Neuralgia del trigémino. Un problema complejo

Neuralgia del trigémino. Un problema complejo
arriba
Me gusta
8750
77
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La neuralgia del trigémino es una condición médica algo compleja. Además de la información que te proporcionamos en esta infografía, te dejamos el siguiente artículo para que amplíes aún más tus conocimientos: Neuralgia del Trigémino: qué es, clasificación, cuadro clínico, diagnóstico médico, tratamiento rehabilitador y de fisioterapia

La neuralgia del trigémino es una condición de dolor crónico que afecta al nervio trigémino, el cual se encarga de llevar las sensaciones de la cara al cerebro. Si padeces de neuralgia del trigémino, incluso la estimulación leve de la cara –como la de lavarse los dientes o maquillarse– puede provocar una sacudida de dolor insoportable.

Inicialmente experimentarás ataques de dolor cortos y suaves. Sin embargo, la neuralgia del trigémino puede progresar y causar ataques de dolor agudo más largos y más frecuentes. La neuralgia del trigémino afecta más a las mujeres que a los hombres, y es más probable que ocurra en personas mayores de 50 años. Debido a la variedad de opciones de tratamiento disponibles, padecer de neuralgia del trigémino no significa necesariamente que estás condenado a una vida de dolor.

Sintomatología de la neuralgia del trigémino

Los síntomas más comunes de la neuralgia del trigémino pueden incluir uno o más de estos patrones:

  • Episodios de dolor agudo y punzante que pueden sentirse como una descarga eléctrica.
  • Ataques espontáneos de dolor provocados por cosas tales como tocarse la cara, masticar, hablar y cepillarse los dientes.
  • Ataques de dolor que duran desde unos pocos segundos a varios minutos.
  • Episodios de diversos ataques de dolor con duración de días, semanas, meses o más tiempo –algunas personas tienen períodos en los que no experimentan ningún dolor.
  • Dolor constante y sensación de ardor que es menos intensa que el dolor tipo espasmo.
  • Dolor en áreas inervadas por el nervio trigémino (mejilla, mandíbula, dientes, encías, labios y con menos frecuencia ojos y frente).
  • Dolor que afecta solo un lado de la cara, rara vez puede afectar ambos lados de la cara.
  • Dolor centralizado en un punto o dolor difuso en un patrón más amplio.
  • Ataques de dolor que se hacen más frecuentes e intensos con el tiempo.

Causas de la neuralgia del trigémino

En la neuralgia del trigémino, también llamada tic doloroso, la función del nervio trigémino se interrumpe. Por lo general, el problema ocurre cuando el nervio contacta con una arteria o una vena. Este contacto ejerce presión sobre el nervio y provoca su mal funcionamiento.

La neuralgia del trigémino puede ocurrir como resultado del envejecimiento o puede estar relacionada con la esclerosis múltiple o un trastorno similar que daña la vaina de mielina que protege a ciertos nervios. Con menos frecuencia, la neuralgia del trigémino puede ser causada por un tumor que comprime al nervio trigémino.

Algunas personas pueden experimentar neuralgia del trigémino debido a una lesión cerebral u otras anomalías. En otros casos, lesiones quirúrgicas, apoplejía o traumas faciales pueden ser responsables de la neuralgia del trigémino.

Desencadenantes: afeitarse, tocarse la cara, comer, beber, cepillarse los dientes, hablar, maquillarse, encontrarse con una brisa, sonreír, lavarse la cara…

Diagnóstico de la neuralgia del trigémino

El diagnóstico médico de la neuralgia del trigémino se basa principalmente en la descripción del dolor, incluyendo:

  • Tipo de dolor: el dolor relacionado con la neuralgia del trigémino es repentino, tipo descarga eléctrica y breve.
  • Ubicación del dolor: las partes de la cara que se ven afectadas por el dolor le dirán a su médico si el nervio trigémino está involucrado o no.
  • Desencadenantes del dolor: como los mencionados anteriormente.

Tratamiento de la neuralgia del trigémino

Por lo general el tratamiento comienza con medicamentos (algunas personas no necesitan ningún tratamiento adicional). Sin embargo, con el tiempo, algunas personas dejan de responder a los medicamentos o pueden experimentar efectos secundarios desagradables. Para aquellas personas, tanto las inyecciones como la cirugía proporcionan otras opciones de tratamiento para la neuralgia del trigémino.

Medicamentos:

Para el tratamiento de la neuralgia del trigémino, el médico generalmente le recetará medicamentos para disminuir o bloquear las señales de dolor enviadas al cerebro:

  • Anticonvulsivos: han demostrado ser eficaces en el tratamiento de la condición. Los efectos secundarios pueden incluir mareos, confusión, somnolencia y náuseas.
  • Agentes antiespasmódicos: estos relajantes musculares pueden utilizarse solos o en combinación con los anticonvulsivos. Los efectos secundarios pueden incluir confusión, náuseas y somnolencia.
  • Inyecciones de bótox: algunos estudios han demostrado que la toxina botulínica puede reducir el dolor de la neuralgia del trigémino en las personas que dejen de responder a los medicamentos.

Cirugía:

El objetivo de la cirugía para la neuralgia del trigémino es detener la compresión por parte del vaso sanguíneo. Entre los riesgos encontramos adormecimiento temporal o permanente de la cara y que el dolor vuelva meses o años más tarde. Las opciones quirúrgicas para la neuralgia del trigémino incluyen: descompresión microvascular (implica la reubicación o eliminación de los vasos sanguíneos que están en contacto con el nervio trigémino), radiocirugía (se dirige una dosis de radiación localizada a la raíz del nervio trigémino para reducir o eliminar el dolor), inyección de glicerol (su médico introduce una aguja en la cisterna del trigémino e inyecta una pequeña cantidad de glicerol estéril lo cual bloquea las señales dolorosas), entre otras.

Añadir nuevo comentario