Mala alimentación, y dolor de espalda pueden estar unidos, descubre porqué

Mala alimentación, y dolor de espalda pueden estar unidos, descubre porqué
arriba
Me gusta
15045
138
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La alimentación repercute directamente sobre nuestra salud, por lo que si tenemos una mala alimentación sus consecuencias serán por ende, negativas para nuestro cuerpo.

Los molestos dolores de espalda que muchas veces presentamos, más allá del estrés cotidiano, las posturas, una lesión, etc, no necesariamente pueden estar causados solo por ello, sino que también pueden venir desencadenados como consecuencia de una mala alimentación.

“Somos lo que comemos” reza un dicho…

Y este dicho no está nada lejos de la verdad. Cada célula de nuestro cuerpo se alimenta de lo que ingerimos, por lo que si es malo, en consecuencia nuestro cuerpo no se estará formando provechosamente al no comer alimentos verdaderamente beneficiosos para nuestro organismo.

Nuestros hábitos alimenticios, nos pueden volver más propensos a desencadenar problemas, molestias o dolores de espalda.

En muchas ocasiones el problema que origina un dolor de espalda viene dado por el mal funcionamiento de una víscera, que además si no es tratado de manera adecuada, puede llegar a la cronicidad.

Y ¿Por qué no ser bien tratado?

Porque muchas veces se considera que solo se trata de un problema musculoesquelético y no se toma en cuenta la posibilidad de que existan una causa de origen visceral que esté generando el problema a nivel musculoesquelético.

Existen muchos alimentos que son parte de la dieta diaria de las personas que favorecen los procesos degenerativos e inflamatorios, por lo que además es recomendable asistir a un nutricionista que nos guíe de manera adecuada sobre los alimentos más idóneos para consumir y las cantidades necesarias según los requerimientos propios de cada persona según sus características y estilo de vida.

Por otra parte, además de los problemas de origen visceral, también se debe tomar en cuenta que enfermedades como la obesidad, nos hacen más propensos a presentar problemas musculoesqueléticos como dolores de espalda, problemas en las articulaciones, malas posturas, etc. Ya que generan una carga y un estrés adicional para nuestro cuerpo y que a lo largo del tiempo, irán siendo más los problemas y tendiendo a la cronicidad.

¿Cómo mantener una alimentación saludable?

Para mantener una alimentación saludable lo primordial es conocer cuáles son los nutrientes necesarios que debemos ingerir diariamente y que son indispensables para preservar la salud de nuestro organismo, que son:

  • Carbohidratos
  • Proteínas
  • Grasas o lípidos
  • Vitaminas
  • Fibras
  • Minerales
  • Agua

Además para tener una alimentación saludable es necesario realizar las 3 comidas básicas del día (desayuno, almuerzo, cena) y una merienda entre cada una de ellas o en su defecto 1 merienda al día. La bebida principal durante el día debe ser el agua, se debe disminuir la ingesta de bebidas azucaradas o gaseosas. Por otra parte, las comidas chatarra y alimentos procesados también resultan nocivos para nuestra salud, lo ideal es ingerirlos de vez en cuando y no constantemente como se acostumbra en nuestra sociedad hoy en día.

Una buena alimentación además debe ir acompañada de ejercicio físico constante que nos permita mantenernos activos, en forma y saludables, ya que el sedentarismo es uno de los factores principales que generan problemas musculoesqueléticos. 

Os queremos compartir una valiosa información para que empecéis a cuidaros y sobre todo a ser conscientes de la influencia que tiene la alimentación en vuestra salud en general y en vuestros dolores de espalda en particular: Alimentación y dolor de espalda. Todo lo que necesitas saber

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar