y las trasferencias.
  • Mantener o mejorar el volumen respiratorio.
  • Flexibilidad de la caja torácica.
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 3.3 (3 votos)

comentarios (1)

Añadir nuevo comentario

Log in or register to post comments